Piden seis años de prisión para el exportavoz del PSOE, Juan Ortega, por fraude en cursos de formación

Piden seis años de prisión para el exportavoz del PSOE, Juan Ortega, por fraude en cursos de formación

El fiscal también imputa a su mujer, su hija y una administrativa de su academia, a las que acusa de montar un «entramado» para cobrar los cursos

E. PRESS /J. VALDIVIAROQUETAS DE MAR

La Fiscalía Provincial ha formulado acusación contra el exsecretario general del PSOE en Roquetas de Mar, Juan Fernando Ortega Paniagua, por crear presuntamente un «entramado de empresas» para obtener fraudulentamente subvenciones de la Junta de Andalucía para cursos de formación y pide para él penas que suman seis años de prisión.

El Ministerio Público acusa, asimismo, a su esposa, M.J.M.G., su hija M.O.M. y la administrativa de la mercantil Infosol SL, M.A.M.C., para las que interesa la misma condena, y les atribuye a todos la supuesta comisión de delitos de pertenencia a grupo criminal, continuado de falsedad documental y fraude de subvenciones.

Los cuatro se enfrentan, asimismo, al pago de multas de 469.507,50 y 3.600 euros, y a la pérdida de la posibilidad de obtener ayudas públicas y el derecho de gozar de beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social por un periodo de cinco años.

El escrito de calificación provisional, elevado al Juzgado de Instrucción 4 de Roquetas de Mar, indica que en 2006, los cuatro procesados se «concertaron» para crear un «entramado» de empresas y obtener a través de las mismas diversas subvenciones que la Junta de Andalucía iba a otorgar para impartir diferentes cursos de formación.

El fiscal, quien les achaca un «intención de obtener un ilícito beneficio» y «conocimiento» de la «ilicitud» de las conductas que pensaban cometer, sostiene que, dentro de este supuesto «plan preestablecido», justificaron «falsamente» el gasto presupuestado de los cursos en diversas partidas, «utilizando --remarca-- este entramado para ocultar el destino real del dinero».

Así, detalla el Ministerio Público que crearon, por un lado, la sociedad Academia Infosol «ex profeso» para la obtención de subvenciones ya que «la totalidad de ingresos» percibidos proceden de dinero público y cifra en 383.085 euros los obtenidos en subvenciones desde 2009.

La Academía Infosol SL habría registrado como gastos en tres años 24.757,62 euros que se imputaron a otra empresa creada por los acusados en 2008, Orden Simétrico SLU, y otros 46.869,19 euros también en tres años que imputó a la sociedad Ormar Informatic, también administrada en distintas etapas por alguno de los procesados.

El fiscal señala que, dentro de este supuesto «plan», en 2010 presentaron una solicitud para la obtención de una subvención que sería concedida al amparo de la Resolución de 10 de julio de 2010 por un importe de 158.502,50 euros.

Cuatro cursos de formación

Con este montante recibido por Academia Infosol debían realizar cuatro cursos de formación --Informática de Usuario, Iniciación a la red Internet, Empleado de Oficina y Financiación de Empresas-- pero el Ministerio Público sostiene que hubo irregularidades ya que «aparentaron» el cumplimiento de las condiciones exigidas para así disponer del dinero y «simularon» que se estaban llevando a término todas las previsiones contenidas en la memoria descriptiva presentada junto a la solicitud.

«Los acusados utilizaron las empresas antes mencionadas, controladas por ellos mismos, para documentar una serie de facturas de gastos inexistentes que fue remitida posteriormente al Servicio Andaluz de Empleo para así justificarlos indebidamente», describe el fiscal. Añade la acusación entre estas supuestas «simulaciones», el arrendamiento de las instalaciones donde se desarrollaban los cursos por 15.340 euros a favor de Ormar Informatic «no habiéndose producido pagos en este concepto entre las dos empresas» o la adquisición de material didáctico consistente en carpetas de temario a Orden Simétrico SLU por valor de 9.328,68 euros «no habiéndose producido nunca esa compra ya que los cursos se impartieron sin él, debiendo los alumnos tomar apuntes o hacer fotocopias en el propio centro».

La Fiscalía recoge, asimismo, el salario percibido por la acusada que desempeñaba la labor de administrativa pero que cobró cuantías de hasta 10.200 euros por horas de clases en cursos que impartió otra persona y por dirección y coordinación de cursos que no llegó a ejercer.

Al margen de las penas privativas de libertad y de las multas, el Ministerio Público interesa que los procesados indemnicen en la cantidad de 156.502,20 euros a la Junta de Andalucía por la subvención indebidamente percibida.

Ortega Paniagua se dio de baja de militancia del PSOE y entregó su acta de edil tras su imputación en el marco de la segunda fase de la operación 'Edu' de la Policía Nacional en febrero de 2015 por su gestión al frente de las mercantiles Ormar Informatic SL; Inmecamar SL; y Academia Infosol SL. Desde entonces, este veterano político roquetero ha estado desvingulado del PSOE.

En mayo de 2017, el Juzgado de Instrucción 6 de Almería acordó el sobreseimiento de otras de las causas abiertas contra él ya que la magistrada consideró que no estaba «debidamente acreditada» la comisión de infracción penal en la obtención de ayudas para cursos de formación por parte de la mercantil Inmecamar SL aunque sí señalaba una «serie de irregularidades» en la documentación del curso que circunscribía al ámbito administrativo.

El abogado de la defensa del exportavoz municipal del PSOE declaró ayer que se trata de una acusación «totalmente sorprendente», ya que, según remarcó, se «aparta de la línea seguida por la Fiscalía en casos similares en los que ha pedido el sobreseimiento».

Para el letrado resulta «aún más sorprendente» que se convierta a una familia «en una organización criminal» y subrayó que Infosol SL «en una empresa familiar que siempre se ha dedicado a la enseñanza».

Al hilo de esto, el abogado aseguró que la Fiscalía «reconoce» en su escrito elevado al juzgado que los cursos de formación subvencionados se impartieron «realmente», por lo que, a su juicio, «sustenta la acusación en las discrepancias con la justificación de algunas partidas que fueron dadas por buenas por la Inspección de la Junta de Andalucía».

«Además, solicita una indemnización totalmente desproporcionada, que va muchos más allá de los importes respecto de los cuales la Fiscalía considera que no se han justificado», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos