Denuncian un posible caso de acoso escolar en Roquetas de Mar

El padre del menor de 13 años asegura su hijo ha sufrido «agresiones constantes» desde que se inició el curso por parte de un grupo de estudiantes

EFE

Un padre ha denunciado ante la Policía Judicial de Roquetas de Mar un presunto caso de acoso y agresiones que un grupo de estudiantes de un instituto del municipio vendría cometiendo supuestamente contra su hijo, alumno del mismo centro, desde que comenzó el curso.

La denuncia realizada por el progenitor, Manuel Miguel Baena, señala que la víctima cursa 2º de ESO en el IES Turaniana de Roquetas de Mar y que desde principio de curso ha venido «sufriendo el acoso y agresiones constantes» por parte otros alumnos del centro.

El padre asegura que los hechos comenzaron en octubre de 2017 cuando el menor recibió una patada en la boca por la que tuvo que ser atendido en el centro de salud de Roquetas de Mar.

Apunta que informó sobre lo ocurrido a la dirección del centro, facilitando la identidad de los presuntos agresores, alumnos de origen subsahariano de 3º de ESO en el IES Turaniana, momento en el que se le trasladó que se iba a abrir un protocolo interno para esclarecer los hechos.

Añade que en noviembre de 2017 le comunicaron que se había cerrado el caso porque «no había sido de gravedad» y no existía acoso escolar.

Baena incide en la denuncia en que en diciembre de 2017 los mismos cuatro alumnos golpearon contra una barandilla al menor, provocándole lesiones en una costilla, y que en enero de 2018 los mismos estudiantes, a excepción de uno de ellos, provocaron que se golpeara contra la pared.

Afirma que el pasado mes de febrero tres de los supuestos acusadores provocaron que se cayese por las escaleras del instituto, y que tras esto le volvieron a comunicar el cierre de un protocolo previo y la apertura de uno nuevo por acoso escolar.

La presunta víctima fue derivado al psicólogo, quien según el padre le recomendó que no acudiera a clase porque «estaba sufriendo acoso escolar», por lo que desde el 15 de marzo sólo ha acudido al IES Turaniana a realizar exámenes.

Sin embargo, el progenitor afirma que a principios de abril los mismos tres alumnos propinaron al menor una «fuerte patada» que le causó un esguince de tobillo, y que en mayo otro niño subsahariano, en este caso compañero de clase de su hijo, lo empujó y le dijo que no acudía al instituto porque tenía una enfermedad.

En ese caso, obligaron a dicho adolescente a disculparse, precisa el padre.

Mantiene que el 22 de mayo mantuvo un encuentro con el inspector de zona de la Delegación de Educación y le solicitó el traslado del menor a otro centro, pero que éste le dijo que como el caso de acoso «estaba todavía abierto» y que no «podía hacer nada» para cumplir su petición.

Posteriormente, le propusieron un traslado a comienzos del curso que viene pero no en el IES Sabinar, aledaño al IES Turaniana, sino en otro centro alejado de ambos.

 

Fotos

Vídeos