Ni cuartel ni comisaría, el Gobierno no aclara sus planes para Roquetas

Imagen del edificio de Servicios Sociales, sobre el que no se sabe si será finalmente cuartel, comisaría o seguirá con su uso actual. :: J. VALDIVIA/
Imagen del edificio de Servicios Sociales, sobre el que no se sabe si será finalmente cuartel, comisaría o seguirá con su uso actual. :: J. VALDIVIA

El nuevo cuartel debía abrirse en septiembre, pero las obras no se han iniciado aún, mientras el actual Gobierno guarda silencio sobre sus intenciones

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

Con el mes de septiembre a punto de comenzar, nada se sabe de los planes anunciados el pasado mes de marzo por el Ministerio del Interior y el Ayuntamiento de Roquetas para la apertura de un gran cuartel de la Guardia Civil en el actual edificio municipal de Servicios Sociales, ubicado en la avenida de Curro Romero.

Septiembre era la fecha anunciada para la puesta en marcha del nuevo acuartelamiento, según se dijo en la rueda de prensa, pero para su apertura era necesaria una reforma del edificio con el fin de adaptarlo a usos policiales, incluido el acondicionamiento de unos calabozos de los que ahora carece el cuartel (actualmente los detenidos tienen que ser custodiados por la Policía Local, otra de las singularidades en materia de seguridad del municipio). También tenía que acondicionarse un solar colindante como aparcamiento para los vehículos policiales, previa cesión por parte del Ayuntamiento roquetero.

Sin embargo, pese a la cercanía de las fechas previstas de apertura, no se han iniciado reformas, ni se ha informado de nuevos pasos para llevar a cabo el proyecto, más allá de la firma de un protocolo de intenciones entre el Ayuntamiento y el Ministerio del Interior. Ni el anterior Gobierno de Rajoy, que debería haber iniciado las obras para poder cumplir los plazos, ni el actual de Pedro Sánchez, que heredó el protocolo de intenciones, han avanzado, que se sepa, en estos planes.

Refuerzo de Guardia Civil

Lo único que se ha notado sobre el despliegue y la estrategia de seguridad anunciada con gran solemnidad el pasado mes de marzo, ha sido el refuerzo de agentes de la Benemérita que se ha producido este verano, pero en estos momentos se desconoce si el actual Gobierno mantendrá los planes del anterior Ejecutivo acordados con el Ayuntamiento, u optará por la comisaría de la Policía Nacional que el PSOE ha venido defendiendo con gran intensidad desde la oposición. En ese último caso, habría dos posibilidades, que pasarían por retomar el acuerdo firmado hace más de una década para hacer una comisaría en Las Salinas, que tiene los terrenos y el proyecto preparados desde entonces, o aprovechar la cesión del Ayuntamiento roquetero del edificio de Servicios Sociales pero para acondicionar una comisaría en lugar de un cuartel.

IDEAL ha intentado en repetidas ocasiones a lo largo de este verano conocer el posicionamiento y los planes del nuevo Gobierno de España, pero hasta ahora no se ha obtenido respuesta por parte de la Subdelegación.

Como se sabe, los planes anunciados por el entonces ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, con el apoyo incondicional del alcalde, Gabriel Amat, buscaban descartar la comisaría de Policía Nacional y zanjar definitivamente el debate que durante décadas se ha producido en el municipio para reclamar el despliegue del Cuerpo Nacional de Policía, presente en casi todas las ciudades de su tamaño. Aquel anuncio solo convenció a la concejal no adscrita, María José López, como suele ser habitual en los planes del equipo de Gobierno municipal, pero despertó críticas desde el resto de formaciones políticas, que denunciaron falta de transparencia; mostraron sus dudas con respecto a la forma en que se materializará el convenio, entre otras cosas porque el Ayuntamiento a día de hoy no ha aclarado cómo piensa reubicar todos los servicios que se encuentran actualmente en el edificio de Servicios Sociales, y mantuvieron la apuesta por la comisaría de Policía Nacional.

Especialmente crítico con toda esta cuestión se mostró el Partido Socialista, que ha sido la formación que más ha reclamado la comisaría en estas dos últimas décadas y que ha seguido insistiendo en estos meses en su apuesta por la Policía Nacional como cuerpo de seguridad para las zonas urbanas del municipio, junto con la Guardia Civil para las zonas rurales. Ese posicionamiento es el que refuerza las dudas con respecto a los planes del nuevo Gobierno socialista de Pedro Sánchez, sobre el que no se sabe si volverá apostar por la comisaría o mantendrá el acuerdo entre Zoido y Amat por la Guardia Civil.

La postura del PSOE es compartida por IU y Tú Decides, que desde que se anunciaran los planes del Gobierno de Rajoy viene realizando una campaña de recogida de firmas para pedir la comisaría.

También desde Ciudadanos se consideró la necesidad, «ahora más que nunca», de una comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, que a su juicio no es incompatible con la Guardia Civil. Precisamente este mes la formación naranja ha presentado una serie de preguntas al equipo de Gobierno municipal sobre el estado en el que se encuentra el acuerdo, si se conocen las fechas para la llegada de los nuevos efectivos anunciados para septiembre y dónde se ubicará la Guardia Civil.

El anterior Gobierno de España, representado por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, mostró una total sintonía con Gabriel Amat en el anuncio para descartar la comisaría. Nieto justificó la decisión por la «realidad rural y agrícola» de Roquetas, como ya recogió entonces IDEAL. Unas declaraciones que generaron bastante sorpresa en el municipio, el más grande de Andalucía y el segundo de España sin comisaría de Policía Nacional.

Uno de los mayores cuarteles de España, al mando de un capitán

De mantener el Gobierno de Pedro Sánchez las intenciones anunciadas por el de Rajoy, Roquetas de Mar tendrá una de cal y otra de arena. Se despedirá, al menos por mucho tiempo, de conseguir una comisaría de Policía Nacional habitual en los municipios de su tamaño, pero tendrá uno de los mayores cuarteles de España, algo lógico por otro lado, siendo la segunda localidad más grande del país con despliegue de la Benemérita en cometidos de seguridad ciudadana.

Así, los planes anunciados el pasado mes de marzo por el Ministerio del Interior incluían un progresivo refuerzo de efectivos de la Guardia Civil, que irían llegando a lo largo del segundo semestre de este año. De esta manera, la intención era cerrar este 2018 con cerca de 200 guardias civiles destinados al cuartel de Roquetas de Mar, sin contar los refuerzos veraniegos habituales con agentes de prácticas. Además, el Puesto Principal de la Guardia Civil en Roquetas de Mar sería el primero de España en tener al mando un capitán, ya que normalmente son tenientes los que dirigen estos acuartelamientos locales. La idea era también aumentar el número de suboficiales e incorporar un cabo más en la plantilla.

Otro cambio anunciado en su momento para reforzar esta apuesta por la Guardia Civil, implicaba la llegada de una decena de nuevos efectivos de la Policía Judicial para labores de investigación, que se trasladarían en comisión de servicios, y se mantendrían los refuerzos en determinados periodos del año de los Grupos de Reserva y Seguridad GRS, una unidad de élite de la Benemérita similar a la UIP de la Policía Nacional.

Además de la mencionada «realidad rural y agrícola» de Roquetas, el Gobierno justificó en su momento la decisión de apostar por la Guardia Civil como cuerpo único desplegado en el municipio, por supuestos problemas de efectividad en demarcaciones compartidas en las que Policía Nacional y Guardia Civil se reparten el territorio entre zonas urbanas y rurales. Desde el Ministerio del Interior se apuntó entonces que esa cohabitación tiende a desaparecer en España, aunque se mantiene por el momento en municipios como El Ejido, donde las cifras de criminalidad que contabiliza el Gobierno están bastante por debajo de las de Roquetas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos