IU defiende el uso público de la parcela de la iglesia de la Urbanización de Aguadulce

IU defiende el uso público de la parcela de la iglesia de la Urbanización de Aguadulce

La formación denuncia los planes, apoyados por el PP, para pasar de ocupar el 30% al 100% de la parcela, incluida la colindante, de titularidad municipal

J. VALDIVIA

Izquierda Unida de Roquetas de Mar volvió a defender en el último pleno en el municipio, que la parcela de la antigua iglesia al aire libre de la Urbanización de Aguadulce mantenga su tipología como tal, es decir con un «diseño abierto y de bajo impacto urbanístico», frente a la modificación propuesta por el Arzobispado de Almería en el Estudio de Detalle aprobado en el pleno.

«Como venimos proponiendo desde el año 2012, la parcela de la antigua iglesia al aire libre debe recuperarse para ese uso, acabando con años de abandono y vallado que han privado a los vecinos de un equipamiento público y de una zona de esparcimiento», explicó Juan Pablo Yakubiuk, concejal de IU Roquetas.

«Seguimos defendiendo que esta tipología edificatoria es la más adecuada, no sólo por las características de la Urbanización de Aguadulce que posee una baja ocupación y grandes zonas verdes, sino porque además es una tipología más flexible que además del culto posibilita otras actividades como conciertos y eventos culturales».

Frente a este planteamiento integrador se sitúa, según la formación, la propuesta del Arzobispado de Almería, apoyada por el PP de Gabriel de Amat, de aumentar la ocupación de la parcela desde el 30 por ciento máximo original hasta un 100%. Es decir, que «el nuevo templo podrá ocupar la totalidad de las dos parcelas que forman esta actuación, restando una vez más espacios libres a la de por sí castigada Urbanización de Aguadulce», apuntó Yakubiuk.

Además, IU consideró que esta decisión puede implicar un posible incumplimiento del artículo 15 de la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía, que determina que los Estudios de Detalle en ningún caso pueden suprimir o reducir el suelo dotacional público, o afectar negativamente a su funcionalidad, por disposición inadecuada de su superficie. «Esto es así ya que esta operación ocupa una parcela de titularidad municipal cedida temporalmente al Arzobispado. Si el día de mañana el Ayuntamiento reclamara su devolución, la misma no sería utilizable para otro fin ya que estaría ocupada por parte del futuro templo, ya que se le permitirá ocupar toda la superficie», explicó el edil de Izquierda Unida en Roquetas de Mar.

Modificación de alturas

Otras de las cuestiones sobre las que ha llamado la atención IU ha sido la modificación de las alturas, siendo «especialmente preocupante» el proyecto de un campanario de 21 metros de altura que, según consta en la memoria del Estudio de Detalle, tiene como objetivo que «el sonido de las campanas llegue lo más lejos posible». Yakubiuk recordó que a menos de 50 metros del futuro campanario, sin obstáculo alguno, existen dos edificios de viviendas de gran altura como son el residencial Nautilus y el residencial Oliveros. «Preguntamos al equipo de Gobierno si informaron adecuadamente de estos hechos a los vecinos residentes en estas comunidades, ya que el sonido de las campanas tendrá una incidencia directa sobre las viviendas, en especial en las situadas entres las plantas 6º a 10º”, dijo.

Izquierda Unida advirtió que sólo resta la aprobación definitiva de dicho Estudio de Detalle, por lo que dijo esperar que los informes sectoriales recojan «al menos» algunas de estas cuestiones. «Si no media una rectificación, desde IU seguiremos votando en contra de esta operación urbanística apoyada por el PP de Amat, que una vez más va contra el modelo de zonas verdes y espacios libres que identifican a la Urbanización de Aguadulce y que son garantía de calidad de vida para los vecinos», finalizó el concejal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos