Las conexiones con la variante cobran protagonismo con su inminente finalización

La carretera de la Yegua Verde será el principal acceso a Roquetas desde la variante y tiene problemas como el paso del Cañuelo, en el que, esta vez sí, habrá que hacer un puente. /
La carretera de la Yegua Verde será el principal acceso a Roquetas desde la variante y tiene problemas como el paso del Cañuelo, en el que, esta vez sí, habrá que hacer un puente.

El acceso a Roquetas por la Yegua Verde, la conexión del enlace de Gran Plaza con Las Salinas y la vía de penetración a las zonas turísticas, necesitarán mejoras

Con la variante de Roquetas prácticamente terminada, esperándose que quede completamente abierta para el próximo mes de septiembre, empiezan a cobrar protagonismo las vías de conexión con esta autovía que comunica y conecta buena parte del municipio con la A7.

Ya a finales del año pasado el Ayuntamiento reclamó a la Junta de Andalucía mejoras concretas en tres puntos que se reconocen conflictivos, si bien la Administración autonómica aseguró que se trata de cuestiones que están fuera del convenio firmado en su día para la construcción de la vía y que se encuentran en vías que no son de su competencia.

Uno de esos puntos ya lo mencionó el alcalde, Gabriel Amat, en la visita de la presidenta de la Junta, Susana Díaz. Se trata de la vía de acceso a Roquetas centro por el Cementerio, a través de la carretera de la Yegua Verde. Esta carretera también sirve de acceso a Vícar y sus terrenos son compartidos entre ambos términos municipales. Según desveló Amat, se está en conversaciones con el municipio vecino para estudiar su desdoblamiento.

Amat no renunció a reclamar a la Junta la obra, ya que si bien ésta niega que esa carretera sea de su responsabilidad y de hecho el delegado de Fomento, Joaquín Jiménez, ya dijo en su día a IDEAL que la Junta nunca ha intervenido en su mantenimiento, el primer edil asegura que todavía hay que aclararlo, puesto que se cedió a la Diputación, que nunca la aceptó.

Lo cierto es que esta vía de entrada presenta serias limitaciones, ya que no cuenta ni con arcén, pese al tráfico intenso que ya soportaba antes de la apertura del nuevo enlace. De hecho, cuando desde la Junta se impulsó el Plan Andaluz de la Bicicleta, ya hubo contactos para estudiar acondicionar un carril bici en la misma, ante la gran cantidad de ciclistas que la usan pese a sus estrecheces.

En esta vía habrá que afrontar también el puente sobre la rambla del Cañuelo, tantas veces reclamado por la oposición y particularmente por el PSOE, que lleva una década pidiéndolo, y hasta ahora siempre denegado por el Ayuntamiento, que atribuía su responsabilidad nuevamente a la Junta.

Pese a todo, el Consistorio ha encargado recientemente un estudio geotécnico del trazado y zona de influencia de la salida de la variante hasta Roquetas centro, por valor de 3.655 euros, que se supone que será el primer paso para planificar y preparar el futuro arreglo de este nuevo acceso.

Rotonda de Gran Plaza

No es el único punto conflictivo. Más tiempo lleva la conexión con Gran Plaza, que pese a su cercanía al acceso de ese enlace de la variante, está desembocando desde el año pasado todo el tráfico en la carretera de Alicún, donde se han instalado conos separadores temporales para intentar agilizar el tránsito.

En este caso el PSOE también reclamó el año pasado el acondicionamiento de un tercer carril hasta Gran Plaza para desviar parte del tráfico y descongestionar la rotonda, así como un acceso a Las Salinas, propuesta que no prosperó, pero que al parecer el Consistorio ahora está estudiando.

Por último, un tercer punto que el Ayuntamiento roquetero también reconoce que puede tener problemas tras la apertura de la variante, está en la culminación de la vía cerca de las urbanizaciones turísticas, a las que se accederá desde una vía de penetración de 2 kilómetros de longitud que se ha previsto con un carril para cada sentido y para la que ahora se reclama también su desdoblamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos