Se pasaba por capitán de la Policía Judicial de la Guardia Civil en Roquetas de Mar para robar droga a otras bandas

Se pasaba por capitán de la Policía Judicial de la Guardia Civil en Roquetas de Mar para robar droga a otras bandas

Utilizaban placas y ropa con distintivos de Guardia Civil, para hacerse pasar por agentes en servicio

IDEALALMERÍA

En el marco de la Operación 'Kodiac', agentes de la Guardia Civil proceden a la detención de 11 personas, como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas, detención ilegal, tenencia ilícita de armas, robo con fuerza, amenazas, descubrimiento y revelación de secretos, usurpación de funciones públicas, falsificación de documento público y pertenencia a organización criminal.

Como resultado de la operación, la Guardia Civil ha realizado tres registros domiciliarios en la localidad de Roquetas de Mar (Almería), en los que se ha intervenido un arma corta real, cinco revólveres detonadores, una pistola detonadora, cargadores y munición para todas ellas, así como tres tarjetas de identidad militar falsas, tres carteras porta placas con placa identificativa de Policía Judicial de la Guardia Civil, y gran cantidad de ropa, como camisetas, gorras, chalecos y pantalones serigrafiados con la inscripción de la Guardia Civil.

Investigación

La Guardia Civil comienza la operación 'Kodiac' a mediados del pasado mes de julio, tras conocer de dos hechos similares cuyo nexo de unión entre ambos está en la persona de uno de los autores, y principal cabecilla de la organización.

En el primer hecho, esta persona participa en la detención ilegal de una mujer, y en el segundo en las amenazas y coacciones realizadas sobre la segunda víctima, cuya forma de actuación en ambos casos viene a confirmar la existencia de un grupo dedicado al tráfico de drogas así como a la usurpación de funciones públicas.

De la investigación se desprende que los miembros de la organización tenían como actividad principal el robo de droga a otras organizaciones supuestamente dedicadas a la elaboración y distribución de estupefacientes, aumentando con ello los beneficios al disminuir considerablemente los costes de compra de las sustancias estupefacientes.

Forma de actuación

El grupo localizado funcionaba de manera característica, ya que su modus operandi consistía en simular que eran agentes de la Guardia Civil para sustraer diferentes cantidades de sustancias estupefacientes a otras posibles organizaciones, llevando a cabo los hechos tal y como los componentes de la Guardia Civil practican las entradas y registros de manera legal.

Para ello se valían de tarjetas militares falsificadas de la Guardia Civil, placas, chalecos y ropas serigrafiadas con la imagen institucional de la Guardia Civil, con las que asaltaban las viviendas de las otras organizaciones o directamente a algunos de los componentes de estas que sabían que trasladaba estupefaciente.

La organización desmantelada, con anterioridad a llevar a cabo estas sustracciones, mantenían una discreta vigilancia sobre las viviendas en las que iban a entrar así como a sus compontes, teniendo de esta forma conocimiento de como y cuando movían el estupefaciente.

Operativo

La Guardia Civil lleva a cabo la fase de explotación una vez que los agentes encargados de la investigación confirman la identidad de todos los componentes de la organización, periodo de tiempo en el que los mismos habían accedido a dos puntos de venta de estupefacientes, situados en Roquetas de Mar, si bien de los cuales no logran sustraer ningún tipo de estupefaciente al no existir en ese momento en las viviendas.

Para finalizar la operación y de manera paulatina, la Guardia Civil lleva a cabo la detención de los once componentes de la misma, como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas, detención ilegal, tenencia ilícita de armas, robo con fuerza, amenazas, descubrimiento y revelación de secretos, usurpación de funciones públicas, falsificación de documento público y pertenencia a organización criminal.

Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, junto con los detenidos, fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción de Roquetas de Mar (Almería), quien decretó el ingreso en prisión para tres de los detenidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos