Vecinos de Las Colinas se manifestarán por la «desastrosa» gestión del aseo urbano

Denuncian vertederos creados por los propios servicios municipales cerca del barrio. :: A. VV. LAs Colinas/
Denuncian vertederos creados por los propios servicios municipales cerca del barrio. :: A. VV. LAs Colinas

La asociación amenaza con recurrir al Defensor del Pueblo y con instalar carteles pidiendo dimisiones ante el descontrol de la limpieza

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

A la Asociación de Vecinos de Las Colinas de Aguadulce se le ha acabado la paciencia con la limpieza y aseo urbano. Aseguran que las calles siguen igual o más sucias y ha aumentado el descontrol de las podas y los enseres, pese a la entrada en vigor del nuevo contrato con la empresa concesionaria que supuestamente iba a mejorarlo todo.

Su presidente, Juan Carlos Oyonarte, aseguró que la asociación está barajando la segunda quincena del mes de noviembre para convocar una gran manifestación en Roquetas, con salida desde la Plaza de Toros, para denunciar la «insostenible» situación de «insalubridad» en la que se encuentra el municipio. Una movilización a la que se invita a todos los vecinos y asociaciones del municipio.

El colectivo vecinal denuncia que los roqueteros están pagando unas elevadas tasas de basura para recibir un servicio que deja mucho que desear, y todo pese a que en el municipio de Roquetas de Mar no están viviendo todas las personas que tienen casa en el municipio, ya que hay mucha segunda residencia. «Si Roquetas estuviera habitada al 100% tendría mucha más basura pero hay muchas viviendas que pagan por la limpieza en las que no habita nadie», recordó.

Además de la falta de barrenderos y limpieza, la asociación considera un «engañabobos» el famoso bando de las podas y enseres que el alcalde, Gabriel Amat, firmó este verano semanas después del crítico comienzo de la campaña turística en el que se multiplicaron las quejas en todas las zonas del municipio por la acumulación de enseres y restos de podas. Para Oyonarte «si ponen que solo se pueden depositar las podas y enseres los días 10, 20 y 30 de cada mes es para que pasen, pero en Las Colinas no pasan ni el 10, ni el 20, ni el 30, ya cuando llamamos hechos unos fieras es cuando pasan», denunció el presidente.

Desde el colectivo se consideró «ideal» el bando si realmente se cumpliera, pero al final en su opinión únicamente ha servido para que la empresa salga menos aún a recoger los enseres y podas. Al parecer, en el caso de este barrio, la empresa ha dispuesto una furgoneta satélite que se encarga de retirar esos restos en las calles estrechas para depositarlos en tres puntos establecidos, pero luego tarda semanas en recogerlos. «El vecino se cree que han recogido los muebles, pero no, los han cambiado de sitio», denuncia, a la vez que recuerda que no es solo un problema de concienciación vecinal, ya que «hay gente incívica que no llama, pero también hay gente que ha llamado para avisar y aún así se han tirado 15 o 20 días sin recogerlo».

Una «pillería» la de Urbaser, que la Asociación de Vecinos de Las Colinas reclama que sea solucionada por el Ayuntamiento, al que acusa de «dejación de funciones». En opinión de la asociación «en cualquier ciudad europea esto habría supuesto dimisiones de los responsables», entre los que cita al alcalde, Gabriel Amat, los concejales de Hacienda y Aseo Urbano y Salud y Medio Ambiente, Pedro Antonio López y Francisca Toresano respectivamente, y el gerente de Urbaser.

Refuerzos

Oyonarte se preguntó por los refuerzos anunciados, ya que «yo no los estoy viendo, ni en personal, ni en maquinaria, ni en vehículos, lo que estoy viendo son reducciones», criticó el presidente de la asociación, que desveló que el alcalde se comprometió a informar a los vecinos en cuanto estuviera en marcha el nuevo plan de limpieza para que conocieran los medios que tendrá el barrio. Unos refuerzos también «engañabobos» para la asociación porque «tendrían que haber entrado en febrero, pero al parecer están entrando ahora y habrá que ver si están después de las elecciones».

Por otro lado también denunció la falta de control en las incidencias vecinales, ya que no se da número ni se lleva un registro, que se sepa, de las llamadas de los vecinos. Eso da pie a que vecinos que llaman para avisar del depósito de enseres y podas, y ven que no se recoge al cabo de semanas, recurren a la asociación, y cuando ésta llama la empresa les dice que no les consta el aviso, cuando algunos se hicieron con el presidente de la asociación delante.

Por último, la Asociación de Vecinos de Las Colinas acusó al Ayuntamiento y la empresa de favorecer la aparición de vertederos en el municipio, ya que en algunos puntos, como uno existente cerca del barrio en la rambla de San Antonio, son los propios servicios municipales los que acumulan ahí todo tipo de restos, alentando a los vecinos a depositar escombros.

 

Fotos

Vídeos