Roquetas tendrá que ceder a Interior dos solares además del edificio del cuartel

El acuerdo para reforzar la Guardia Civil y descartar la comisaría, sigue dando que hablar. /
El acuerdo para reforzar la Guardia Civil y descartar la comisaría, sigue dando que hablar.

Los partidos de la oposición volvieron a reclamar ayer la comisaría y criticaron las condiciones del protocolo firmado con Interior

JULIO VALDIVIA

Una semana después de la firma del protocolo entre el Ayuntamiento de Roquetas de Mar y el Ministerio del Interior para el traslado del cuartel y el refuerzo de los efectivos de la Guardia Civil, por fin se han podido conocer los términos del acuerdo, que ayer fueron al pleno, aunque no se sometieron a votación, ya que el punto se incluyó como una dación de cuentas.

Hasta ahora se sabía que el Ayuntamiento cedería a la Guardia Civil el edificio de Servicios Sociales situado en la avenida Curro Romero, frente al apeadero de autobuses, a cambio, la Benemérita entregará al Consistorio el actual acuartelamiento, sobre el que el alcalde ya ha aclarado que pretende acondicionar un «pulmón verde». Pero en el documento, según ha podido conocer IDEAL, incluye otras medidas, como la obligación del Ayuntamiento de adquirir una parcela colindante al nuevo cuartel, que será destinada a aparcamientos del parque móvil de los vehículos policiales.

Al precio de esa parcela, cuyo importe se desconoce por el momento, se suma otro solar que el municipio deberá ceder a la Guardia Civil para la construcción de las viviendas de los guardias, y que el protocolo tampoco concreta si ya está elegido entre los inmuebles propiedad del Ayuntamiento o si se tendrá que adquirir como ocurre con el aparcamiento.

El futuro cuartel situado en un edificio municipal, que el protocolo no valora económicamente, cuenta con una superficie construida de 1.823 metros cuadrados y será entregado a la Guardia Civil por una duración «no inferior» a los 50 años.

Solar de la comisaría

El acuerdo alcanzado con Interior también confirma la decisión de descartar definitivamente la comisaría, ya que el Gobierno se compromete en el documento a devolver el solar que tiene afectado en el sector 18 del PGOU para ese fin.

Además, también hay que mencionar que la entrega del actual cuartel por parte del Ministerio para que el Ayuntamiento amplíe la plaza de Luis Martín, tendrá que esperar a que se construyan las nuevas viviendas de los agentes, proceso sobre el que se desconoce el plazo. Una medida que viene justificada por el hecho de que el actual cuartel cuenta con 13 viviendas cuyos inquilinos se trasladarán cuando estén las nuevas operativas.

En cuanto a los efectivos de la Guardia Civil que se reforzarán con el acuerdo, no serán 193 como se anunció en la rueda de prensa con el secretario de Estado, sino 180 (18 más que el año pasado, cuando también se aumentó la plantilla), ya que en los 193 se incluyen 13 efectivos de prácticas que suelen llegar cada año. Al menos así lo recoge el documento, que eso sí, menciona que se ofertarán 15 vacantes actualmente ocupadas por guardias en prácticas, para que puedan aumentar su experiencia.

Pleno

El acuerdo fue criticado por los principales partidos de la oposición. Así por ejemplo, el portavoz socialista, Manolo García, volvió a afear al alcalde que el acuerdo no se hubiera debatido en el pleno antes de firmarlo y recordó que su partido siempre ha apostado por la comisaría de la Policía Nacional. García sí dijo que apoyaría el refuerzo de guardias civiles, que consideró «necesario» y volvió a mostrar sus dudas con las aportaciones del Ayuntamiento, especialmente por las incógnitas que hay sobre la ubicación de los Servicios Sociales. Además, consideró que los dos solares para aparcamientos y viviendas deberían ser adquiridos directamente por el Ministerio. «Al final es el Ayuntamiento el que acaba pagando las convidadas de otras Administraciones», lamentó el portavoz socialista.

Desde IU se denunció la contradicción que supone descartar una comisaría de Policía Nacional y asegurar en el protocolo de la Guardia Civil que Roquetas tiene un 45 por ciento de población extranjera, cuando es precisamente la Policía Nacional la que tiene las competencias en la materia. Su portavoz, Ricardo Fernández, aseguró que el documento firmado entre el alcalde y el ministro del Interior tiene «expresiones exageradas y electoralistas, es más como un guión de nota de prensa» y también mostró dudas sobre las aportaciones del Ayuntamiento con un acuerdo que calificó de «claramente lesivo para el patrimonio municipal».

Por su parte, Lourdes García, portavoz de Ciudadanos, dijo que es «positivo» el refuerzo de la Guardia Civil, aunque reconoció que «mi grupo no termina de entender que el mismo alcalde que en 2006 cedió una parcela para la comisaría, llegando a pagar 58.460 euros para el proyecto de construcción, hoy no la quiera». Una negativa, la de ahora, que contrasta, en opinión de Cs, con unas mayores necesidades de seguridad al haber crecido la población. «Hoy más que nunca es necesaria la comisaría de Policía Nacional en Roquetas», afirmó.

El alcalde, Gabriel Amat, respondió a las críticas asegurando que lo que Roquetas necesita es tener la «máxima seguridad» e invitando a los grupos a los que no les guste el protocolo a votar en contra de él cuando llegue el momento. Amat celebró que el acuerdo permita incorporar 60 guardias más de los que había hace unos años y sobre la Policía Nacional dijo que «algún defecto tendrá, cuando no ha venido».

La edil no adscrita se quejó del trato que le dan PSOE, IU y Tú Decides

El pleno volvió a tratar el tema del transfuguismo y nuevamente el alcalde, Gabriel Amat, censuró que se hable de 'tránsfuga' para referirse a la concejal no adscrita, ex del PSOE, María José López Carmona. Fue en el turno de ruegos y preguntas cuando López tomó la palabra para afear la actitud de PSOE, IU y Tú Decides con respecto a ella. La edil dijo emocionada que el último año ha sido «muy complicado» y que la situación le está afectando de manera personal y en la salud. Por ello, pidió a la Corporación, particularmente a los tres partidos mencionados, el mismo trato que a cualquier otro concejal, reclamación que fue apoyada por el alcalde.

Concretamente López se lamentó del hecho de que sus propuestas no se traten en las comisiones con normalidad y se tengan que someter a votación, a petición de las tres formaciones aludidas, para determinar si tiene derecho o no a presentarlas.

Como se recordará, PSOE, IU y Tú Decides vienen remitiéndose al Pacto Antitransfuguismo en esas comisiones y a él se remitió el portavoz del PSOE, Manolo García cuando interpeló al alcalde si con esa intervención se iba a debatir ese pacto, además de amenazar con abandonar el pleno. Se trata de un pacto firmado por la mayoría de los partidos, incluido el Partido Popular que preside en Almería el propio Gabriel Amat. El último acuerdo data de 2006 y está publicado en la web del Ministerio de Administraciones Públicas, cuyo ministro preside la Comisión de Seguimiento del Pacto. En él, se establece que los partidos firmantes «se comprometen a impedir la utilización de tránsfugas para constituir, mantener activamente o cambiar las mayorías de gobierno de las instituciones públicas; a no apoyar ninguna iniciativa que provenga de los mismos, y a desincentivar el transfuguismo político...».

La palabra tránsfuga es la denominación que el Pacto utiliza para referirse a «representantes locales que, traicionando a sus compañeros de lista y/o grupo, o apartándose individualmente o en grupo del criterio fijado por los órganos competentes de las formaciones políticas que los han presentado, o habiendo sido expulsados de éstas, pactan con otras fuerzas para cambiar o mantener la mayoría gobernante». Además establece que en caso de duda, la formación que los presentó debe aclarar «cuáles de ellos se han apartado de la disciplina de partido, a efectos de su calificación como tránsfugas».

Amat rechazó debatir una moción pidiendo más inversiones en los Presupuestos

Uno de los momentos de debate más intenso en el pleno de ayer fue el que protagonizaron el PP y el PSOE. Los socialistas presentaron una moción de urgencia, ante la próxima aprobación de los Presupuestos Generales del Estado por parte del Congreso de los Diputados, para criticar las partidas contempladas para el municipio y reclamar al Gobierno que las incremente. El asunto ni siquiera llegó a tratarse y votarse, ante la negativa del PP a aceptar la urgencia. A pesar de ello, el alcalde llegó a reconocer las escasas inversiones del Gobierno para este año y las del año pasado, y respondió al PSOE criticando que la Junta no ofrezca cifras de sus cuentas provincializadas.

El portavoz socialista, Manolo García, defendió su moción asegurando que las inversiones de los Presupuestos del Estado son «indefendibles» y tienen partidas ridículas» que no terminan de impulsar proyectos que ya en su día previó el Gobierno de Zapatero. Es el caso de la reforma del enlace 429, para el que este año se ha previsto un millón de euros y que ya en 2010 el anterior Gobierno planificó su ejecución para que se finalizara en 2011. Algo parecido ocurre con el tercer carril de la A7, para el que el Gobierno socialista previó una inversión de 23 millones de euros y su terminación para antes de 2014, y para el que este año el Gobierno de Rajoy ha previsto el mismo medio millón de euros que no gastó el año pasado.

El PSOE también criticó la falta de inversiones para ampliar la depuradora y para regenerar las costas del municipio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos