IU quiere que se reutilice el agua recogida por los pluviales en lugar de verterla al mar

IU quiere que se reutilice el agua recogida por los pluviales en lugar de verterla al mar

Ninguna de las balsas de tormentas construidas o en ejecución, contemplan la reutilización de las aguas que recogen, para riego

JULIO VALDIVIA

Coincidiendo con la reciente celebración del Día Mundial del Agua, Izquierda Unida de Roquetas anunció la presentación de una moción en la que propone que se estudie la forma de reutilizar las aguas de lluvia recogidas por la red de pluviales y que actualmente son vertidas al mar. Para la formación, esta opción mejoraría la gestión del agua en el municipio y posibilitaría el uso de estas aguas para el riego de zonas verdes y limpieza de espacios públicos.

«El objetivo de nuestra iniciativa es atender los compromisos asumidos por el Ayuntamiento como miembro de la Junta Central de Usuarios del Acuífero del Poniente Almeriense, en lo referido a disminuir progresivamente el consumo de agua que se extrae de este acuífero y de colaborar en su regeneración y explotación sostenible», afirmó al respecto el concejal de IU, Juan Pablo Yakubiuk, que criticó que pese a ese compromiso, «las medidas que se toman desde el Equipo de Gobierno del PP propician lo contrario al acuerdo».

La formación de izquierdas ha calificado de «deficiente» la ejecución de las tres balsas de tormentas de Las Marinas, Paseo de los Baños y Avenida Buenavista, así la aún en proyecto de la Avenida de Sudamérica, y la que se encuentra actualmente en construcción en Playa Serena. «Todas estas infraestructuras pluviales carecen de sistemas que permitan una reutilización total o parcial de las aguas que recogen; entendiendo que la de lluvia de escorrentías, previo tratamiento de filtrado, decantación de sólidos, y desinfección, es una opción válida con una posible repercusión económica menor que la desalada o la regenerada en la EDAR».

Ante esta situación, IU denuncia «el desperdicio del agua que se vierte directamente al mar, sin además haber sido tratada previamente», un agua que «después de su tratamiento, podría aprovecharse como hacen los agricultores en la mayoría del Poniente. Ahora mismo, al no haberse cambiado la red de saneamiento, las aguas pluviales y las residuales se mezclan, y esto desencadena un impacto en el mar que perjudica al medio ambiente», explicó el edil.

Yakubiuk ha señalado el caso de Playa Serena como «uno de los más graves» puesto que «los ramales de Sierra de Gata y la Avenida del Mediterráneo ni siquiera están conectados a la balsa de tormentas, desaguarán en dos pozos localizados en la playa, emanando malos olores y convirtiéndose en un foco de posibles infecciones», advirtió.

La moción presentada solicita proceder a la incoación del expediente municipal para el estudio de la viabilidad técnica y económica, y posterior elaboración de un programa de necesidades para la redacción del proyecto de obras complementarias para la reutilización de aguas pluviales, recogidas en las infraestructuras.

Por último, IU recordó el ruego realizado el año pasado, al comienzo de las obras de la balsa de Playa Serena, pidiendo que se informara a los vecinos con antelación del cierre de calles, se incrementara la vigilancia para garantizar las correctas condiciones de accesibilidad y que se tomaran medidas para evitar molestias en Semana Santa, peticiones todas ellas que no han sido atendidas, según la formación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos