«Es triste comprobar que el PP incumple el Pacto Antitransfuguismo apoyándose en una tránsfuga»

Manolo García, secretario general del PSOE de Roquetas. /J. VALDIVIA
Manolo García, secretario general del PSOE de Roquetas. / J. VALDIVIA

Entrevista a Manolo García, secretario general del PSOE de Roquetas de Mar | El recién reelegido secretario general del PSOE roquetero habla de la situación municipal y de su partido y proyectos como el hospital

JULIO VALDIVIAROQUETAS DE MAR

El PSOE de Roquetas afronta la recta final de la actual legislatura con el mismo secretario con el que terminó la anterior, algo que no se había producido en mucho tiempo. Manolo García fue reelegido recientemente en asamblea con un 98% de los votos y, mientras se aclara si finalmente será el candidato, afronta los próximos meses con una tranquilidad inusual en el PSOE roquetero.

-¿Significa el respaldo revalidado que el PSOE de Roquetas ya no está dividido como ha venido ocurriendo desde que Gabriel Amat es alcalde? ¿Qué ha pasado con las habituales guerras de 'familias'?

-El PSOE es el partido más democrático que existe y es normal la discrepancia, aunque en Roquetas es cierto que ha habido personas que han demostrado no ser socialistas. Pero creo que hemos llegado al convencimiento de que si queremos gobernar el Ayuntamiento lo primero que nos exige la ciudadanía es tener nuestra casa en orden, y eso es lo que hemos hecho. Veinticuatro años en la oposición son demasiados para un partido que desde sus orígenes aspira a gobernar. Desde mi elección, dije a los compañeros que había llegado la hora de pensar en los problemas de la gente y dejar de ser nosotros mismos el problema. En el PSOE hemos pasado por el proceso de elección de los secretarios generales nacional, andaluz, provincial y municipal en los últimos meses, y una vez cerrado ese proceso toca trabajar y cerrar filas.

-Es la primera vez en mucho tiempo que un secretario general del PSOE de Roquetas continúa al frente del mismo en la recta final del siguiente mandato. ¿Significa eso que será usted el candidato?

-Efectivamente es la primera vez en muchos años que el Partido Socialista tiene la posibilidad de presentar el mismo candidato en dos legislaturas consecutivas, y personalmente creo que este escenario es el mejor de los posibles para tener opciones de ganar. Y lo es porque cuatro años dirigiendo el PSOE y encabezando la oposición, me han permitido adquirir la experiencia suficiente para presentarme con garantías ante los ciudadanos, conociendo bien la organización interna de mi partido y el funcionamiento del Ayuntamiento. De lo dicho, ya podrá concluir que la respuesta a su pregunta de si me presentaré a la reelección como candidato del PSOE es sí. Contando, claro está, con que mis compañeros de partido así lo decidan cuando llegue el momento de las primarias. Y siempre respetando las resoluciones del 39 Congreso Federal del PSOE.

-Acabando el mandato, el PP está sacando adelante sus medidas más polémicas gracias a una tránsfuga, que además ha sido compañera suya. ¿Se imaginó usted alguna vez un escenario como este?

-No, evidentemente no lo esperaba, pero conociendo al señor Amat, quizá no sea tan sorprendente. El transfuguismo es una agresión a la democracia y es triste comprobar que el PP, que fue uno de los impulsores del Pacto Antitransfuguismo, lo incumple en Roquetas. Lo que sí está claro es que a estas alturas todos los roqueteros tienen claro que el señor Amat transgrede las normas según su conveniencia y espero que los roqueteros tomen buena nota.

-Y de aquella crisis abierta en su partido, ¿qué me dice?

-Creo que ha quedado claro en estos últimos meses el cambio de rumbo del PSOE. La tránsfuga no se ha ido sola, con ella se ha ido un sector que actuaba como freno de mano para favorecer cierta connivencia con el PP de Gabriel Amat, y eso se ha acabado.

-Se les ve optimistas de cara a las municipales, hasta el punto de hablar en una nota esta semana de un «vuelco electoral». ¿Qué les hace pensar que ocurrirá?

-No es lo que los socialistas o yo podamos pensar, es lo que percibimos en la calle y lo que vemos en el Ayuntamiento. Sólo hay que ver lo ocurrido en el último pleno en el que se aprobó el presupuesto o en el anterior en el que se aprobó la barbarie urbanística de Las Salinas, para comprobar la soledad y debilidad del PP, que tiene que recurrir a una concejal tránsfuga para sacar adelante sus iniciativas. De no haber sido por esta anomalía democrática y haber seguido contando el PSOE con seis concejales, hoy ya se habría producido el vuelco en las políticas municipales. Además, la ciudadanía en la calle nos dice cada día que ya está cansada de las políticas de Gabriel Amat, harta de la suciedad, de abandono, del olvido de amplios sectores de la sociedad como los jóvenes... y que es hora del cambio. El PP de Roquetas es hoy un partido agotado y falto de ideas y el PSOE un partido renovado con grandes proyectos e ideas.

-Una de las cuestiones que han cambiado en el PSOE de Roquetas desde su llegada a la secretaría general es su posición en algunas cuestiones que afectan directamente a la Junta. Usted ha sido claro a la hora de rechazar los acuerdos impulsados por Gabriel Amat, siempre vinculados al urbanismo, en proyectos como la variante o el hospital, asegurando que son actuaciones que debe asumir la Junta. ¿Comparte el análisis de los que piensan que sus compañeros de la Junta tienen mucho que ver en la hegemonía casi absoluta de Gabriel Amat en las dos últimas décadas?

-Hay una cosa que está muy clara, detrás de cada zanahoria de Gabriel Amat a la Junta, no hay un palo sino varios, y el peor siempre es para los ciudadanos de Roquetas, que son los que al final siempre tienen que pagar sus veleidades. Un alcalde leal con sus vecinos tiene que conseguir el compromiso de otras Administraciones con los servicios que su ciudad necesita. En viajes recientes he podido conocer ciudades mucho más pequeñas que Roquetas, que tienen sus servicios gracias a que sus alcaldes han negociado con la Junta y el Gobierno central y eso es lo que nosotros defendemos: que cada Administración cumpla con sus competencias. Al margen de eso, y respondiendo a su pregunta, no creo que eso sea la causa, aunque es verdad que Gabriel Amat ha sabido rentabilizar electoral y políticamente la realización de obras cuya financiación debería haber corrido a cargo de los presupuestos de la Junta de Andalucía y no del Ayuntamiento. Nuestra crítica viene no porque no estemos de acuerdo con que Roquetas tenga una variante o un hospital, sino porque consideramos que estamos haciendo recaer el esfuerzo económico sobre las espaldas de los roqueteros, cuando las competencias para su realización están claras. En ambos casos son competencia de la Administración autonómica y si el Ayuntamiento las ejecuta es a costa de dejar de prestar otros servicios que sí son competencia municipal, como estamos viendo con el abandono de las zonas verdes, de barrios enteros que se dejan degradar sin hacer nada o de la falta de limpieza o vigilancia en las calles. Algún día Gabriel Amat tendrá que decirnos por qué quiso él asumir las expropiaciones de la variante y no hizo como el alcalde de Vícar, que exigió a la Junta que las asumiera. Lo hemos dicho muchas veces, en estos 22 años de gobierno, Gabriel Amat ha confundido constantemente lo público con lo privado y ha permitido el enriquecimiento de empresas y promotores a costa del bolsillo de los ciudadanos.

Hospital

-Precisamente por el hospital le quería preguntar. Parece claro que Gabriel Amat ha confiado toda su estrategia electoral en ese proyecto y confía en que la Junta acepte su convenio. ¿Ha hablado con sus compañeros de la Junta? ¿Aceptarán o harán esta vez la obra?

-Ante todo quisiera dejar clara una cosa: la política sanitaria corresponde a la Junta de Andalucía y para nosotros, Roquetas necesita un hospital sí o sí, y así se lo hemos dicho a nuestros compañeros en la Junta. Pero no un centro de alta resolución como el del Toyo, que es lo que quiere hacer el señor Amat, sino un Poniente 2 con camas, quirófanos y muchas más prestaciones. Y queremos que lo asuma la Junta de Andalucía y no cargar ese gasto a las espaldas de los roqueteros. Esa mala costumbre que tiene el alcalde de pagar las convidadas de otros está bien para los bares, pero no para hacer obras que no nos corresponden y para las que tenemos que pedir dinero a los bancos sin necesidad. ¿O es que alguien cree que algún ayuntamiento de Andalucía se ha pagado su hospital? Los hemos pagado entre todos los andaluces con nuestros impuestos, y a ningún alcalde se le ha pasado por la cabeza tener semejante alegría con la Junta. Y lo mismo decimos sobre las competencias de otras Administraciones; si el PSOE gana la alcaldía, desde el minuto uno estaremos en Madrid para pedir una comisaría de la Policía Nacional, que el señor Amat no ha querido o podido conseguir en más de 20 años. Creemos que la Policía Nacional y la Guardia Civil pueden convivir perfectamente y que la Policía Nacional es necesaria en Roquetas, entre otras cosas por la cantidad de población inmigrante que tenemos, porque no podemos olvidar que las competencias en Extranjería son de la Policía Nacional.

-En casi todas sus intervenciones plenarias, sobre todo, cuando se tratan cuestiones urbanísticas, habla de un modelo de ciudad alternativo al actual. ¿Puede describir brevemente cómo es esa ciudad que imagina Manolo García para el futuro de Roquetas?

-Tenemos muchos proyectos e ideas que iremos dando a conocer en los próximos meses, fruto de nuestros contactos con los vecinos y del trabajo de un gran equipo. Proponemos un concepto de ciudad donde prime la calidad de vida y adaptado a los tiempos actuales, frente un PP tan falto de ideas, que incluso copia las del PSOE, aunque rematadamente mal. Ahí está el parque de Los Bajos, una propuesta del PSOE de pulmón verde, que el PP se ha encargado de convertir en pulmón gris de hormigón y cemento. Sí puedo adelantar que nuestro objetivo es volver a hacer de Roquetas el referente económico que fue antes de la crisis del ladrillo. Todos somos conscientes, y los que hemos nacido aquí lo hemos vivido en primera persona, que Roquetas ha dado un salto espectacular en estos últimos 40 años gracias a la agricultura bajo plástico y al turismo. También hemos podido comprobar las consecuencias que nos ha traído el modelo de ciudad del PP basado exclusivamente en un sector inmobiliario altamente especulativo e inestable. Siempre decimos que cuando Gabriel Amat llegó a la alcaldía se encontró con un papel en blanco para poder dibujar una ciudad ideal, y sin embargo lo que nos va a dejar para el futuro es una ciudad carente de articulación, dispersa, mal estructurada y peor comunicada. Resolver estas carencias será uno de nuestros principales retos. Por otra parte, tenemos que conseguir aumentar la riqueza de las familias de Roquetas. Hemos sabido recientemente por datos oficiales que la renta familiar de los roqueteros es de poco más de 17.000 euros anuales, tres mil euros por debajo de la media de Andalucía. Ha llegado el momento de invertir esas cifras y de apostar por una mejora en nuestros sistemas productivos tradicionales y por potenciar otros nuevos de alto crecimiento, como vemos en otras ciudades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos