Hispania Nostra incluye a Las Salinas en su Lista Roja del Patrimonio por el riesgo de su desaparición

Hispania Nostra incluye a Las Salinas en su Lista Roja del Patrimonio por el riesgo de su desaparición

La asociación gestiona las candidaturas españolas a los Premios Unión Europea del Patrimonio Cultural y durante décadas tuvo como presidenta de honor a la Reina Sofía

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR.

La amenaza que se cierne sobre Las Salinas por los planes urbanísticos que impulsa el Ayuntamiento de Roquetas de Mar en esta parte del municipio, sigue teniendo trascendencia fuera de las fronteras provinciales. La última, la inclusión en su Lista Roja del Patrimonio por el riesgo de desaparición, por parte de la Asociación Hispania Nostra, una de las más importantes de España en cuanto a defensa del patrimonio histórico se refiere.

Las Salinas es uno de los lugares incluidos en el listado, que en el caso de Almería están acompañadas por el Convento de San Pascual Bailón de Laujar de Andarax; la Pedanía de Guarros, en Paterna del Río; la ermita del Santo Cristo de la Heredad, de Fiñana; el Cortijo del Fraile, en Níjar; la Torre de los Alumbres, en Rodalquilar, y el Palacio de Almanzora, en Cantoria.

En el caso de esta parte de Roquetas de Mar, Hispania Nostra incluye en la ficha de su Lista Roja de Patrimonio, que «su conservación es muy deficiente debido al cese de actividad», además, también constata que «algunas charcas fueron urbanizadas y otras sirven como depósitos de escombros y residuos». En cuanto a su riesgo, afirma que «corren grave riesgo de desaparecer, pues el Ayuntamiento de Roquetas de Mar ha proyectado una urbanización sobre ellas».

Hispania Nostra es una asociación declarada de utilidad pública, que nació coincidiendo con la celebración del Año del Patrimonio Arquitectónico Europeo, en sintonía con la organización Europa Nostra. De hecho, se encarga en nuestro país de la gestión de las candidaturas de los Premios Unión Europea del Patrimonio Cultural/Europa Nostra. La asociación tuvo como presidenta de honor hasta 2015, a la reina consorte de España, Sofía de Grecia. Entre sus «mecenas protectores» está el Ministerio de Cultura y una larga lista de fundaciones, contando con los gobiernos de Madrid, Murcia y Andalucía, además de otros organismos, como «mecenas patrocinadores».

La Lista Roja del Patrimonio tiene como objetivo dar a conocer y proteger los restos del patrimonio cultural y natural español, que se encuentran en abandono y en peligro. Así, según asegura en su página web, la asociación incluye en ese listado «elementos del patrimonio histórico español que se encuentran sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores».

La elaboración de la Lista Roja está supervisada por una comisión científica integrada por especialistas en la materia, cuyos criterios de inclusión se basan «en la importancia histórica y arquitectónica del elemento patrimonial en cuestión, en el estado en que se encuentra, y en el riesgo que recaiga sobre él, considerando no solo sus valores objetivos, sino principalmente, los subjetivos que la sociedad le otorgue, de conformidad con el significado más actual de Patrimonio».

En el caso de Las Salinas de San Rafael, la asociación detalla que fueron fundadas en 1905 por Rafael Rincón del Pino, Amalia Rincón del Pino, Rafael Martínez Rodríguez y Carlos Doxer Alber. Estuvieron en funcionamiento desde ese año y hasta finales de los 80, mediante un entramado salinero del que se conservan las charcas, delimitadas por muros de piedra, los canales, los caminos y un túnel debajo de uno de ellos.

Las Salinas de San Rafael contaban con un embarcadero, almacenes, edificio administrativo y viviendas de los obreros. Fueron cambiando de titular hasta que en los años 50 fueron adquiridas por la Unión Salinera, que coordinó su actividad con Las Salinas de Cerrillos, situadas en Punta Entinas-Sabinar.

A finales de los 80, Las Salinas de San Rafael dejaron de producir y con el paso de los años buena parte de las charcas fueron urbanizadas e integradas en la trama urbana de Roquetas, «permaneciendo solamente las más próximas a la Ribera de la Algaida», concluye Hispania Nostra, que señala que este elemento patrimonial no cuenta con ningún grado de protección en la actualidad.

Más

 

Fotos

Vídeos