El hospital monopoliza el pleno de presupuestos, que salieron adelante con el apoyo de la edil tránsfuga

El hospital monopoliza el pleno de presupuestos, que salieron adelante con el apoyo de la edil tránsfuga

Todos los grupos de la oposición votaron en contra de las cuentas y reclamaron al PP que gestione que la Junta haga el hospital, como le corresponde

JULIO VALDIVIA

Si la semana pasada el concejal de Hacienda, Pedro Antonio López, aseguraba que el presupuesto de 2018 era «el del hospital», ayer el centro hospitalario también centró el debate del pleno en el que se aprobaron las cuentas del próximo ejercicio. Un presupuesto que pudo salir adelante con el esperado respaldo de la edil tránsfuga, María José López, convertida en el apoyo que apuntala las decisiones populares en los asuntos clave desde que abandonó el PSOE. Los demás, incluidos Ciudadanos, que en la Comisión de Hacienda se abstuvieron, votaron en contra de las cuentas.

El hospital planeó en todo el debate de presupuestos, empezando por la esencia misma del centro. Desde PSOE, IU, C’s y Tú Decides, se insistió en varias ocasiones en que lo que se pretende construir con dinero municipal no es un hospital, sino un Centro de Alta Resolución que alguno calificó de «centro de salud grande», en el que no estarán todos los servicios.

La que más insistió en esta idea fue la concejal de Tú Decides, Toñi Fernández, enfermera de profesión, que advirtió que ese centro no tendrá ni camas para tener enfermos ingresados ni paritorio en un municipio con una tasa de nacimientos superior a la capital. Fernández también criticó que en la actualidad ni siquiera el Hospital de Torrecárdenas tiene todos los servicios, por lo que muchos pacientes deben ir a Málaga o Granada para recibir tratamiento, considerando que un proyecto de hospital en Roquetas puede ser la oportunidad para que la provincia disponga de estos servicios que le faltan.

También habló de ello Lourdes García, portavoz de Ciudadanos, quien reclamó un «hospital completo» ya que con lo que se quiere hacer «tendremos que seguir yendo al Poniente o Torrecárdenas». Desde IU se puntualizó en varias ocasiones que lo que se pretende construir «no es un hospital», según dijo su portavoz, Ricardo Fernández, mientras que el PSOE, Manolo García, reclamó la necesidad de que Roquetas tenga un «hospital completo» que su portavoz denominó un «Poniente 2» para reflejar las características que a su juicio debería tener y no tendrá.

Unas críticas que el alcalde, Gabriel Amat, respondió asegurando que «a la larga» el futuro centro «puede ser tan importante como Torrecárdenas o el Poniente», alegando que hay terrenos suficientes para futuras ampliaciones.

Financiación

Pero si la definición de hospital generó debate, todavía fue mayor el de la financiación. Mientras que desde el PP se sigue defendiendo que sea el Ayuntamiento el que asuma la inversión para su construcción, apoyado con entusiasmo por la edil tránsfuga, el resto de partidos repitieron uno tras otro que el proyecto debe ser levantado por la Junta de Andalucía, que es la competente en la materia.

El más gráfico de todos fue el portavoz del PSOE, Manolo García, quien recordó que «los roqueteros hemos estado pagando solidariamente, con los impuestos de la Junta, los hospitales de toda Andalucía, que hemos pagado todos los andaluces, y aquí pretende usted que con el dinero de los roqueteros paguemos el hospital», criticó para advertir a Gabriel Amat que «aquí no vamos a ser menos que el resto de los andaluces». García defendió que sea la Junta quien se encargue del centro hospitalario, ya que «es una competencia que no es municipal, el problema es que vienen las elecciones y usted quiere que sea municipal», dijo el portavoz socialista que defendió que Roquetas tenga un hospital dada su actual población.

También desde IU se criticó que por qué el Ayuntamiento tiene que pagar un hospital que no es de su competencia, «que lo haga la Junta», reclamó su portavoz, Ricardo Fernández, quien advirtió que «nos vamos a endeudar para pagar intereses a los bancos» y se preguntó «para qué van a venir otras Administraciones a hacer obras en Roquetas que les corresponde, si ya las pagamos nosotros a base de endeudarnos», dijo recordando las palabras del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna en el acto del Día de la Provincia, en las que se mostró sorprendido de que el alcalde de Roquetas se mostrara dispuesto a hacer un hospital.

También fue clara la portavoz de Ciudadanos, Lourdes García, quien criticó que «no se puede pagar obra tras obra de otras Administraciones a costa de la calidad de los servicios que tiene que prestar el Ayuntamiento» y puso de ejemplo de ello los problemas de limpieza actuales o la inexistencia de un servicio de transporte urbano, asuntos que sí son de responsabilidad municipal.

Por su parte, Toñi Fernández, de Tú Decides, criticó que se gaste el dinero en obras de otras Administraciones y como el resto de partidos de la oposición criticó que el Ayuntamiento asuma obras ajenas. Fernández además, recordó que hay «un rosario» de hospitales construidos actualmente, a la espera de que la Junta les dote de equipamiento y personal.

Desde el PP, el concejal de Hacienda, Pedro Antonio López, defendió la situación financiera del Ayuntamiento, que le permite «estar en condiciones de pedir más de 10 millones para el hospital», recordando que la Ley permite a los municipios endeudarse hasta el 70 por ciento de los recursos corrientes y la deuda actual del Consistorio es de poco más de un 14 por ciento. «Tenemos una capacidad de financiación impresionante», aseguró. También intervino el alcalde al terminar el debate, asegurando que la Junta de Andalucía «está dando las gracias» por su postura de colaboración con respecto al hospital.

Amat insistió en que no haber sido por un acuerdo similar para expropiar los terrenos de la variante, asumiendo el Ayuntamiento un gasto que también correspondía a la Junta, esta vía de comunicación abierta hace unos días, no se habría llegado a ejecutar.

Junto al PP, la concejal no adscrita, María José López, también defendió que el Ayuntamiento financie la obra del hospital. La edil calificó de «prioridad» un proyecto de estas características y aseguró que «no conozco ningún vecino que no quiera el hospital», dijo.

Unas cuentas calificadas de «electoralistas» por los grupos de la oposición

Aunque el hospital centró buena parte del debate, las intervenciones también incluyeron valoraciones sobre los presupuestos en general. Así, el concejal de Hacienda, Pedro Antonio López, defendió las cuentas de 2018 porque a su juicio «este Ayuntamiento se compromete a seguir siendo uno de los municipios más inversores de España». López destacó el cumplimiento de todas las normas del Gobierno en cuanto a las cuentas, que aseguró que están saneadas y sin apenas deuda y resaltó que el presupuesto aumenta un 12,47 por ciento con respecto al de este ejercicio con más inversiones.

Para el PSOE en cambio, las cuentas tienen un «tufo electoralista exagerado», en palabras de su portavoz, Manolo García, quien calificó de «pillería presupuestaria» unas cuentas en las que se introducen algunas cosas como dinero para planes de empleo largamente demandados por el PSOE. García dudó de la ejecución de las cuentas, recordando que en 2016 el Ayuntamiento apenas invirtió la mitad de lo que esperaba hacer. El portavoz socialista apeló a la «limpieza política» criticando que el PP se apoye en una tránsfuga para sacar adelante las cuentas, incumpliendo el Pacto Antitransfuguismo que por parte del PP, firmaron Juan Manuel Moreno Bonilla y Juan José Matarí, ambos cercanos a Amat.

En parecidos términos se expresó Ricardo Fernández, de IU, quien consideró que «se sobreestiman las inversiones pensando en las elecciones municipales», criticando que en las cuentas de 2016 sólo se invirtiera la mitad de lo previsto. Fernández criticó también el «desequilibrio» de las cuentas, con crecimientos muy bajos o incluso descensos en áreas tan importantes como Seguridad Ciudadana, Servicios Sociales o Infraestructuras.

Desde Ciudadanos se criticó las cuentas recordando que las del año pasado las apoyaron a cambio de una serie de compromisos que apenas se han cumplido y sobre los que llevan meses pidiendo un informe. Su portavoz, Lourdes Fernández, se mostró dolida porque el PP ya no negocie con ellos porque «ya tiene una compañera de viaje menos exigente» y reclamó conocer las condiciones del pacto con la edil tránsfuga al igual que ellos difundieron el suyo en su día, según dijo.

Toñi Fernández de Tú Decides, criticó, como el resto de partidos, la falta de concreción y participación en las cuentas, además de la «falta de rigor» teniendo en cuenta el grado de incumplimiento de los ejercicios anteriores.

Por último, María José López, a la que todos aludieron en más de una ocasión, se mostró «bastante satisfecha» con las cuentas, que aseguró, incluyen algunas propuestas suyas como el incremento del gasto en Comercio y Turismo. La edil llegó a considerar «inaudito» que toda la oposición votará en contra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos