La urbanización de Las Salinas se reactiva rechazando las alegaciones

El proyecto de Las Salinas ha generado importantes movilizaciones en los últimos años./IDEAL
El proyecto de Las Salinas ha generado importantes movilizaciones en los últimos años. / IDEAL

La Comisión de Gestión de la Ciudad se reunirá el viernes para analizar la propuesta del PP de rechazar las alegaciones presentadas en su día a la innovación del PGOU

Julio Valdivia
JULIO VALDIVIARoquetas de Mar

Tras casi un año sin noticias del Z-SAL-01, el conocido proyecto de reparcelación y urbanización de la segunda fase de Las Salinas, el equipo de Gobierno del PP ha decidido reactivarlo, proponiendo la aprobación provisional de la innovación al PGOU del proyecto y rechazando las alegaciones presentadas al mismo hace justo un año.

En concreto, el expediente se tratará este viernes en Comisión Informativa de Gestión de la Ciudad, como paso previo a su votación en el pleno, y en él se recogen las 908 alegaciones presentadas el año pasado, tanto por vecinos particulares, como por partidos políticos y organizaciones como Ecologistas en Acción, Grupo Ecologista Mediterráneo, Serbal o la Asociación Posidonia de Aguadulce.

Los planes urbanísticos del Ayuntamiento de Roquetas generaron una enorme repercusión en medios de carácter nacional e incluso se abrió una campaña en la plataforma Change.org, que en apenas unos días, apoyada por la difusión del proyecto, recogió cerca de 30.000 firmas.

El informe sobre las alegaciones, rechaza muchas de ellas por defectos de forma y asegura que de los 908 escritos, 11 han sido presentados por propietarios del sector, otros 10 por grupos o asociaciones ecologistas, 3 por partidos políticos, además de otra del Colegio de Arquitectos. El resto, corresponden a 575 vecinos de Roquetas y otras 302 no residentes en el municipio, además de otras con domicilio incompleto.

Los técnicos han rechazado la práctica totalidad de las alegaciones y únicamente se ha estimado algún ligero cambio en el límite entre dos unidades de ejecución y algún reconocimiento de titularidad, cambios que la empresa encargada de la redacción del proyecto, ya incluyó en un documento elaborado el pasado mes de junio.

Con las alegaciones resueltas, la Comisión de Gestión de la Ciudad tratará en primera instancia, y posteriormente el pleno municipal, la aprobación provisional de la innovación al PGOU presentada el año pasado para reactivar el proyecto de urbanización de esta parte del municipio y que básicamente se centraba en la división de este sector en cuatro partes con el fin de que puedan desarrollarse por separado.

El proyecto generó en su momento una gran oposición vecinal y política, además de los propietarios afectados, entre los que estaban aquellos afectados por la variante y los terrenos del hospital, que iban a ser compensados con edificabilidad en esta parte del municipio, sobre todo por los elevados costes de urbanización que iban a tener que afrontar, superiores a los 200 millones de euros en un momento incierto para el sector inmobiliario. De hecho, se llevaron a cabo movilizaciones que llevaron al alcalde, Gabriel Amat, a paralizarlo.

Ahora, con el problema de los terrenos de la variante solucionado, dando la opción a los afectados de elegir entre ser expropiados o mantener la edificabilidad, el Consistorio ha vuelto a retomar el proyecto. Por ello, el pasado verano aprobó inicialmente la innovación, que ahora se quiere aprobar provisionalmente.

El paso dado el año pasado despertó enormes críticas entre conservacionistas y partidos, que denunciaron un regreso a los tiempos de la burbuja inmobiliaria con una macrourbanización de miles de viviendas propia de los excesos de la década pasada, que motivaron la posterior crisis económica, además de destruir la zona de Las Salinas que queda sin edificar, acorralar el espacio de la Ribera de la Algaida para el que se está pidiendo protección y el yacimiento de Turaniana.

Fotos

Vídeos