Hospitalizado un niño que fue succionado por uno de los sumideros del Mario Park

El pequeño permanece hospitalizado en Torrecárdenas, donde se recupera de las heridas. /
El pequeño permanece hospitalizado en Torrecárdenas, donde se recupera de las heridas.

El incidente ocurría el sábado por la tarde en el parque acuático y el niño permanece hospitalizado en Torrecárdenas como consecuencia de las heridas sufridas

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

Lo que iba a ser un día de descanso familiar, se convirtió en una pesadilla en la tarde del sábado para el pequeño José Manuel y su familia. Sus padres y otros parientes acudieron con él a disfrutar del parque acuático de Roquetas de Mar, cuando alrededor de las seis de la tarde fue succionado por uno de los sumideros de la instalación de ocio.

Según contaba la madre, Rocío Padilla, a IDEAL, el pequeño se disponía a salir de una de las piscinas del complejo pegándose a uno de sus muros para poder salir, cuando fue succionado por uno de los sumideros de la piscina. José Manuel, de 9 años, se quedó pegado al sumidero y empezó a gritar, momento en el que su padre se acercó para intentar sacarlo.

El sumidero pilló el glúteo derecho del pequeño y por más que su padre intentó separarlo, no lo logró. «Intentó sacarlo haciendo palanca con las piernas con todas sus fuerzas, pero cuanto más tiraba más le dolía», explicaba emocionada su madre. El suceso generó un gran revuelo en el parque, pero de acuerdo con la versión de la familia, estuvieron luchando sin ayuda durante al menos 10 minutos, hasta que por fin se detuvieron los motores.

Padilla se muestra muy crítica con la empresa y su personal, asegura que cuando el padre del pequeño pidió ayuda, solo consiguió que uno de los socorristas le pidiera que se tranquilizara y le dijera «que no se podía hacer nada», y también denuncia que cuando consiguieron soltar al pequeño, la única preocupación del personal era que el resto de personas que se encontraban en el parque no vieran las heridas que presentaba. De hecho, fue su padre, casi sin fuerzas tras una lucha contra el sumidero de varios minutos, el que llevó en brazos al niño hasta la enfermería, ya que nadie le ayudó.

Protocolo

«No tienen un protocolo para estos casos y los socorristas son unos críos que no tienen preparación para este tipo de situaciones», denunciaba la madre de José Manuel, en declaraciones a IDEAL desde el hospital de Torrecárdenas.

El pequeño llegó a la enfermería del complejo casi sin conocimiento, y allí fue atendido por el personal, que le puso hielo en el glúteo, algo que cuando llegó a Torrecárdenas los médicos desaconsejaron. En el hospital, la familia supo de los médicos que la bomba se quedó muy cerca de succionar el ano y por tanto el intestino, lo que habría agravado considerablemente el estado del pequeño José Manuel.

El niño se encuentra ingresado desde el sábado en el centro hospitalario, donde los médicos esperan que mejore la inflamación para poder evaluar los daños que ha sufrido en los músculos afectados, para determinar su rehabilitación. Según su madre, «le están haciendo muchas pruebas y aún no sabemos si el músculo está muerto, porque en la ecografía que se le hizo no se puede apreciar todavía los daños».

Según confirmaron a IDEAL fuentes del servicio de emergencias 061, pasadas las seis de la tarde del sábado se recibió una llamada en la centralita alertando del incidente en el Mario Park, movilizándose una ambulancia convencional al considerar que no se trataba de un caso grave. Al llegar, la ambulancia se encontró con otro vehículo de emergencias privado, alertado al parecer por el parque acuático, que fue el que finalmente evacuó al pequeño hasta el hospital.

IDEAL intentó sin éxito contactar con el parque acuático para conocer su versión de lo ocurrido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos