Movilidad estudia los flujos de tráfico tras la apertura de la variante para tomar medidas

En la carretera de Alicún se instalarán por fin semáforos en algunos pasos. /
En la carretera de Alicún se instalarán por fin semáforos en algunos pasos.

La nueva vía permitirá avanzar en la pacificación del tráfico de las avenidas principales, y habrá que solucionar nuevos problemas en los accesos

J. VALDIVIA

El Área de Gestión de la Ciudad del Ayuntamiento de Roquetas de Mar, que dirige Eloísa Cabrera, anunció este martes el inicio de un estudio de tráfico sobre el que se basarán las futuras actuaciones en materia de movilidad y seguridad vial, entre las que se encuentran proyectos «de gran relevancia» como es el futuro servicio de transporte público urbano o la pacificación del tráfico en las principales avenidas.

Como se sabe, tras la apertura completa de la variante de Roquetas, el concepto de principales avenidas diseñadas como vía rápida sin semáforos ni apenas medidas de pacificación y en favor de la seguridad vial, va a ser revisado, dando a este tipo de avenidas principales un carácter más urbano. De hecho, como ya avanzó IDEAL recientemente el presupuesto municipal para 2018 incluye una partida de 350.000 para la instalación de semáforos en la Carretera de Alicún, lugar en el que hasta ahora el Consistorio rechazaba de forma tajante la instalación de este tipo de dispositivos por temor a que ralentizarán el tráfico, especialmente en las épocas de gran tránsito de vehículos.

La teniente de alcalde y responsable de esta área, Eloísa Cabrera, repasó algunas de las actuaciones realizadas por su departamento en los últimos años, como la creación del primer camino escolar del municipio, medidas de mejora de la seguridad peatonal en puntos conflictivos como los pasos de peatones del eje de la Avenida Carlos III y la Carretera de Alicún, o acciones de concienciación. Unas medidas que se suman a la apertura de la variante, considerada «un nuevo punto de partida que nos permitirá transformar la movilidad en el municipio», dijo Cabrera.

Desde el Consistorio roquetero se apunta a que la conexión a través de la variante entre las urbanizaciones turísticas y la A7 «modifica las condiciones del tráfico» y, entre otras cosas, «algunos de los problemas actuales desaparecerán, mientras que puede afectar a nuevos puntos de conflicto».

«Esta infraestructura, unida al semienlace de Aguadulce Norte, abre un nuevo panorama en los flujos de tráfico existentes en nuestra ciudad, y cuya incidencia se hace preciso conocer», afirmó la edil responsable de Movilidad.

Con todos estos cambios, el Área de Gestión de la Ciudad considera que «es preciso realizar un nuevo análisis del tráfico que nos permita ajustarnos a la nueva realidad de la movilidad en el municipio». «Si bien se han llevado a cabo distintas mediciones, se hace necesario actualizar los datos, diagnosticar los problemas resultantes y diseñar las correspondientes soluciones», continuó Eloísa Cabrera.

Con este objetivo, se ha solicitado a Tekia Ingenieros SA, consultora que ha realizado diversos trabajos para la DGT, el estudio para la optimización de la red viaria, en el que se tomarán datos, se diagnosticarán los problemas existentes y se propondrán soluciones.

«Esto posibilitará el diseño de una movilidad más sostenible y mejoras en materia de seguridad de vial, ya que permitirá, entre otras medidas, la semaforización de algunos tramos y el rediseño de los flujos de tráfico, no sólo de las principales avenidas, también de otras vías secundarias, que se convertirán en itinerarios alternativos para la descongestión del tráfico rodado», apuntó la responsable de Transporte y Movilidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos