Grietas y riesgos de derrumbe en el mirador de Las Colinas ejecutado en 2016

Grietas y riesgos de derrumbe en el mirador de Las Colinas ejecutado en 2016

Según la Asociación de Vecinos de Las Colinas el proyecto se ejecutó sin un estudio geotécnico y en él se habrían cometido varias deficiencias que ya fueron denunciadas

Operarios municipales y Policía Local de Roquetas de Mar tuvieron que acordonar y vallar la zona del mirador de Las Colinas de Aguadulce en la noche del pasado jueves, ante las enormes grietas aparecidas en sus muros y en el suelo, que hacen temer el derrumbe de una parte del lugar. Así lo denunció la Asociación de Vecinos de Las Colinas, cuyo presidente, Juan Carlos Oyonarte, calificó de «chapuza» una obra ejecutada por el Ayuntamiento de Roquetas hace menos de dos años.

El proyecto ni siquiera fue pedido en su día por un colectivo vecinal que hace años que espera la ejecución de una larga lista de obras para acondicionar convenientemente un barrio que, según han denunciado en varias ocasiones, fue recepcionado por el Ayuntamiento sin haber exigido a los promotores la terminación de todas las actuaciones contempladas en el proyecto de urbanización.

En realidad, para Oyonarte «fue una improvisación del alcalde, Gabriel Amat en la víspera de las últimas elecciones municipales». Por aquel entonces el Consistorio trabajaba en la ejecución de unas escaleras peatonales, que debieron hacer los promotores y que finalmente acabó ejecutando el Ayuntamiento, no sin negar inicialmente que correspondiera hacerlas ante las peticiones de la oposición. Pero de esas escaleras quedaba una por ejecutar y «la asociación estaba pidiendo explicaciones de por qué la última escalera no se hacía», fue entonces cuando desde el Ayuntamiento se prometió un proyecto de mirador en la calle Francisco Alcaraz, que supuestamente iba a mejorar la idea inicial de la última escalera, incluyendo una escalera en mejor ubicación, según se destacó entonces a los vecinos, y ganando un mirador con espacios libres.

En la obra se invirtieron entonces 138.212 euros, a los que se suman otros 12.600 euros para la redacción del proyecto. Una intervención que no se llegaría a inaugurar y que, según la Asociación de Vecinos de Las Colinas tuvo sus primeras grietas apenas tres días después de su terminación.

Juan Carlos Oyonarte denuncia que en su día no se hiciera un proyecto geotécnico, algo que pidió la asociación de vecinos en varias ocasiones. La respuesta municipal, según el colectivo, fue que servía con el estudio de las parcelas colindantes, pese a que el mirador se asentaba en un talud artificial sin compactar, fruto del depósito en el mismo de escombros y movimientos de tierras de las obras cercanas.

Otras deficiencias con la obra habría sido la utilización de un cemento deficiente y la mala ejecución del muro de mampostería, aspectos todos ellos que han acabado con el mirador rodeado de vallas, grietas en las que es posible meter la mano, tanto en el mirador como en la propia calle, y el temor de derrumbamientos por parte de los vecinos.

El presidente del colectivo vecinal aseguró haber recibido el viernes por la mañana la llamada del alcalde, Gabriel Amat, para interesarse por lo ocurrido la noche anterior, cuando los vecinos comprobaron un agravamiento importante de las grietas mientras recorrían el barrio en una visita de concejales del grupo de Ciudadanos.

El viernes por la mañana técnicos municipales estuvieron comprobando la zona, pero por el momento el Consistorio no ha comunicado sus primeras conclusiones y medidas.

La Asociación de Vecinos ha anunciado la celebración de una reunión vecinal para el próximo miércoles, con el fin de analizar la situación. Sus primeras decisiones han sido reclamar al Ayuntamiento que se desmonte la pérgola existente ante el riesgo de caída de sus elementos, además de anunciar la presentación para la próxima semana de una moción que ya tenían estudiada desde hace tiempo, para exigir al Ayuntamiento que no se ejecute ninguna obra municipal sin la existencia de un estudio geotécnico, precisamente para prevenir este tipo de situaciones.

Mientras tanto, el mismo viernes se produjeron las primeras reacciones políticas. Desde el PSOE, su portavoz, Manolo García, exigía explicaciones por lo ocurrido con un proyecto de tan reciente construcción, y una solución que salvaguarde la seguridad de los vecinos, mientras que desde IU, su concejal, Juan Pablo Yakubiuk, arquitecto de profesión, visitó el lugar y presentó un escrito reclamando el refuerzo de la estructura y la apertura de una investigación para depurar responsabilidades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos