El punto de venta de drogas que tenía «atemorizados» a los vecinos

El activo negocio, ubicado en una casa ‘okupada’ en Roquetas y dotada con puertas blindadas, estaba regentado por dos jóvenes que distribuían a cientos de personas

F. GAVILÁN

Una investigación de más de siete meses a cargo de la Guardia Civil ha permitido desmantelar uno de los puntos de venta de droga más activos de los últimos años en la localidad de Roquetas de Mar. Se trata de un piso de planta baja situado en la intersección que une la avenida Pintor Rosales con la calle Santander del municipio roquetero. Una ubicación que tenía «atemorizados» a los vecinos que vivían en la zona por su gran actividad. Tal y como aparecen en las imágenes que acompañan esta información, los agentes de la Guardia Civil tuvieron que acceder al inmueble por una ventana.

La operación de la Benemérita, bautizada como ‘Aztecli’, se ha saldado con la detención de los dos supuestos propietarios de este punto de venta de estupefacientes. Se trata de dos vecinos de Roquetas, identificados como F. R. H. y P. G. C., ambos de 32 años, que han sido arrestados como presuntos autores de un delito contra la salud pública, ocupación de inmueble –ya que habían ocupado de manera ilegal la vivienda– y defraudación de fluido eléctrico después de intervenir la casa investigada que contaba con puertas blindadas, cámaras de vigilancia y otros elementos de seguridad como un perro de gran tamaño.

Los agentes iniciaron la investigación el pasado mes de mayo al comprobar la existencia de «un activo punto de venta» en una vivienda de la localidad roquetera sobre la que se inició un discreto dispositivo de vigilancia. A lo largo de siete meses, los investigadores interpusieron 34 denuncias por tenencia de estupefacientes en la vía pública a personas que transitaban por los alrededores del punto de venta. Todos ellos llevaban la droga envuelta en papel de periódico, una ‘costumbre’ que realizaban los ahora detenidos.

Los supuestos propietarios del punto vendían los estupefacientes envueltos en papel de periódico

Intervención

Dada la «gran actividad» del punto de venta, los agentes de la Guardia Civil diseñaron un dispositivo de entrada de la vivienda, ubicada en el bajo de un edificio y ocupada «de forma ilegal». Los agentes accedieron a la vivienda por una ventana tras eliminar una reja metálica que la protegía, si bien una vez en el interior, vieron que la misma estaba vacía y únicamente había un perro de raza Pastor Alemán, que ha sido entregado a una protectora para su cuidado.

La posterior inspección permitió encontrar una pequeña cantidad de marihuana, recortes de papel de periódico utilizados para envolver las dosis de droga, una calculadora y una lista de las variedades de marihuana que se vendían y su peso. Asimismo, se hallaron evidencias que permitió la posterior detección de los sospechosos, a los que también se les acusa de un presunto delito por ocupación ilegal de la vivienda y defraudación de fluido eléctrico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos