La balsa de tormentas de la Urba se vuelve a parar, ahora por falta de permisos

El Consistorio asegura no haber recibido los permisos de la Consejería de Medio Ambiente para el paso de las tuberías por el aliviadero de la playa

JULIO VALDIVIA

El Ayuntamiento de Roquetas de Mar ha acordado con la empresa contratista y la dirección de obra, la suspensión de los trabajos para acondicionar la red de pluviales y la balsa de tormentas de la Avenida Sabinar. El acuerdo, alcanzado a finales del pasado mes, afecta a un proyecto que acumula ya más de un año de retraso al detectarse el año pasado un problema con el proyecto inicial, que obligó a volver a licitar las obras.

En esta ocasión, la responsabilidad de la paralización se ha atribuido a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, ya que «se sigue a la espera de la concesión de autorización para el paso de la canalización de aliviadero por zona marítimo terrestre, por lo que las unidades de proyecto relativas a esta parte de la obra no pueden ser ejecutadas a día de hoy», según consta en el informe de la dirección de obra, al que ha tenido acceso IDEAL.

No es el único contratiempo del proyecto, ya que el pasado mes, la empresa adjudicataria de los trabajos solicitaba el retraso de la finalización hasta el próximo mes de septiembre, por retrasos en el suministro de los equipos de bombeo achacables a la empresa suministradora, aunque en este caso el problema se ha solventado temporalmente con equipos provisionales, según el escrito presentado por la contratista.

Construcciones Tejera S. A., que se hizo cargo del contrato, propuso como fecha de finalización el 27 de septiembre próximo, aunque desde la dirección de obra se advierte que «hasta que no se resuelva la concesión del citado permiso por parte de la Junta de Andalucía, no será posible determinar la fecha concreta de finalización de los trabajos y en cualquier caso, será necesario ampliar el plazo de obra para su realización», según se asegura en los informes municipales.

La «suspensión total temporal» de las obras, afecta a la apertura de nuevos tajos, aunque sí se considera necesaria la terminación de las actividades pendientes «para evitar molestias y daños a terceros». Esas actividades pendientes incluyen entre otras cuestiones la terminación de la impermeabilización del interior de la cámara de tormentas y pozos, la ejecución de acerados y pavimentación viales, la junta antiruido en rejillas de imbornales y tapas de pozos, la inspección vía cámara de vídeo de los colectivos y la conexión al telecontrol de la empresa concesionaria Hidralia, entre otras cuestiones.

También está pendiente, la ejecución del aliviadero submarino, a la espera de los permisos de la Junta, algo que impide, según los técnicos, realizar las pruebas necesarias tanto de funcionamiento de los equipos de bombeo, como los cuadros, el grupo electrógeno y el telecontrol».

Como se recordará, estas obras tuvieron que ser paradas hace más de un año por problemas y defectos detectados en el proyecto redactado que sirvió como base para su encargo. Hubo que volver a hacer ajustes en el proyecto y licitar nuevamente las obras, que comenzaron de nuevo a principios de este año.

La balsa de tormentas de la Avenida Sabinar vendrá a poner solución a una de las zonas del municipio que aún tienen problemas de inundaciones en caso de fuertes lluvias. Habituales son desde hace décadas las inundaciones que se producen en las inmediaciones de la sede central de Hoteles Playa, así como la Avenida de Sudamérica. Con la ejecución de la nueva red de pluviales y un tanque de tormentas similar a los existentes en Las Marinas y el Paseo de los Baños, el Ayuntamiento de Roquetas confía en dejar solucionados los problemas.

Una vez finalizada, quedará por ejecutar otra red de pluviales y su balsa en Playa Serena, recientemente adjudicada y cuyos trabajos no comenzarán hasta el verano, para afrontar los problemas de inundaciones de esta parte de Roquetas.

Fotos

Vídeos