Treinta jardineros más para intentar arreglar el caos del mantenimiento de parques y jardines

El césped este verano, o ha crecido descontroladamente o se ha quemado./
El césped este verano, o ha crecido descontroladamente o se ha quemado.

Tras uno de los peores veranos que se recuerdan en el mantenimiento de parques y jardines, el Pleno aprobó esta semana contratar 30 jardineros

El verano suele ser problemático en Roquetas en el mantenimiento de parques y jardines, el crecimiento de los últimos años no ha ido acompañado del aumento suficiente de personal para estas labores y la época de las vacaciones hace tiempo que es especialmente polémica. Pero este verano la situación ha sido crítica y los parques y jardines, que ya tenían serios problemas de mantenimiento en invierno, han sufrido un total abandono prácticamente generalizado con excepción de algunos puntos concretos como el Parque de Los Bajos. Las consecuencias de ello aún se pueden ver a día de hoy en numerosas zonas del municipio.

Las críticas han sido tales, que el Ayuntamiento ha decidido ampliar el Plan de Empleo de este año con urgencia, para contratar una treintena de jardineros para reforzar los servicios de mantenimiento de parques y jardines y poner en marcha un Plan Estratégico.

Colectivos vecinales y partidos de la oposición llevan tiempo denunciando el problema. De hecho, las vacaciones de los jardineros ya se trataron en más una ocasión en el Pleno y el alcalde se comprometió hace años a evitar que el problema se agravara tanto en verano, algo que a tenor de lo ocurrido este verano, no ha conseguido.

La concejal de Ciudad Saludable, Francisca Toresano, reconoció problemas en el Pleno de esta semana en el que se aprobó la ampliación del Plan de Empleo. La edil admitió que existe un problema de falta de personal, al que se suma, según dijo ella misma, la ausencia durante «una temporada» de un técnico encargado de supervisar y planificar esas labores en el área de Medio Ambiente, algo que ya denunció la oposición en varias ocasiones.

Toresano consideró «fundamental» contar con una plantilla adecuada con la que llevar a cabo estos trabajos y poner en marcha un Plan Estratégico. «Este municipio no es un pueblo, es una gran ciudad», dijo al respecto.

Sin embargo, desde la oposición se ve la medida como una estrategia electoral de cara a las elecciones municipales del próximo mes de mayo ante el alcance del caos de este verano, documentado en las redes sociales con decenas de fotografías de parques abandonados y testimonios de vecinos que incluso hablan de haberse tenido que organizar entre ellos en algunas zonas para hacer una mínima limpieza.

Desde el PSOE se recordó las críticas que vienen realizando al respecto desde hace tiempo y su portavoz, Manolo García, comentó que «ha sido un verano -refiriéndose a la última temporada estival- en el que el cuidado de los jardines no ha brillado precisamente».

El portavoz de IU, Ricardo Fernández, consideró necesario el refuerzo, aunque dijo que era insuficiente y el concejal Juan Pablo Yakubiuk preguntó por qué no se ha llevado todavía a Pleno el Plan de Mantenimiento que en su momento se acordó con la modificación de la ordenanza de parques y jardines.

La portavoz de Ciudadanos, Lourdes García, aseguró que la medida es fruto de la «improvisación» del equipo de Gobierno, y recordó que las contrataciones que se van a realizar solo tendrán una duración de 12 meses. «Una vez pasadas las elecciones los parques volverán a mantenerse solos», ironizó.

PSOE, IU y Ciudadanos, hace tiempo que vienen denunciando y poniendo foto a las situaciones de abandono de los parques del municipio, con césped tan crecido que incluso cubre a las mascotas pequeñas, cuando no está quemado por el sol, así como falta de limpieza, deterioro y arreglos que no se hacen desde hace años. La falta de mantenimiento es tal, que en algunos de ellos hace meses que se pueden ver trozos del sistema de riego por goteo arrancados, sin que se hayan vuelto a instalar o retirar.

El problema llegó a comentarse en la prueba de la Vuelta a Ciclista a España, cuando las 'calvas' de los jardines de la Urbanización fueron evidentes en las tomas aéreas.

Las Colinas ha perdido 7.000 metros de jardines por la «dejación de funciones»

Las principales asociaciones y colectivos vecinales del municipio hace tiempo que vienen denunciando problemas en el mantenimiento de los parques y jardines, en una localidad que no se caracteriza especialmente por su gran número. La Asociación Urba-Roquemar ha criticado en numerosas ocasiones la mala imagen que ofrecen lugares como los corredores verdes de la mayor zona turística, con matorrales secos que llegan a ocultar los bancos, mientras que desde SOS Aguadulce la crítica es también habitual sobre el nulo mantenimiento de las zonas ajardinadas que, según denunció este verano, ha llevado a algunos residentes en viviendas unifamiliares a poner césped artificial en la parte de jardinera que da a sus fachadas.

Pero donde más quejas se han venido produciendo es en el barrio de Las Colinas, cuya asociación de vecinos, ha llegado a organizarse con voluntarios para despejar las aceras de muchas zonas, que estaban cubiertas por matorrales dificultando el paso de los peatones y en algún caso, llegando ya hasta la calzada.

Su presidente, Juan Carlos Oyonarte, calculaba ayer, en declaraciones a IDEAL, que esta «dejación de funciones» municipal, ha dejado al barrio sin más de 7.000 metros cuadrados de zonas que los promotores dejaron ajardinadas en su día y que se han echado a perder por falta de riego y mantenimiento.

«Hablamos de pequeños y grandes espacios que en el PGOU figuran como zonas verdes o equipamiento primario y que el Ayuntamiento siempre ha excusado mantener por tener dichas parcelas pendientes de incluir como Patrimonio Municipal y olvidando así su responsabilidad subsidiaria, con el agravante de venir a unas tareas mínimas de poda o limpieza y llegando a decir que venían haciendo un favor porque esa parcela todavía no era municipal», dijo Oyonarte. La asociación recordó que los proyectos originales de la urbanización de Las Colinas incluían dos grandes puntos de masa forestal con 500 pinos que nunca llegaron a plantarse, desconociéndose a cambio de qué se permitió a los promotores prescindir de ellos.

Juan Carlos Oyonarte, también recordó, en este sentido, que la urbanización fue recepcionada por los técnicos municipales en 'perfecto estado' «a pesar de los incumplimientos y fallos visibles, devolviendo los avales en tiempo récord a la empresa urbanizadora».

Entre las deficiencias detectadas por el colectivo vecinal, destaca el descontrol de los arbustos, la falta de poda de Tarays, que han llegado a invadir las calzadas; la ausencia generalizada de riego, sin ningún control sobre su funcionamiento, siendo los vecinos los que tienen que alertar de las averías; el riego durante el día, lo que quema y pudre el césped; la falta de mantenimiento de las zonas infantiles; el abandono de parcelas sin urbanizar, que son «insalubres»; la acumulación de heces caninas o la basura y una «notable» falta de sombra.

Las quejas se llevan trasladando por escrito desde 2012, y aunque el Ayuntamiento les ha dado la razón más de una vez, apenas se ha corregido nada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos