Los primeros clientes del Ohtels Roquetas se lo encuentran en obras

Los clientes no pudieron acceder a sus habitaciones hasta bien entrada la tarde, cuando la dirección dela cadena aseguró tener «normalizada» la situación

JULIO VALDIVIA

Ayer viernes abría sus puertas el nuevo establecimiento de la cadena Ohtels en Roquetas de Mar, el viejo hotel Alis, también conocido como Zafiro, toda una institución en el municipio por ser de los primeros de la localidad, que ha sido adquirido y renovado por la cadena con sede en Salou. Pero sus primeros clientes que comenzaron a llegar ayer por la mañana, se encontraron con que las obras no habían concluido y no podían acceder a sus habitaciones, ni tenían garantías de que llegarían a pesar la noche en su alojamiento.

El asunto provocó numerosas quejas, que incluso llevó a movilizar varias patrullas de la Policía Local, que tuvieron que mediar entre la dirección del hotel y los clientes, ante el malestar generado entre una clientela que esperaba iniciar sin incidencia sus vacaciones en Roquetas.

Un malestar que también se podía ayer comprobar entre vecinos y comerciantes de la zona, que criticaron la falta de control municipal con unas obras que mantenían ocupado el aparcamiento público cercano al establecimiento con material y restos de obras, y que llevaba a preguntarse a algunos cómo era posible que el hotel pudiera tener licencia de apertura en esas condiciones, y a mostrar su preocupación por el daño a la imagen turística de la ciudad, que pudieran dar estos problemas.

La mayoría de los clientes afectados eran de origen nacional y durante toda la mañana del viernes estuvieron concentrados a las puertas del establecimiento en el que esperaban alojarse, además de recorriendo la Urbanización a la espera de poder acceder a las habitaciones. Además, han denunciado que las zonas comunes del hotel, como la piscina, estaban a medio terminar y todo el establecimiento estaba lleno de operarios que se esforzaban por dejar todo listo.

Desde la dirección de la cadena Ohtels, su director general, Giovanni Cavalli, aseguró a IDEAL que los clientes pudieron acceder al establecimiento en la tarde de ayer, estando listo el servicio de la cena para todos ellos, y la situación «normalizada». Cavalli indicó que muchos de los clientes se presentaron a primera hora de la mañana cuando el check-in se había previsto para las dos de la tarde, reconociéndose que a la llegada de los primeros clientes «sí que había en la parte exterior del hotel camiones y trabajadores retirando la obra».

Según la cadena, los cerca de 300 clientes del primer día de apertura fueron invitados a pasar la jornada en el hotel Best Sabinal, que se encuenta cerca, mientras se terminaban los últimos detalles, además, también se informó que se les ha ofrecido dos días más gratis en compensación por las molestias.

El establecimiento, con más de 40 años de historia, ha sido renovado por completo tras una inversión de 6 millones de euros en los trabajos de remodelación del mismo durante las últimas semanas, a los que se suman una cantidad similar invertida en la adquisición del mítico edificio.

Con 270 habitaciones y situado en pleno corazón de la Urbanización de Roquetas, el nuevo hotel de tres estrellas, contará con servicios de restaurante, bar, piscina y local de animación.

Fotos

Vídeos