Los romanos regresan a Turaniana para denunciar su abandono y olvido

Los romanos regresan a Turaniana para denunciar su abandono y olvido

Consideran que es uno de los yacimientos «más castigados» de la provincia y critican las agresiones del Ayuntamiento y el olvido de la Junta

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

Miembros de la plataforma 'Unidos por Turaniana' se echaron ayer a la calle, vestidos de romanos, para volver a poner de manifiesto la importancia del yacimiento del mismo nombre y su potencial, así como el desprecio de las Administraciones con respecto al mismo.

La movilización, que no es la primera que se lleva a cabo, se ha producido en esta ocasión animados por la reciente paralización de las obras de la avenida de Torrequebrada, sobre la que el Ayuntamiento de Roquetas sigue sin dar información, y que como desveló IDEAL hace unos días, implicó la apertura de un expediente por falta grave recogida en la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía, por parte de la Consejería de Cultura contra el Consistorio, promotor de las obras.

El coordinador de 'Unidos por Turaniana', Juan Miguel Galdeano, repasó ayer la cadena de agresiones que ha venido sufriendo un yacimiento con gran potencial y turístico que es ignorado, en el mejor de los casos, por las Administraciones. Así, Galdeano recordó que entre los siglos XIX y XX sufrió un «gravísimo expolio» que incluyó la voladura de la torre de Torrequebrada, que da nombre a la zona, en los años 60 del pasado siglo. Y más recientemente, «el propio Ayuntamiento se ha dedicado a atacarlo por todos los frentes», mencionando la tubería de aguas residuales construida atravesando el yacimiento, la construcción de un contenedor de hormigón para los restos de las playas dentro del espacio protegido o la reciente incorporación en los planos de un trozo de 3.500 metros cuadrados del yacimiento, dentro del polémico sector Z-SAL-01 de Las Salinas.

«La gota que ha colmado el vaso han sido estas obras de la avenida de Torrequebrada -señaló el coordinador y portavoz del colectivo-, unas obras que autorizó la Junta de Andalucía siempre y cuando se realizase el correspondiente proyecto arqueológico y un seguimiento por parte de un arqueólogo profesional. Nada de ello ha ocurrido, y por eso estamos hoy aquí, con unas obras paralizadas y un Ayuntamiento de Roquetas al que se le ha abierto expediente por falta grave contra el patrimonio».

«Falta de empatía»

Galdeano aseguró que «volvemos los romanos, también para criticar la falta de empatía de las Administraciones hacia el yacimiento». Criticando a un Ayuntamiento que se limita a responsabilizar de Turaniana a la Junta de Andalucía «olvidando a muchos otros municipios que se preocupan por su patrimonio, y una Consejería de Cultura que asegura no tener dinero, «y mientras tanto, Turaniana sigue sufriendo la dejadez de ambas Administraciones».

Los defensores del espacio recuerdan que Turaniana fue un poblado romano con su puerto, sus viviendas, una factoría de salazones, cementerio y demás infraestructuras, pero a su tremendo potencial cultural y turístico, «es uno de los yacimientos más castigados de toda la provincia».

Las obras no tenían el proyecto de actividad arqueológica necesario

Mientras el Ayuntamiento de Roquetas de Mar sigue sin ofrecer información sobre lo ocurrido con la avenida de Torrequebrada, la Junta de Andalucía está transmitiendo toda la información, no solo con los datos facilitados hasta ahora a los medios de comunicación, sino respondiendo a la plataforma 'Unidos por Turaniana', que recientemente presentó un escrito reclamando información.

La respuesta, a la que ha tenido acceso IDEAL, pone de manifiesto varias irregularidades cometidas por el Ayuntamiento de Roquetas de Mar que han desembocado en la apertura del expediente por falta grave. Así, la Junta de Andalucía asegura no haber recibido del Consistorio el necesario proyecto de actividad arqueológica, y reconoce que tampoco se le informó del inicio de las obras.

La Delegación de Cultura aseguró a 'Unidos por Turaniana' en su respuesta, que las obras efectivamente fueron autorizadas mediante resolución el 6 de noviembre del año pasado. Una resolución que especificaba algunas modificaciones sobre el proyecto remitido por el Consistorio, como el traslado del módulo de los servicios higiénicos fuera de la Zona Arqueológica o la necesidad de seguir una serie de cautelas arqueológicas que pasaban por sondeos y excavaciones en la Zona Arqueológica y el control de movimientos de tierra arqueológicos en el resto de la actuación, dado el gran valor que tiene toda la zona.

Cultura también aclaró que «en ningún momento se ha recibido información sobre posibles hallazgos arqueológicos» y también puntualizó en su respuesta que «esta Administración no ha parado las obras; se ha paralizado desde la propia obra. Por ello, solo podemos indicar que estamos a la espera de que se presente el proyecto de intervención arqueológica para informarlo, en base a las cautelas contenidas en la Resolución del 6 de noviembre de 2017, y autorizarlo cuanto antes».

Sin daños

En cuanto a las consecuencias que tendrá para el Ayuntamiento lo ocurrido, la Delegación de Cultura ha respondido al colectivo defensor del espacio que «al no haberse constatado daños al Patrimonio en la visita realizada por técnicos de esta Delegación, no se ha informado a la Fiscalía». Pero sí se aclara que «se han iniciado actuaciones en vía administrativa y si en el transcurso de esas actuaciones se detectaran indicios de delito, lo pondríamos en inmediatamente en conocimiento del citado órgano».

Como ya informó IDEAL, esa vía administrativa a la que alude la Delegación de Cultura, implica la apertura de un expediente por falta grave, que puede implicar una sanción económica de entre 100.000 y 250.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos