Orgullo almeriense en el Día de la Provincia

Antonio Bonilla, alcalde de Vícar, durante su discurso como anfitrión del acto institucional del Día de la Provincia../J. VALDIVIA
Antonio Bonilla, alcalde de Vícar, durante su discurso como anfitrión del acto institucional del Día de la Provincia.. / J. VALDIVIA

El Auditorio de Vícar fue el escenario este año de la gran fiesta de la provincia de Almería

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

La de ayer sábado fue una mañana cargada de emociones en el moderno Teatro Auditorio de Vícar. La Diputación de Almería eligió el municipio vicario, el 'corazón del Poniente', como reza su lema promocional, para celebrar los actos del Día de la Provincia.

El acto, conducido por el periodista Juan Antonio Cortés, estuvo presidido por el presidente de Diputación, Gabriel Amat, y el alcalde del municipio anfitrión, Antonio Bonilla, y se inició con la entrega de la bandera de la provincia al Ayuntamiento de Vícar. Los niños encargados de portar la bandera fueron Antonio Manuel López y Estela Rubia, miembros del Consejo de la Infancia y de la Adolescencia de Vicar, una de las señas de identidad de una 'Ciudad Amiga de la Infancia' reconocida por Unicef.

Alcaldes y concejales de toda la provincia de Almería, autoridades civiles y militares y representantes de la sociedad almeriense arroparon a los premiados y a las corporaciones provincial y municipal en este solemne acto. Este año, los reconocimientos fueron para Pablo Manuel Jaramillo Gallardo (Deportes), Movimiento por la Paz (Social), Andrés García Ibáñez (Cultura) y Fausto Romero Miura-Giménez (Medalla de la Provincia).

Deporte

Medalla del Deporte para el ciclista Pablo M. Jaramillo Gallardo.
Medalla del Deporte para el ciclista Pablo M. Jaramillo Gallardo. / J. VALDIVIA

El primero de los reconocimientos en entregarse fue el de Deportes, que este año ha correspondido al ciclista paralímpico Pablo Manuel Jaramillo Gallardo quien tuvo un discurso reivindicativo, denunciando que los deportistas de élite no reciben ningún tipo de cobertura cuando se retiran a diferencia de la mayoría de los países desarrollados y mencionó que cada vez que tiene que ir a entrenar tiene que recorrer entre 8000 y 1.500 kilómetros porque en Almería no hay ningún velódromo, algo que si se hace bien podría convertir a la provincia en un referente mundial apoyado por las carreteras que discurren por el accidentado territorio provincial. Jaramillo apostó por acabar con los Juegos Paralímpicos para su integración en los Juegos Olímpicos y tras recordar emocionado el apoyo de su familia, se comprometió a devolver la medalla que recibía con otra «de color dorado y encima de un podio con el himno de España sonando», dijo arrancando los aplausos del público presente.

Gran emoción en el discurso de Fausto Romero

Sin duda el discurso de Fausto Romero fue el más emotivo de la jornada y acabó con el Auditorio de Vícar en pie y una larga ovación. Abogado, político, escritor y impulsor de la cultura, Romero se mostró muy emocionado con un premio que recogió en la que según dijo sería probablemente su última aparición pública, dado su estado de salud. Hizo un repaso por su vida, desde que nació en Almería capital pasando su infancia en Berja, donde según dijo «crecí un poco salvajemente y fui el niño más feliz del mundo».

Romero habló de su vinculación con otros puntos de la provincia, como Macael, Vera o Antas y habló de su compromiso político formando parte de la UCD y llegando a ser vicepresidente de la Diputación en los primeros años de la democracia «pesando más que en mi, en el legado que deje a mis hijos y mis nietos».

Muy conocido por otra de sus facetas, como columnista en La Voz de Almería, Fausto Romero dijo sentirse especialmente agragado por el premio por no tener connotación política alguna y habló de algunos de sus logros como político como los hospitales de Torrecárdenas y La Inmaculada, y otros más pequeños de los pueblos de la provincia.

Romero Miura-Giménez también fue reivindicativo en su discurso, criticando la pasividad de los almerienses a la hora de defender lo que les corresponde y su baja autoestima, y denunciando la «isla» que es la provincia, pero también su carácter emprendedor y fortaleza: «ningún favor o regalo tenemos que agradecer, Almería ha sido un continuo renacer sin ayuda alguna», aseguró.

Sociedad

Medalla Social a Movimiento por la Paz.
Medalla Social a Movimiento por la Paz. / J. VALDIVIA

Movimiento por la Paz recibió la medalla Social de la jornada por su «compromiso de construir un mundo más justo e igualitario, que aspira a la paz global con los valores de: pacifismo, la solidaridad, el respeto, la independencia, la imparcialidad, y la transparencia». Su representante destacó que el movimiento está presente en 36 países realizando una labor importante contra la discriminación y explotación de la mujer; defendiendo la democracia y los derechos humanos, y realizando un gran trabajo de acogida a los inmigrantes que llegan a España. Al respecto, destacó que en el equipo actual, hay personas que en su día llegaron a la organización solicitando ayuda, caso de dos senegaleses y un colombiano, que ahora trabajan para ayudar.

Cultura

Andrés García Ibáñez recibió la medalla de la Cultura.
Andrés García Ibáñez recibió la medalla de la Cultura. / J. VALDIVIA

Por su parte, Andrés García Ibáñez recibió la medalla de Cultura, por «su excelencia creativa como pintor del nuevo realismo y por su decidida vocación en la promoción del arte, y la gestión museística al servicio de la promoción cultural de la provincia». Pintor, arquitecto y urbanista, cumplir en 2004 uno de sus sueños con la inauguración del Museo Ibáñez. Su discurso reivindicativo pero con inteligentes notas de humor, arrancó las carcajadas del público presente, mencionando al teatro en el que se celebraba el acto y aludiendo directamente al alcalde de Olula del Río para reclamar uno igual. También se refirió a este tipo de premios que normalmente se conceden «a los que ya no lo necesitan» por el prestigio acumulado y dijo haberse sentido sorprendido porque «yo era aún personas a medio hacer, con vida y obra en pleno proceso de transformación». García Ibáñez vio en el premio concedido una oportunidad para promocionar su proyecto museístico, agradeciendo el apoyo de la Diputación, el Ayuntamiento de Olula, Cosentino, así como a su familia y trabajadores del museo.

Discursos

El encargado de abrir el acto fue el alcalde anfitrión, Antonio Bonilla, quien hizo un encendido discurso de defensa de la política municipal y el trabajo de los ayuntamientos a la hora de atender las necesidades de la ciudadanía. Bonilla destacó que desde las primeras elecciones democráticas, los municipios han sido fundamentales para defender la democracia, la concordia y la convivencia. En su intervención habló del municipio de Vícar, que vive fundamentalmente de la agricultura, y que entre otras cosas destaca por tener la Escuela de Formación Agraria más importante de Andalucía, así como uno de los mayores centros comerciales de la provincia y que ha evolucionado a lo largo de la historia con proyectos como el Bulevar de Vícar, sobre el que dijo que es «la mayor transformación en un espacio público de la Red de Carreteras del Estado». Según el primer edil, el municipio se ha gestionado «pensando siempre en el corto, el medio y el largo plazo» y en este sentido destacó la apuesta que se viene realizando para hacer de Vícar una Ciudad Amiga de la Infancia reconocida por Unicef, en trabajar la educación desde todos los ámbitos y apostar por los jóvenes, convirtiéndose en un referente en cultura urbana.

Por su parte, el presidente de la Diputación, Gabriel Amat, encargado de cerrar el evento, también defendió la institución provincial y se refirió a aquellos que proponen eliminar las diputaciones asegurando que eso sería «una gran equivocación». «Si las diputaciones no estuvieran habría que inventarlas» dijo tras asegurar que son fundamentales para el 75 por ciento de los municipios de la provincia.

En un discurso que sonó a despedida, Amat se sintió «más satisfecho que nunca de haber podido contribuir a ayudar a que la provincia tenga mayores servicios de los que tenía hace siete años y medio» y agradeció haber tenido la «oportunidad» de colaborar con toda la provincia.

En un repaso de su gestión, Amat destacó que la de Almería es la diputación más transparente y con menos deuda de Andalucía y destacó que en su momento se adoptó la decisión de que los municipios más pequeños no tuvieran que pagar su parte en los Planes Provinciales de Obras, que muchos no podían asumir. Hoy, 60 municipios almerienses se ahorran un porcentaje de esas actuaciones que se sitúa entre el 25 y el 30 por ciento.

 

Fotos

Vídeos