Vícar septuplica la tasa de bibliotecas por habitantes de Roquetas de Mar

Vícar septuplica la tasa de bibliotecas por habitantes de Roquetas de Mar

Con 25.000 habitantes Vícar cuenta con media docena de bibliotecas municipales, mientras que Roquetas con unos 94.000 tiene tres

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

En los últimos meses las noticias generadas en torno a las bibliotecas han vuelto a poner esos centros culturales en el centro del debate. Desde la elección del nombre de la nueva biblioteca de la capital, donde también se anuncia otra instalación nueva, a la ampliación casi generalizada de los horarios en fechas de exámenes en muchas de ellas, las bibliotecas, lejos de perder fuerza en la era digital, siguen siendo uno de los puntos culturales primordiales en la vida de una ciudad y piedra angular de la promoción de la lectura en los municipios comprometidos con ello.

Con ese debate de fondo, hay que mencionar la disparidad de datos que con respecto a estas instalaciones presentan dos de los municipios más importantes del Poniente. Vícar y Roquetas ofrecen dos caras muy diferentes de la misma moneda en cuanto a la dotación de servicios culturales de primer orden como son las bibliotecas. Tanto es así, que atendiendo a la denominación de 'biblioteca' que hacen ambos municipios a sus instalaciones, con casi la cuarta parte de la población de Roquetas, Vícar septuplica la tasa de bibliotecas por habitantes del municipio roquetero, con una por cada poco más de 4.000 vecinos, mientras que en Roquetas se cuenta con una por más de 31.000 habitantes.

En concreto, en el caso de Roquetas de Mar únicamente se dispone de tres bibliotecas municipales para servir a sus habitantes, pese a la dispersión de sus núcleos urbanos y la gran cantidad de vecinos. Se cuenta con la Biblioteca Municipal de Roquetas, la más importante de todas y remodelada hace unos años años, que además de las instalaciones destinadas a la lectura y el estudio, dispone de un gran salón de actos en el que se celebran buena parte de las actividades de la vida social de la ciudad. Junto a ella, las bibliotecas de Aguadulce y El Parador.

A las tres instalaciones se suman tres salas de lectura, como son las de Las Marinas y Cortijos de Marín, además de la recientemente abierta en el Parque de Los Bajos, con horarios en algún caso más limitado y problemas como el denunciado hace unas semanas por IU en Cortijos de Marín, cuyas imágenes del mal estado que presentaba llevaron a cerrarla para unos arreglos.

Aun considerando las tres salas de lectura de Roquetas como bibliotecas, la diferencia seguiría siendo cuatro veces mayor a favor de Vícar, ya que en Roquetas habría un centro de lectura por cada poco más de 15.000 vecinos.

En el caso del municipio de Vícar, localidad donde la mayor parte de la gestión municipal pasa por las políticas educativas a las que el Consistorio ha dado prioridad , como Ciudad Educadora y Ciudad Amiga de la Infancia de la Unesco, la situación es radicalmente distinta. Con poco más de 25.000 habitantes, Vícar dispone de seis bibliotecas, a las que se ha querido dotar de personalidad dando un nombre concreto a cada una de ellas más allá del lugar en el que se encuentran.

Así, la Biblioteca Cervantes es la que se encuentra en Las Cabañuelas, mientras en Puebla de Vícar está la Antonio Machado; la Carmen de Burgos es la de La Gangosa; la de Barrio Archilla-Cañada Sebastiana se ha denominado María Moliner tras una votación popular reciente, y la de Llanos de Vícar se ha bautizado con el nombre de Juan Ramón Jiménez. Dentro de esos nombres propios, únicamente queda por adjudicar el de la Biblioteca Municipal de Venta Gutiérrez, que por el momento se denomina así.

La vida entorno a las bibliotecas también presenta algunas diferencias, al menos si se observa la programación cultural que ambos municipios elaboran periódicamente, si bien en ambos casos hay una programación cultural específica para ellas. En el caso de Vícar se dispone de clubes de lectura adaptados por edades en cada biblioteca, y que hacen múltiples actividades; son habituales los talleres, cuentacuentos o incluso proyecciones de cine. De hecho, para este verano el programa cultural del municipio dedica buena parte del mismo a las actividades de las bibliotecas.

En Roquetas también hay talleres en estos centros culturales municipales, así como clubes de lectura y cuentacuentos, algunos de ellos en inglés, además otras actividades como encuentros con escritores, si bien en Roquetas hay una parte importante de la programación vinculada a la lectura que Vícar centraliza en sus bibliotecas municipales, que el municipio roquetero lleva a cabo en otros escenarios.

Mención aparte, en el caso de Vícar, es la implicación total de los centros educativos en actividades de animación a la lectura que organiza el Consistorio, como su Antorcha de Las Letras, que este año celebró su decimoctava edición implicando a 6.000 estudiantes de Infantil a Bachillerato, en esta competición cultural de fomento de la lectura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos