Padres y profesores del colegio Las Lomas denuncian agresiones y conflictos desde hace 5 años

Reclaman el traslado de tres profesores, al parecer enfrentados al resto de la comunidad educativa y denuncian la falta de medidas de la Delegación

JULIO VALDIVIA

La paciencia se ha agotado para buena parte de los padres, madres y personal del colegio Las Lomas, que desde hace cinco años padecen un conflicto con tres de sus profesores, en el que se han producido agresiones, cruces de denuncias, insultos y situaciones de acoso, según han denunciado estos días a IDEAL. Tras años esperando la intervención de la Delegación de Educación, que tampoco ha respondido por el momento a este diario sobre lo ocurrido con este asunto, la comunidad educativa del centro ha decidido hacer público el problema y advertir que si en septiembre no se han adoptado medidas, se negarán a llevar a sus hijos a clase.

Así, han sido numerosas las cartas y escritos remitidos a la Delegación de Educación informando del problema, además ponerlo en conocimiento de FAPACE, la Federación de Asociaciones de Familias del Alumnado, que al parecer, también ha trasladado el asunto a las autoridades educativas.

La comunidad educativa del colegio Las Lomas califica la situación de «insostenible» y afirma que está afectando al clima de convivencia en uno de los centros más antiguos de Roquetas del que se declaran «orgullosos». Un clima que cada curso escolar se cobra la baja de varios profesores nada más empezar las clases y en el que aseguran que se están produciendo desde hace años «agresiones e insultos a maestros, padres y alumnos, falsificaciones de escritos, denuncias falsas, acoso y ataque a miembros de la comunidad educativa, y marginación del alumnado».

Testigos

«Hay maestros que tienen que ir de la mano de los niños siempre, para que haya testigos por si a esta señora -uno de los señalados por padres y profesores- le da por darse contra la pared y decir luego que ha sido agredida», explica una de las madres del centro, que aseguró igualmente que ha llegado a presenciar la persecución «de película» con un coche a otros maestros.

Las quejas y denuncias han llegado hasta Sevilla, afirman, pero los inspectores de la Consejería de Educación no han tomado mayor medida que analizar las decenas de denuncias que se acumulan entre ambas partes, interrogar a algunos de los afectados y obligar al claustro a realizar un curso de inteligencia emocional. «Hemos tenido muchísima paciencia, nos piden paciencia, pero ya no, no estamos viendo ninguna medida por parte de la Delegación», aseguraron al respecto.

«Llegados a este punto, maestras, maestros, madres y padres nos sentimos ninguneados, estafados y desprotegidos», señalaron, por lo que han reclamado por última vez una respuesta «real urgente», que en su opinión debe pasar porque las personas que a su juicio han dado lugar a esta situación «abandonen el centro de forma definitiva».

Medidas de presión

Preguntados por las medidas que pueden adoptar en caso de que la Delegación de Educación siga sin solucionar el problema, madres, padres y profesores auguran un inicio del curso conflictivo, puesto que muchos de ellos se negarán a dejar que sus hijos acudan a clase, especialmente aquellos que tengan a estos profesores como tutores, ya que «no están bien de la cabeza», afirman. Además, nos descartan otras medidas, como concentraciones y manifestaciones de protesta, y anuncian que pondrán en conocimiento de partidos políticos todo lo que está pasando desde hace un lustro en el colegio.

Fotos

Vídeos