Se cumplen ocho años de la extraña desaparición de Lourdes García en Roquetas de Mar

El último movimiento significativo para esclarecer su desaparición, que siempre se consideró por la Guardia Civil como «forzada», se realizó hace más de cuatro años

F. GAVILÁN

Ayer, 3 de octubre, se cumplieron ocho años desde la desaparición de Lourdes García Carreño, la joven de 36 años a la que se le perdió la pista, como si se la hubiera tragado la tierra, tras acabar su turno de trabajo en la gasolinera situada en la Urbanización de Roquetas de Mar.

El último movimiento significativo para esclarecer su desaparición, que siempre se consideró por la Guardia Civil como «forzada», se realizó hace más de cuatro años cuando informes elaborados por la Unidad Central (UCO) de la Benemérita apuntaron a que un sospechoso que pertenecía al «entorno delincuencial» de la conflictiva barriada de Las 200 Viviendas del municipio roquetero. Este sospechoso contaba con antecedentes de homicidio, delito por el que habría cumplido diez años de prisión, y estaba considerado como «muy peligroso» por las autoridades.

Ante las nuevas indagaciones realizadas por los investigadores de la unidad operativa con base en Madrid, el magistrado del Juzgado de Instrucción número 1, encargado de las diligencias del caso, decretó el secreto de sumario sobre las actuaciones tras abrir nuevamente la causa y la Guardia Civil estableció un nuevo dispositivo de búsqueda en el paraje Mohuyo, terreno que se extiende entre los municipios de Enix y Felix, donde ya se activó un operativo en junio de 2010 al estar localizado a unos cuatro kilómetros de su domicilio. En esta ocasión, al igual que la anterior, los agentes no encontraron una pista en firme del paradero de la joven.

Fotos

Vídeos