Empresarios de camping y hosteleros alegaron la Ordenanza de Autocaravanas

Empresarios de camping y hosteleros alegaron la Ordenanza de Autocaravanas

AECA y ASHAL creen «ingenuo» que el Ayuntamiento confíe en el cumplimiento de los límites con inscripciones a través de una web

J. VALDIVIA

La Asociación de Empresarios de Camping de Almería, AECA, y la Asociación de Empresarios de Hostelería de Almería, ASHAL, informaron recientemente de la presentación de sendos escritos de alegaciones a la Ordenanza Municipal de Autocaravanas, que como se sabe, se expuso al público tras meses de negociaciones y trabajo conjunto por parte de los grupos municipales y contactos con algunas asociaciones.

En concreto, ambas organizaciones reclaman que se acompañe la creación de zonas de estacionamiento de autocaravanas (tres, como ya anunció IDEAL) con otras medidas complementarias como la instalación de señales de prohibición de aparcamiento en zonas sensibles, representativas y turísticas del municipio, con el fin de evitar las concentraciones en determinados espacios como ha venido ocurriendo en los últimos años no sin polémica en el caso de Roquetas. Empresarios del camping y de la hostelería, piden en este sentido, que también se tenga en cuenta la prohibición del estacionamiento de autocaravanas en lugares que dificulten las vistas a la costa, como pueden ser los aparcamientos existentes en Playa Serena Sur, que en estos años han sido los preferidos junto a los terrenos existentes en primera línea de playa de Las Salinas, para realizar estas prácticas.

AECA y ASHAL también calificaron de «ingenuo» que el Ayuntamiento pretenda confiar la limitación de estacionamientos en las zonas delimitadas para ello a 72 horas semanales, a la cumplimentación de un formulario a través de internet. Para evitarlo, proponen la necesidad de que se exhiban en el parabrisas de los vehículos las fechas, con el fin de asegurar la debida rotación de las plazas.

Áreas de servicio

Sobre las áreas de servicio, las asociaciones proponen establecer zonas con una distancia mínima de seis kilómetros entre unas y otras, «incluyendo necesariamente a los campings en el cómputo, al ser empresas que pueden prestar todo tipo de servicios a autocaravanas y caravanas».

Además, también se reclama que estas áreas de servicio «no estén en primera línea de playa, zonas de dominio público, lugares de especial importancia, de interés visual y, en general, lugares privilegiados, ya que éstos son para el disfrute de la ciudadanía en general y no para uso particular de unos cuantos». En este sentido, han puesto como ejemplo la ordenanza municipal del municipio de Níjar.

Finalmente, ambas entidades también defendieron que la ordenanza debe recoger un precio público para las zonas de estacionamiento de autocaravanas, acorde con el coste de su implantación y los servicios que implica, y en consonancia con el pago que todo roquetero debe hacer por recogida de basuras, agua potable, alcantarillado o alumbrado. Igualmente, piden al Consistorio que esta normativa afecte también a las caravanas.

Por su parte, Ashal también apuntó a la obligatoriedad de que las zonas de estacionamiento de autocaravanas que permiten la pernoctación por uno o más días, estén incluidas en el concepto de campamento de turismo y, por tanto, queden sujetas a la obligación de registro documental prevista en la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana, es decir, que se contemple la obligatoriedad de cumplimentar los llamados partes de entrada de viajeros o ficha de policía, tal y como ocurre con todos los establecimientos turísticos.

Como se sabe, la Ordenanza intenta poner solución a un problema que se viene arrastrando desde hace una década, con la proliferación en los meses de invierno de decenas de autocaravanas que llegan a copar aparcamientos en lugares como Playa Serena, generando quejas vecinales. El asunto se ha tratado en innumerables ocasiones en los plenos municipales, e incluso se llegó a aprobar en 2010 una moción para crear un aparcamiento que nunca se hizo.

Fotos

Vídeos