Un vertido de aguas residuales podría estar detrás de la proliferación de mosquitos en la zona de Las Salinas

Un vertido de aguas residuales podría estar detrás de la proliferación de mosquitos en la zona de Las Salinas

JULIO VALDIVIA

El problema de los mosquitos en Roquetas estos días, sigue generando reacciones y noticias. Este pasado lunes, según ha podido saber IDEAL, un grupo de hosteleros de Las Salinas acudió al Ayuntamiento para pedir explicaciones y denunciar el daño que está haciendo a sus negocios la plaga, que en algún caso ha obligado a tener que cerrar directamente por las noches.

En el encuentro, el primer edil les habría reconocido las sospechas que hay de que el problema estaría en un vertido de aguas residuales que se ha detectado recientemente en la zona. Amat, también les dijo, según indicaron a este diario alguno de los presentes, que se va a trabajar en mejorar el control de jardines y piscinas privados, otro de los focos en los que podría encontrarse la plaga.

Unas afirmaciones que llegan después de que se haya estado culpando en los últimos días a los espacios naturales como el origen del problema, y de que miembros del equipo de Gobierno hayan reclamado el uso de helicópteros en estos espacios naturales para fumigar. Una medida, esta última, calificada por Emilio González, de Serbal, de «barbaridad», si bien el responsable de la Sociedad para el Estudio y Recuperación de la Biodiversidad Almeriense, quiso ser muy conciliador con el choque de posturas que se ha producido en las últimas semanas, entre los que sospechan que el Ayuntamiento habría favorecido intencionadamente la proliferación de mosquitos y aquellos que culpan a los ecologistas y la Junta del problema.

Según indicó González, ambas cuestiones son falsas. En su opinión, no es cierto que no se tengan permisos para fumigar, o que tengan que hacerse obligatoriamente esos trabajos a pie y con mochilas, y tampoco es cierto que el Ayuntamiento haya dejado crecer el problema. La realidad es que «hemos trabajado codo con codo con el Ayuntamiento y las cosas se han hecho muy bien este año, lo que ha pasado es que en algún sitio se les ha escapado algún vertido que habrá que investigar», dijo confirmando lo dicho por el alcalde a los hosteleros de Las Salinas.

De hecho, desde Serbal se consideró que de no haberse atajado el problema con las recomendaciones realizadas en su día, insistiendo en las labores de prevención, antes de que los mosquitos crezcan y generen el problema, evitó una crisis mucho mayor que la de estos días el pasado otoño. «Iba a ser brutal, mucho peor que ahora, pero nadie se enteró», aseguró Emilio González al respecto.

Aún así, desde Serbal se reconoce que «es posible» que alguna zona de los espacios naturales «no se haya quedado del todo bien», en cuanto a los tratamientos realizados, ya que parte de los mosquitos proceden de estos lugares, como también hay mosquitos de especies que surgen en el medio urbano. Pero en cualquier caso, consideró una «barbaridad» la idea de fumigar con helicópteros en los espacios naturales, «ni aquí, ni en Vera, ni en Pulpí», porque los focos de los mosquitos «están muy localizados», además «sería una tontería fumigar ahora en las zonas naturales porque no hay nada, los adultos ya está en las zonas urbanas y van a morir».

En este sentido consideró que «si se controla el foco -dijo refiriéndose a esa zona de vertidos- no tiene por qué haber más problemas».

Desde Serbal se valoró la colaboración y preocupación del Ayuntamiento de Roquetas de Mar con respecto a las apreciaciones que la asociación, integrada por biólogos, ha realizado para el correcto tratamiento del problema sin dañar los espacios naturales. «Van por el buen camino», dijo sobre el Ayuntamiento, que según desveló, incluso estaría por fin dispuesto a instalar nidos de murciélagos como los conservacionistas llevan años reclamando, al tratarse de depredadores naturales capaces de ingerir cientos de mosquitos cada noche, cada uno de ellos.

Como sugerencia para evitar problemas futuros, Serbal propone también la elaboración de un «buen inventario de puntos problemáticos», algo que por otro lado ya proponía el informe de los técnicos de la Diputación de Huelva en 2008, así como la realización de una campaña de divulgación ciudadana para que colaboren en el control de los mosquitos los propietarios de jardines y piscinas privados.

Por último, también se propone formar a los jardineros, ya que la falta de cuidado de los jardines son otro foco importante, al encontrar en espacios verdes descuidados y húmedos, el lugar perfecto para reproducirse. Además, el papel de los jardineros sería doble, ya que ellos podrían avisar con tiempo en caso de detectar mosquitos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos