AGUADULCE

Paran las obras de la avenida de Torrequebrada por no contar con un arqueólogo supervisor

Paran las obras de la avenida de Torrequebrada por no contar con un arqueólogo supervisor

Los vecinos han mostrado su preocupación por esta parálisis que se suma a años de retraso en el comienzo del proyecto, mientras el Ayuntamiento guarda silencio

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

Las esperadas obras de remodelación de la avenida de Torrequebrada, en una zona del mismo nombre situada al comienzo de Aguadulce, se han encontrado con un obstáculo importante en su desarrollo, del que por el momento se desconoce el tiempo que requerirá, entre otras cosas porque el Ayuntamiento de Roquetas guarda por el momento silencio y no ha querido informar de lo ocurrido. Al parecer, las obras se pararon este pasado jueves, según confirmaron a IDEAL vecinos que presenciaron lo ocurrido, dándose la orden a los operarios de retirarse y recoger la maquinaria.

El problema parece estar en la ausencia de un arqueólogo que supervise los trabajos en una zona muy sensible, por encontrarse cerca el yacimiento arqueológico de Turaniana, declarado Bien de Interés Cultural. De hecho, parte de los trabajos afectaban al propio BIC, según destacado diversas fuentes, por lo que la presencia de expertos arqueólogos es obligatoria para evitar que las obras afecten y dañen restos de gran interés histórico.

Sin embargo, en este caso las obras, que estaban siendo ejecutadas por encargo del Ayuntamiento, no se habría contado con esa figura, lo cual puede tener incluso consecuencias legales. En base a ello, fue la propia jefa de obra la que el jueves llamó a la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía «comunicando que habían parado las obras porque no habían contratado el arqueólogo que debe realizar el control de movimientos de tierra previsto en la Resolución que autoriza la actuación», aseguraron a IDEAL fuentes de la Administración autonómica, que sí informaron de lo ocurrido.

Según la Junta, un técnico de Cultura se desplazó el mismo jueves para comprobar el estado de la obra y elaborar un informe sobre lo ocurrido, que se está redactando en estos momentos. Con los resultados de ese informe, la Junta decidirá qué tipo de actuaciones llevará a cabo ante el incumplimiento del requisito que se estableció para autorizar las obras en este lugar.

La noticia ha sido recibida como un jarro de agua fría por los vecinos, que llevaban años esperando la ejecución de unas obras que venían a resolver los problemas de deterioro de esta parte del municipio, con un mal estado de las zonas verdes, problemas en el asfaltado e inundaciones constantes.

La obra arrancó el pasado mes de abril en medio de gran malestar entre buena parte de los residentes, primero porque se llevaba prometiendo su inicio desde 2015 y segundo porque el Consistorio se comprometió a no ejecutarlas en pleno verano, cosa que finalmente ocurriría teniendo en cuenta que el plazo de ejecución es de algo más de seis meses. Los vecinos aseguraban ayer a IDEAL que las promesas de su inminente inicio han sido constantes desde 2015.

Pero ha sido el comienzo en plena primavera de unos trabajos que se prolongarían todo el verano, lo que sentó especialmente mal a vecinos y los dos comercios existentes. Uno de ellos explicaba que «prometieron una y otra vez que no iban a molestar en verano» y en su caso, un bar con una terraza, dijo sentirse «engañado».

Ahora el problema es doble, ya que las obras no solo afectarán en verano, sino que tras su aparente paralización, a esas molestias se suma la incertidumbre de no saber qué tardarán en volver a reanudarse y cuánto tiempo permanecerá la zona con las zanjas abiertas, con las consiguientes molestias a los numerosos vecinos que llegan en los meses de verano para pasar las vacaciones en el lugar, así como a aquellos que residen todo el año.

Silencio en el Ayuntamiento

Una incertidumbre que ayer aumentaba ante el silencio del Ayuntamiento de Roquetas, que no contestó a las preguntas de IDEAL sobre lo ocurrido, ni dio detalles sobre las medidas que se tomarán, ni lo ocurrirá con las obras.

La polémica no cesa con las obras municipales

No se recuerda en Roquetas una legislatura con tanto problema y caos con las obras municipales. De las principales ejecutadas en estos tres años, prácticamente ninguna ha salido como se esperaba. Todas las obras emblemáticas han tenido importantes sobrecostes, enormes retrasos y polémicas, como la que estos días se está produciendo en las urbanizaciones turísticas, donde la preocupación de vecinos y comerciantes no deja de aumentar mientras se ven calles con zanjas y cortes de tráfico, cuando comienzan a llegar los primeros turistas de la temporada. Polémica que ya se produjo en la pasada Semana Santa, cuando media Urbanización se encontraba patas arriba, lo que indignó a los comerciantes que esperaban la llegada de unos días de afluencia de turistas tras un invierno sin apenas clientes. A esos problemas se suman los surgidos en el Mercado de Abastos o el muy discutido parque de Los Bajos, donde el presupuesto se elevó muy por encima de lo previsto y que se abrieron con un considerable retraso, al igual que ocurrió con el Centro Deportivo de Las Marinas. Mención aparte ha sido lo ocurrido con el apeadero, que estuvo más de un año cerrado para hacer una sencilla reforma.

 

Fotos

Vídeos