Ciudadanos reclama partidas para empezar a acondicionar espacios de ocio para mascotas

En Roquetas se han celebrado varias protestas para pedir espacios y playa para perros. :: J. VALDIVIA/
En Roquetas se han celebrado varias protestas para pedir espacios y playa para perros. :: J. VALDIVIA

La formación considera que el Ayuntamiento ha desaprovechado la norma que desde 1990 regula estos espacios, a diferencia de numerosos municipios andaluces

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

Ciudadanos (Cs) Roquetas de Mar ha reclamado al equipo de Gobierno del Ayuntamiento de la localidad la creación de espacios de ocio para mascotas, instalaciones cada vez más demandadas por la población.

La portavoz y concejal de la formación naranja, Lourdes García Garzón, recordó que «desde 1990, la normativa autonómica ya previó que los Consistorios creasen espacios señalizados para el paseo y esparcimiento de los perros, procurando su mantenimiento y seguridad higiénico-sanitaria. Fueron muchos los municipios de nuestra comunidad los que aprovecharon esta oportunidad, siendo pioneros en la creación de estos espacios. Sin embargo, en este tema, Roquetas de Mar también se ha quedado atrás», destaca la edil.

García Garzón dijo no entender que el equipo de Gobierno «mire hacia otro sitio, cuando está obligado a atender la creciente demanda social que existe», dijo con respecto a esta necesidad de espacios específicos para mascotas.

Desde Cs se volvía a insistir en este asunto con el registro de una nueva propuesta, en la necesidad de habilitar espacios de recreo para las mascotas y en la urgencia de habilitar una playa canina. Necesidades hasta ahora descuidades por el equipo de Gobierno, motivo por el que Ciudadanos ha pedido que se incluyan medidas «de una vez por todas» para cumplir este compromiso de cara a los presupuestos de 2019.

En concreto, para las cuentas del próximo año Cs reclama que contemplen una partida presupuestaria para la creación progresiva de estos espacios en los distintos núcleos urbanos del municipio, así como la playa canina. Igualmente, desde la formación naranja se ha propuesto que la regulación del uso y disfrute de estos espacios se realice mediante Bando de Alcaldía, lo que permitirá agilizar los trámites administrativos para el uso y disfrute de estas zonas, así como su incorporación a la futura ordenanza de playas, cuya actualización fue aprobada tras la iniciativa de Cs Roquetas de Mar en el Consistorio, sin embargo, aún está pendiente de ejecución por parte del equipo de Gobierno.

Para la edil de Ciudadanos, «una playa canina es un lugar ideal para que mascotas y dueños tengan un lugar de esparcimiento adecuado al tratarse de zonas alejadas del casco urbano y apartadas de los tramos habitados». Además, desde el momento en el que la Junta de Andalucía la cataloga como Playa Canina queda excluida para el baño de personas.

«Las desembocaduras de algunas de nuestras ramblas podrían ser el lugar apropiado para esta playa canina», manifestó la portavoz de la formación liberal en Roquetas de Mar quien, por otro lado, añadió que «son mayores los pros que los contras de estos espacios, ayudan a la socialización y a la enseñanza de estos animales, y suponen un beneficio no sólo para los animales y sus dueños, sino también para el resto de personas que no tienen mascotas, armonizando la convivencia de todos. No podemos olvidar que Roquetas y sus núcleos tienen una importante población canina», puntualizó García Garzón.

Gran demanda pero pocos avances y muy lentos

Hace años que existe en el municipio la demanda de espacios de ocio para mascotas, particularmente perros, y numerosas han sido las iniciativas en las últimas legislaturas por parte de la oposición y la ciudadanía. De hecho, se han llegado a celebrar movilizaciones con decenas de participantes, reclamando la habilitación de una playa para perros y más espacios de ocio.

A pesar de esa demanda, que también puede tener una repercusión económica, ya que buena parte de los hoteles de Roquetas admiten perros en sus habitaciones y este es uno de los motivos por los que algunos visitantes eligen este destino, lo cierto es que los avances por parte del Ayuntamiento de la localidad han sido escasos y lentos.

La demanda, a través de iniciativas y movilizaciones existe al menos desde hace una década, y en este tiempo los únicos avances que se han producido han sido alguna intervención puntual como la habilitación de un pipican en el parque de Los Bajos, donde hay quejas por su escaso tamaño y el sucio albero usado como superficie que mancha el pelaje de los animales y las ropas de sus dueños, o un parque canino en la rambla de la Gitana de Aguadulce, que sí tiene espacios de diversión más allá de un pequeño lugar para que hagan sus necesidades.

De la playa para perros se desconoce si el Ayuntamiento ha dado algún paso para su habilitación, aunque sí hay que mencionar que en las más alejadas a las zonas urbanizadas, y en el resto fuera de la temporada de baño, suele ser habitual ver perros en el litoral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos