El Parque de Los Bajos y el Centro Deportivo de Las Marinas siguen teniendo deficiencias

En el Parque de Los Bajos aún permanecen vallas. /Julio Valdivia
En el Parque de Los Bajos aún permanecen vallas. / Julio Valdivia

En ambos casos, y al igual que ha hecho con el mirador de Las Colinas, el Consistorio ha abierto expediente a las empresas adjudicatarias

Julio Valdivia
JULIO VALDIVIARoquetas de Mar

Al Ayuntamiento de Roquetas de Mar se le acumulan los disgustos con las grandes obras. Retrasos, sobrecostes y deficiencias, están marcando los principales proyectos que se están ejecutando en este mandato. Así, si ayer IDEAL desvelaba que el Consistorio ha abierto expediente de depuración de responsabilidades por el fallido mirador de Las Colinas de Aguadulce, que se encuentra acordonado en estos momentos ante el riesgo de derrumbe, ese trámite de petición de responsabilidades a las empresas constructoras, también se ha aprobado para las contratistas del Parque de Los Bajos y del Centro Deportivo de Las Marinas, según ha podido saber este diario.

En el caso del Parque de Los Bajos, cuya construcción supuso unos costes de unos 5 millones de euros (contando las obras de las calles cercanas), cantidad que no deja de aumentar con las reformas y mejoras que está realizando el Consistorio desde que se terminara, el problema parece estar en las instalaciones deportivas.

El expediente se ha abierto en este caso contra la empresa Dragados S.A. Las obras se recepcionaron el pasado mes de junio de 2017 y al parecer, cuando el Servicio Municipal de Deportes quiso utilizar las instalaciones deportivas con que cuenta para celebrar las 100 Horas, se encontró con numerosos problemas.

Situación que, según reconoce el Ayuntamiento en un informe, hace que de hecho, meses después de la apertura «no permite que en la actualidad tengamos un correcto funcionamiento ni demos el servicio adecuado a los usuarios». Y es que al parecer «aunque muchos de los desperfectos se han tenido que solucionar por nuestra parte, todo lo referente al sistema de agua caliente, placas solares, caldera, sala de máquinas, duchas, ventilación y climatización, no ha funcionado en ningún momento correctamente y son considerables las deficiencias», aseguran los técnicos de Deportes.

Lo llamativo del caso es que cuando se recepcionaron las obras se emitió un informe detallando cerca de 3.000 deficiencias que era necesario corregir, como desveló entonces Izquierda Unida, correcciones que se tenían que resolver por parte de la adjudicataria y que los técnicos municipales dieron por resueltas el 14 de julio de 2017.

Ahora, y tras conocer los informes de Deportes, el Ayuntamiento reclamará a la empresa que solvente los problemas, al encontrarse el proyecto dentro del plazo de garantía de 12 meses fijado en el contrato de adjudicación de las obras.

Como se recordará, en el caso de Los Bajos, el diseño ha sido objeto de polémica una vez terminada la obra y también generó numerosas críticas el retraso en la ejecución del proyecto, con problemas que todavía se mantienen en algunos puntos, caso de la zona existente entre la Plaza de Toros y la entrada al Pabellón Infanta Cristina, que sigue teniendo vallas instaladas cuando se acerca el año de su terminación.

Las Marinas

Situación parecida se da en el Centro Deportivo de Las Marinas, cuyas obras fueron adjudicadas a Construcciones Sánchez Domínguez-Sando S.A. por 2.677.737,71 euros, que posteriormente se incrementó en 266.705,89 euros más. En este caso ocurre algo parecido, ya que según detalla la Concejalía de Deportes en el informe que justifica la apertura del expediente a la contratista «se han tenido que reclamar diferentes deficiencias, fallos de instalación y problemas a las diferentes instaladoras».

Pese a todo lo realizado, la situación actual «no permite que en la actualidad tengamos un correcto funcionamiento ni demos el servicio adecuado a los usuarios», dicen los técnicos de Deportes.

Como en Los Bajos, muchos de los problemas se han tenido que solucionar por parte del Ayuntamiento «y otros tantos, tras mucha insistencia» a las empresas instaladoras se han conseguido reparar deficiencias en el sistema de agua caliente, placas solares, calderas, sala de máquinas, etcétera». Pero los técnicos insisten en que «el principal problema que ha existido desde el primer momento han sido las continuas fugas de agua en los acumuladores, por lo que el deterioro de los soportes se ha incrementado y la presencia de agua en la sala de acumuladores evidencia que no estaban bien». De hecho, en la última revisión, realizada en diciembre, «se procedió a quitar la protección a las bocas de los acumuladores y nos encontramos una corrosión y muy mal estado de los mismos», deficiencias que los técnicos consideran «muy grades».

A estos dos expedientes y el abierto también esta semana por el inestable mirador de Las Colinas, se suman otros trabajos también problemáticos en esta legislatura. Caso de la balsa de tormentas de la Avenida del Sabinal, que se tuvo que parar y volver a hacer el proyecto porque los cálculos estaban mal hechos, o el año de retraso y sobrecostes del Mercado de Abastos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos