El menor herido en el parque acuático de Roquetas estuvo diez minutos pegado a la rejilla de aspiración

El menor herido en el parque acuático de Roquetas estuvo diez minutos pegado a la rejilla de aspiración

Fuentes de la empresa aseguran que el recinto reúne «todas las condiciones de seguridad»

EUROPA PRESSALMERÍA

La dirección del parque acuático Mario Park de Roquetas de Mar, en el que el pasado sábado un menor de nueve años sufrió un accidente tras ser succionado en una piscina del recinto por lo que aún sigue hospitalizado debido a las heridas que presenta en uno de los glúteos, ha asegurado que las instalaciones «reúnen todas las condiciones de seguridad».

En un comunicado, la dirección ha manifestado que el «incidente» que tuvo lugar en la tarde del sábado se produjo «con ocasión de unos trabajos de reparación en una rejilla de protección de aspiración», sentido en el que han «lamentado» los ocurrido.

«Trabajamos intensamente para procurar la seguridad de nuestros usuarios», han añadido desde la instalación de ocio, donde han asegurado que los parques acuáticos «son instalaciones muy seguras», al tiempo que han insistido en que «la seguridad de nuestros usuarios es lo primordial».

El niño continúa ingresado en el Hospital Torrecárdenas a razón de las heridas sufridas tras el accidente después de que fuera succionado por el sistema de la instalación, de la que no se libró hasta que fue desconectada.

Según ha explicado el padre del menor, los hechos tuvieron lugar el pasado sábado, cuando el niño, junto con el resto de la familia habían acudido al parque a pasar una jornada de ocio, de modo que sobre las 18,10 horas el menor salía de una de las piscinas pegado a uno de los muros y fue succionado por un conducto.

Ante los gritos del pequeño, su padre fue el primero en acudir en su ayuda para intentar sacarlo de allí, para lo que fue auxiliado por uno de los socorristas, aunque no consiguieron despegarlo hasta que no se pararon los motores en torno a diez minutos después, según el relato familiar.

El niño, que llegó a perder el conocimiento en varios momentos, fue llevado por su progenitor a la enfermería del recinto mientras que, junto a la madre, pedían que se llamara a una ambulancia. Fue el padre del menor el que además se encargó de dar aviso a la Policía Local de Roquetas para que acudiera al parque, ya que no consiguió contactar con ningún responsable, según su versión.

Así, y tras haber sido evacuado al Hospital Torrecárdenas de Almería, el pequeño sigue ingresado en planta, pendiente de su evolución a base de antiinflamatorios y calmantes dado el estado del glúteo, aún muy hinchado y con severos hematomas que impiden que, de momento, pueda ser explorado mediante una ecografía.

Igualmente, la familia ha asegurado que desde que sucedieron los hechos, la dirección de Mario Park no se ha puesto en contacto con ellos ni a través de su representante legal, mediante el cual denunciarán los hechos para que se depuren responsabilidades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos