El regreso de las lluvias vuelve a traer las molestias de los mosquitos

Serbal presentará en breve un estudio hecho junto a investigadores de la UAL.
Serbal presentará en breve un estudio hecho junto a investigadores de la UAL.

Vecinos de algunas zonas denuncian que la plaga «es peor que nunca» y el Ayuntamiento ha intensificado las fumigaciones

JULIO VALDIVIA

Con la llegada reciente de las primeras lluvias y el consiguiente encharcamiento de algunas zonas, han vuelto a aparecer mosquitos en buena parte del municipio y con ellos, las quejas de los vecinos, especialmente en lugares como El Parador, Las Salinas y las urbanizaciones turísticas.

Tanto en la calle como en las redes sociales, abundan las opiniones de vecinos que denuncian que la plaga de estos días es «peor que nunca» y que reclaman al Ayuntamiento medidas para acabar con una situación que les está impidiendo salir a la calle con normalidad, y que no sólo está afectando a personas, sino también a sus mascotas.

El debate ha sido tan intenso que el Ayuntamiento roquetero informó este viernes vía redes sociales, que se ha activado el dispositivo especial para el control de los mosquitos, para lo que se han reforzado los medios disponibles con el fin de mantener las labores de fumigación también este fin de semana.

Pero con la polémica sobre la aparición de los mosquitos ha regresado nuevamente el debate sobre la mejor manera de combatirlos. Especialmente cuando se culpa del problema a la presencia de zonas húmedas naturales, sobre las que colectivos ecologistas reclaman su protección, caso de Las Salinas y la Ribera de la Algaida, o que ya están protegidas, caso de Punta Entinas.

Lo cierto es que el debate sobre los mosquitos y sus molestias se ha visto reavivado en los últimos años, tras bastante tiempo con pocas quejas, desde que en su momento se encargara un estudio a los expertos de la Universidad de Huelva, que hicieron varias recomendaciones y analizaron las diferentes poblaciones de mosquitos.

Desde asociaciones como Serbal, Sociedad para el Estudio y Recuperación de la Biodiversidad Almeriense, se volvía esta semana a poner de manifiesto que «es necesario fumigar pero con criterio, es decir, en el momento preciso y en las zonas más problemáticas».

El colectivo, entre cuyas filas hay biólogos expertos, afirmó que «los mosquitos que están atacando ahora mismo son mosquitos comunes, especies que completan su ciclo de manera muy rápida tras las lluvias. Unos insectos que «provienen en su mayoría de entornos urbanos como alcantarillas, jardines, imbornales o charcos temporales tras las lluvias, por lo que la fumigación masiva, especialmente en entornos naturales, tiene poco sentido», advirtió la asociación.

Serbal defiende que la fumigación se realice «sólo en los barrios que tienen problemas» y reclama al Consistorio «previsión», con medidas como «evitar que se acumule agua, siendo esto un problema de infraestructuras mal hechas, pero también responsabilidad de todos los vecinos».

En cuanto a los humedales naturales, Serbal consideró que «son muy pocas charcas las que dan problemas» y para probarlo, ha anunciado la próxima presentación de un estudio elaborado con el apoyo de investigadores de la Universidad de Almería, que afirma que aquellas charcas que se conservan en un estado más natural, en las que hay más depredadores, como aves, anfibios y otros insectos, «apenas hay mosquitos». El problema se produce sobre todo, en aquellas charcas periféricas de los espacios naturales y que tienen mayor influencia del ser humano, al tener una menor cantidad de depredadores naturales de los mosquitos.

Unas conclusiones similares a las de los expertos de la Diputación de Huelva, que en su momento ya destacaron que la mayor parte del problema estaba en los charcos y acumulaciones de agua que se formaban en los solares cercanos a las zonas naturales, así como en otros puntos como piscinas.

Fotos

Vídeos