Mañana de nervios y atascos entre el Poniente y la capital

Mañana de nervios y atascos entre el Poniente y la capital

El corte de El Cañarete generó los problemas esperados, si bien se concentraron por la mañana al abrirse la vía antes de lo previsto

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

Las comunicaciones entre el Poniente y la capital volvieron ayer a mostrar toda su vulnerabilidad al cortarse una de las dos vías existentes entre los dos principales puntos de la provincia. El corte de El Cañarete para el rodaje de una película, provocó numerosos problemas que sufrieron especialmente los vecinos de Aguadulce, si bien no fueron tan graves como en otras ocasiones y se concentraron en la mañana, al abrirse al tráfico la vía litoral horas antes de lo previsto inicialmente.

Aunque muchos conductores adelantaron sus desplazamientos por la mañana para evitar la hora punta, los atascos se produjeron pasadas las ocho de la mañana, donde fueron muchos los ciudadanos que realizaron todo el recorrido entre Aguadulce y la salida de la rambla de la capital, a bajas velocidades y con paradas intermitentes. Así lo confirmaron numerosos vecinos de Las Colinas de Aguadulce, cuya asociación vecinal se organizó a través de WhatsApp para ir informando a los residentes prácticamente en tiempo real sobre las incidencias que se iban encontrando. «Gracias a Dios que no ha habido ningún accidente», decía a IDEAL su presidente, Juan Carlos Oyonarte, recordando algunos de los días en la Autovía del Mediterráneo, durante los meses en los que estuvo El Cañarete cortado por desprendimientos, cuando una pequeña avería o un accidente, generaba un auténtico caos circulatorio en toda la zona.

Precisamente Oyonarte, volvía ayer a insistir en la necesidad de que este tipo de problemas sirvan para que de una vez se ofrezcan alternativas de transporte entre el Poniente y la capital. «Nosotros no estamos en contra de que se haga una película, pero llevamos años, años y años exponiendo el problema que tenemos en Aguadulce, Roquetas y el área metropolitana entre Almería y el Poniente, donde viven medio millón de personas», aseguró.

«No tenemos infraestructuras y si algún día hay una catástrofe vamos a tener un problema gravísimo porque no tenemos infraestructuras alternativas», recordó Oyonarte, quien se mostró muy molesto con las posturas que ven en las reivindicaciones de las infraestructuras, una oposición al rodaje de películas en la provincia. «Nadie se está metiendo con la película, pero este problema es reiterado desde hace mucho tiempo, mientras llevamos años todavía hablando del tercer carril o debatiendo sobre el Cercanías», dijo.

Las retenciones y atascos se produjeron fundamentalmente en la A7 y sus accesos en la parte de Roquetas, donde no faltaron los que echaron en falta paneles, información y presencia policial para reducir las molestias y agilizar en lo posible el tránsito, medidas que sí hubo en el caso de la capital, según manifestaron algunos de los afectados.

La avenida Pedro Muñoz Seca, único acceso al semienlace de Aguadulce desde este núcleo, sufrió también un tráfico muy intenso a lo largo de toda la mañana al concentrarse en la A7 todas las comunicaciones de un núcleo de casi 30.000 habitantes que en un gran porcentaje acuden diariamente a trabajar a la capital.

Transporte público

También sufrieron ayer los usuarios del transporte público entre el Poniente y la capital. A los tiempos de desplazamiento inusualmente lentos como consecuencia del intenso tráfico de la A7, se unieron ayer los recorridos añadidos para las líneas que normalmente atraviesan Aguadulce y que tuvieron que recorrer buena parte de la avenida Carlos III de este núcleo por partida doble, para acceder o llegar desde la Autovía del Mediterráneo y mantener las paradas habituales, además de rodear Almería, al no poder salir de la A7 por la salida del Puerto, como hacen habitualmente.

Según relataron a IDEAL algunos usuarios, para un viaje en autobús que en un día normal lleva unos 20 minutos entre Aguadulce y la capital, ayer se tardó alrededor de una hora por culpa de ambos factores, con los consiguientes problemas y el quebradero de cabeza para las empresas de autobuses y el Consorcio Metropolitano de Transportes, que como ya informó IDEAL tuvo que preparar un dispositivo de refuerzo de servicios para evitar, o al menos reducir las incidencias en los horarios de los servicios.

Afortunadamente las incidencias se concentraron únicamente por la mañana y al mediodía, ya que la vía litoral quedó finalmente abierta alrededor de las tres de la tarde, según informaron ayer tanto el Ayuntamiento de Almería como el de Roquetas. El adelanto de la apertura de El Cañarete, cuya liberación estaba prevista para las ocho de la tarde, evitó molestias en las horas de regreso de muchos conductores y viajeros desde Almería capital en dirección al Poniente.

Junto a las reivindicaciones sobre la mejora de las infraestructuras de transporte entre el Poniente y Almería, la pregunta más repetida ayer entre muchos usuarios afectados, era por qué los cortes no se hacían en domingo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos