La Guardia Civil saca a la luz más de medio millar de empadronamientos fraudulentos en Roquetas

Fachada del Ayuntamiento de Roquetas de Mar.
Fachada del Ayuntamiento de Roquetas de Mar. / F. G.

La investigación apunta a que la funcionaria del Consistorio detenida, «pieza clave» en la trama, cobró entre 300 y 400 euros por falsificar supuestamente cada uno de los expedientes

FRAN GAVILÁNAlmería

La Unidad de Policía Judicial (UPJ) de la Guardia Civil mantiene la investigación abierta en torno a la trama en la que han sido detenidos 29 personas por regularizar a centenares de inmigrantes de manera fraudulenta desde Roquetas de Mar. Según ha podido saber IDEAL, los investigadores de la llamada operación 'Flek', dada a conocer esta semana por la Comandancia de la Guardia Civil, calculan que la red criminal estaría detrás de más de medio millar de empadronamientos fraudulentos en la localidad de Roquetas, muchos de ellos, incluso, de personas que residen fuera de España.

Los agentes de la Benemérita sitúan como «pieza clave» a una funcionaria del Ayuntamiento de Roquetas para llevar a cabo estos empadronamientos. De hecho, la empleada municipal, supuestamente compinchada con la organización, se valió supuestamente de su acceso al censo de Roquetas para presuntamente falsificar centenares de empadronamientos entre los años 2010 y 2016.

La investigación apunta a que esta funcionaria pública, que se encuentra en estos momentos de baja laboral, podría haber ganado «entre 300 y 400 euros» por falsificar los empadronamientos. Por el momento, la Guardia Civil ha demostrado la existencia de unos 200 expedientes irregulares efectuados desde 2015, pero se calcula que la estafa podría llegar a los 700 empadronamientos falsos realizados a partir del año 2010.

La operación de la Guardia Civil señala, asimismo, que los dos cabecillas de la red fraudulenta tenían presunto «contacto directo» con la trabajadora pública y que esta, en algunas ocasiones, rellenó presuntamente incluso la solicitud de registro «sin ningún tipo de control» y sin estar presente el propio interesado.

La operación 'Flek', que ha permitido destapar la regulación masiva de inmigrantes a través de esta red durante al menos cinco años, también pone en relieve que muchos vecinos de la localidad de Roquetas, totalmente ajenos a los hechos, habrían salido perjudicados de la actuación de esta organización criminal.

Vecinos perjudicados

Y es que la trama, con la supuesta complicidad de la funcionaria pública, daba «grandes facilidades» para que los inmigrantes, previo pago de entre 150 y 250 euros, presentaran la documentación falsa, no requiriendo la presencia ni del propietario de la vivienda, por lo que utilizaron cientos inmuebles ocupados sin que los propios dueños se dieran cuenta.

De hecho, el descontrol en la oficina de empadronamientos del Ayuntamiento de Roquetas era tan grande que «cualquier persona podía presentar la solicitud de empadronamiento para una tercera persona sin más requisitos que una solicitud de inscripción en la oficina del padrón firmada por el supuesto propietario de una vivienda, al que le falsificaban la firma, y la fotocopia del pasaporte de un tercero que tampoco acudía a la realización del trámite», sostienen los investigadores, quienes añaden que dicha documentación «era aceptada por la funcionaria» que ha sido detenida como presunta autora de un delito de prevaricación y cohecho, y que podría enfrentarse a penas de hasta diez años de cárcel por estos hechos.

La operación 'Flek', que se mantiene en la primera fase de explotación y que no descarta nuevos detenidos en las próximas semanas, apunta a que la red criminal estaba comandada por dos cabecillas y que la organización tenía perfectamente delimitada las funciones de cada uno de sus miembros.

Las dos cabezas visibles de la banda criminal, junto a otros seis miembros, eran los encargados de captar a los inmigrantes , los domicilios vacíos y ocupados para los empadronamientos, así como las altas fraudulentas en la Seguridad Social.

Los clientes de la trama, principalmente, eran personas inmigrantes que residían de manera intermitente en poblados chabolistas como 'Tierras de Almería' o cortijos y que se desplazaban a Roquetas de Mar expresamente para que los empadronaran fraudulentamente en la localidad.

Parejas de hecho

Tal y como adelantó la edición digital de Ideal, otra de las líneas de actuación de esta organización era la formalización de parejas de hecho fraudulentas, en las que los componentes de la organización captaban a personas de nacionalidad principalmente marroquí en situación administrativa de residencia irregular en la Unión Europea. A estos se les proponía la posibilidad de regularizar su situación y adquirir el permiso de residencia constituyéndose como pareja de hecho fraudulenta con una mujer, normalmente de más edad, española o comunitaria, y con escasos recursos económicos.

La trama falsificó firmas de propietarios de casas para empadronar a cientos de inmigrantes

Una vez empadronados, sacaban cita en el registro del Ayuntamiento para la constitución de la pareja de hecho y asesoraban a ambas partes en relación a como afrontar y superar la entrevista que se realiza para la constitución de la misma. Una vez superada esta entrevista miembros del grupo los acompañaban a la Oficina de Extranjeros en Almería para que formalizaran las solicitudes de residencia.

Por todo ello, la persona que pretendía regularizar su situación administrativa debía pagar a la organización entre 3.000 y 4.500 euros, según su capacidad económica. Con este dinero, se pagaba a la mujer que accedía a hacerse pareja de hecho del inmigrante entre 1.000 y 2.000 euros, siendo el resto del dinero para los miembros de la red.

Con esta forma de actuación, la Guardia Civil ha comprobado que se han dado casos en los que personas han viajado expresamente a España para cometer el fraude y conseguir el permiso de residencia de ciudadano de la Unión Europea para luego volver a los países donde residían habitualmente.

Estas personas superaban la entrevista previa de verificación que se realizaba a pesar de no hablar ni comprender nada el idioma castellano, la mujer no hablar árabe, y en la entrevista tener que solicitar un intérprete para poder ser realizada.

Esa barrera idiomática fue uno de los elementos que llamaron la atención de los investigadores, al detectar como dos personas decían mediante intérprete vivir juntos desde hacía varios meses, conocer todo lo referente a la otra persona, y no poder comunicarse entre ellos de manera efectiva.

El Ayuntamiento, perjudicado

Según ha podido saber este periódico, los investigadores están elaborando un dossier que entregarán próximamente al Ayuntamiento de Roquetas, institución que ha colaborado con la operación «en todo momento», para que se pueda personar en el proceso judicial como perjudicado.

Por otro lado, la Oficina de Extranjería también está revisando de oficio todos los expedientes fraudulentos de la organización desde 2010 y todo apunta a que los inmigrantes que han regularizado su situación a través de este fraude tendrán que devolver cualquier ayuda pública y finalmente será tramitada su expulsión del país.

Fotos

Vídeos