Una veintena de personas se concentraron en Aguadulce contra la sentencia de 'La Manada'

Una veintena de personas se concentraron en Aguadulce contra la sentencia de 'La Manada'

Fue una concentración espontánea organizada desde las redes sociales

R. I.

Una veintena de vecinos del municipio participaron ayer por la tarde en una concentración espontánea para mostrar su repulsa tras conocerse la sentencia de los agresores sexuales conocidos como 'La Manada'.

La organización de la concentración surgió a través de las redes sociales y en el acto se leyó un manifiesto que dice lo siguiente:

«La manada» no son monstruos, no han venido del espacio, no son una excepción. «La manada» se ha educado en nuestros colegios, ha tenido familias normales, tienen amigos/as normales, trabajos normales. Son patriotas, futboleros, niños de barrio. Son un producto social, lo generamos y no lo reconducimos cuando lo detectamos. Ellos cuidan celosamente de sus novias y sus hermanas, porque saben que «todos» los tíos son así, como ellos. No entienden tanto revuelo, nadie les ha dicho nunca que su comportamiento no era tolerable, de hecho, muchos han querido ser como ellos, les han aplaudido, han querido formar parte de su grupo, o forman parte de otros. Ella es la que no se ha comportado como debía, le han dicho mil veces que no se vaya con desconocidos, que no se acueste con cualquiera, que no beba, que no fume porros, que no suba fotos sensuales a las redes. Por eso se le juzga a ella. Por eso no es suficiente para generar alarma los tuits, su pertenencia a grupos ultras, su premeditación, que dos pertenezcan a las fuerzas de seguridad del Estado, sus antecedentes, su violencia verbal y física. El abogado decía que los antecedentes por violencia son cosas que pasan cuando los chavales de dos equipos ultras se encuentran. Y es así, son cosas que pasan y dejamos que pasen, y ellos hacen lo que se espera de un ultra, a ver si no para que mierda iban a ser ultras. La culpable es ella, no hizo lo suficiente para no ser violada. El violador no es un culpable, es un ejecutor de una cultura que les dice desde pequeños que hay mujeres, todas salvo su familia (y a veces ni eso) que es lo que buscan, lo que quieren. Uno decía: «Ella disfrutó más que yo, eso seguro». Preguntarle, no le preguntó, porque cuando ya no quiso más salió corriendo y la dejó incomunicada. No quiero un juicio público a «la manada», lo quiero a todas las «manadas», y desde luego no lo consiento a la victima. Si ellos tienen presunción de inocencia,ella, es que no es la acusada directamente. Si la denuncia fuera falsa, ella habría cometido un delito, pero ellos seguirían siendo «la manada», los que se fueron a Pamplona a buscar gordas, borrachas, rusas o cualquiera que quepa bajo una etiqueta que ellos consideren susceptibles de ser abusadas en estado semi inconsciente. «La manada», nuestros hijos«.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos