La UFP echa mano de las cifras de criminalidad de Roquetas para reclamar la comisaría de Policía

Imagen del edificio que el Ayuntamiento cedió para cuartel y que la UFP pide que sea destinado a una comisaría. /J. VALDIVIA
Imagen del edificio que el Ayuntamiento cedió para cuartel y que la UFP pide que sea destinado a una comisaría. / J. VALDIVIA

El sindicato policial recuerda que Roquetas tiene el doble de delitos que El Ejido, donde sí existe una demarcación compartida por Guardia Civil y Policía Nacional

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

La falta de definición del actual Gobierno sobre el despliegue de seguridad en Roquetas, con un protocolo de intenciones firmado por el Gobierno de Rajoy para cerrar definitivamente la puerta a una comisaría que el PSOE siempre reclamó, pero que no ha sido aplicado hasta el momento, mantiene vivo el debate en el municipio roquetero.

Una de las posturas conocidas estos días es la del sindicato Unión Federal de Policía, el que con más fuerza lleva reclamando una comisaría para Roquetas desde hace décadas. Su secretario provincial, Raimundo Morales, ha remitido un escrito al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska y a la Subdelegación del Gobierno en Almería, reclamando la llegada del Cuerpo Nacional de Policía a la ciudad.

El escrito, al que ha tenido acceso IDEAL, insiste en la demanda histórica de la comisaría que desde hace mucho tiempo, y particularmente desde que se superaran los 50.000 habitantes hace 17 años, se viene produciendo tanto por parte de asociaciones de vecinos y comerciantes, como por parte de todos los partidos políticos (incluido el PP, aunque en su caso la descartó el pasado mes de abril).

El secretario provincial de la UFP recordó a Grande-Marlaska y al subdelegado del Gobierno, Manuel de la Fuente, que ya en el año 2004 el PSOE se comprometió a crear comisarías «en todas las ciudades, barriadas o urbanizaciones de más de 30.000 habitantes» y destacó el caso extremo de Roquetas de Mar, que es el segundo municipio más grande de España y el primero de Andalucía, sin contar con una comisaría de Policía Nacional.

Así, la UFP recordó que «existen municipios cercanos en Andalucía Oriental con comisaría del Cuerpo Nacional de Policía con menos población que Roquetas de Mar» y de hecho, «existen muchas comisarías provinciales que actúan sobre poblaciones inferiores en número a la de Roquetas de Mar».

Delitos

Más llamativos aún son los datos relativos a los delitos. La UFP citó datos registrados en Portal Estadístico de Criminalidad del Ministerio del Interior, en los que se refleja la alta tasa de delitos que registra el municipio roquetero si se compara con otras ciudades de población similar, incluidas capitales de provincia.

Así por ejemplo la ciudad murciana de Lorca, que tiene un número de habitantes similar, tiene un índice de delincuencia tres veces inferior al de Roquetas de Mar; Santiago de Compostela, capital de Galicia y con un número de habitantes parecido, registra poco más de la mitad de las infracciones de Roquetas, mientras que El Ejido «con una población muy similar en número, nacionalidades y ocupación de sus habitantes, tiene un índice delincuencial de la mitad», indicó Raimundo Morales.

Sobre población, la UFP recuerda que la población de Roquetas de Mar es «el triple del criterio que marcaba el PSOE en 2004 para la creación de una comisaría» y que sus cifras son incluso superiores a las oficiales del INE (Instituto Nacional de Estadística) ya que hay una bolsa importante de población flotante que hace que en los meses de verano supere los 150.000 vecinos.

La incógnita del Gobierno de Pedro Sánchez

Ni la Subdelegación del Gobierno ni el Ministerio del Interior han aclarado hasta el momento sus intenciones con respecto al despliegue de seguridad en Roquetas, posiblemente conscientes de que la llegada del Gobierno de Pedro Sánchez se produjo en un momento clave, y la decisión que se adopte marcará la seguridad del municipio por mucho tiempo. Por lo pronto, las medidas acordadas por el PP se han quedado en un mero protocolo de intenciones, cuando se supone que este mes de septiembre ya debería estar abierto el nuevo cuartel. Tradicionalmente el PSOE ha defendido durante más de 20 años la necesidad de una comisaría de Policía para Roquetas y en la época de José Luis Rodríguez Zapatero se llegó a firmar un convenio con el Ayuntamiento y a punto estuvo de licitarse las obras, hasta que restricciones presupuestarias suspendieron el proceso. Los socialistas criticaron con dureza el acuerdo alcanzado por el ministro Juan Ignacio Zoido y el alcalde, Gabriel Amat, que como se sabe descartaba el despliegue de la Policía Nacional con el argumento de que Roquetas es una zona «rural y agrícola», pero está por ver que el actual Gobierno sea coherente con la histórica postura de su partido, que ha pedido en el Congreso la comisaría para Roquetas en repetidas ocasiones.

Por ello, para el sindicato los datos «reflejan con claridad que existe un problema de delincuencia urbana en Roquetas de Mar y por Ley, la institución competente para resolverlo es el Cuerpo Nacional de Policía».

Protocolo

La Unión Federal de Policía le recordó al actual ministro y al subdelegado del Gobierno, que el pasado mes de abril el entonces ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido y el alcalde de Roquetas, Gabriel Amat, firmaron un protocolo por el que el Ayuntamiento cede al Ministerio del Interior el actual edificio de Servicios Sociales para que sea destinado a cuartel. Se trata de una instalación de 1.823 metros cuadrados que con una pequeña reforma se podría adaptar para uso policial, ya sea cuartel o comisaría, por lo que desde el sindicato se reclama al Gobierno que acepte la cesión ofrecida por Gabriel Amat, pero para destinarla a comisaría de Policía Nacional.

Lo cierto es que el ofrecimiento de Gabriel Amat podría poner más fácil que nunca la llegada de la comisaría si el Gobierno cumple las promesas de su partido, ya que únicamente sería necesario dotarla de personal.

«Es ilegítimo hablar de multiculturalidad sin el cuerpo encargado de Extranjería»

Entre los colectivos que están perdiendo la paciencia sobre los problemas de seguridad de Roquetas, está la Asociación de Vecinos Las Colinas de Aguadulce, que hace justo un año comenzó lo que denominó 'Marcha vecinal por la seguridad ciudadana en Roquetas de Mar' para movilizar a la sociedad civil del municipio para que reclame el refuerzo de las plantillas de la Guardia Civil y la Policía Local «y la histórica promesa de la llegada de la Policía Nacional».

El presidente de la asociación, Juan Carlos Oyonarte, recordó ayer en declaraciones a IDEAL, que las peticiones de una comisaría se remontan a los años 80, cuando la entonces Alianza Popular reclamó una comisaría. Ahora, el colectivo vecinal acusó a los herederos de AP, el Partido Popular, de «incumplir sus propuestas electorales de varias legislaturas en las que estaba la comisaría como uno de sus principales objetivos».

Desde Las Colinas de Aguadulce se consideró «ilegítimo que el Ayuntamiento de Roquetas presuma de interculturalidad en un municipio donde conviven tantas nacionalidades ya que para poder presumir de ello hay que exigir las adecuadas competencias en Extranjería, que dependen de la Policía Nacional».

La asociación destacó el «caso único» de Roquetas, ya que los otros dos municipios de un tamaño similar que no tienen comisaría «no soportan la estructura colateral de interculturalidad de Roquetas».

Movilizaciones

El colectivo vecinal anunció que aprovechará la próxima celebración de diferentes actos de la Policía Nacional en Almería en los próximos días, con la presencia del ministro del Interior, para recoger adhesiones y movilizarse en una «macro-acción reivindicativa», se afirmó.

Desde la asociación se calificó de «bulos históricos con la intención de dividir» sobre la dificultad de que coexistan en Roquetas la Guardia Civil y la Policía Nacional, cuerpos que «pueden coexistir como en todas las ciudades».

La Asociación de Vecinos de Las Colinas criticó los anuncios «a bombo y platillo» sobre refuerzos de la Benemérita «que luego resultan ser eventuales y de prácticas» y aseguró que «desde que las denuncias se formalizan en Roquetas, se genera un efecto disuasorio, ya que vecinos de Aguadulce desisten de ponerlas por cuestión de tiempo y desplazamiento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos