ROQUETAS DE MAR

El Ayuntamiento de Roquetas de Mar ¿paralizado?

Los plenos de Roquetas apenas tratan asuntos más allá de las mociones de urgencia que intentan llevar los grupos de la oposición. /ARCHIVO
Los plenos de Roquetas apenas tratan asuntos más allá de las mociones de urgencia que intentan llevar los grupos de la oposición. / ARCHIVO

En una semana en la que se ha celebrado un Pleno sin propuestas del equipo de Gobierno, ha crecido el debate sobre la falta de actividad en el Ayuntamiento roquetero

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

Hace bastante tiempo que existen en Roquetas comentarios sobre la falta de actividad del Ayuntamiento, institución que funcionaba con gran agilidad en los primeros mandatos de Gabriel Amat, pero en la que a medida que éste ha ido acumulando cargos de responsabilidad en otras esferas, la sensación de parálisis y falta de iniciativa no ha dejado de aumentar. Esas apreciaciones se han multiplicado, incluso entre los propios trabajadores municipales, desde que Amat es presidente de la Diputación, institución que centra la mayor parte de su jornada diaria.

Pero sin duda, ha sido esta semana, en la que se ha celebrado un Pleno inusual, sin una sola propuesta del equipo de Gobierno, cuando han saltado todas las alarmas. ¿Está el Ayuntamiento de Roquetas de Mar paralizado? Para la oposición está claro que sí, pero hasta el propio Amat ha tenido que reconocer problemas en esta última sesión plenaria cuando se trató la cuestión.

Lo cierto es que la actividad en los plenos se ha reducido en esta legislatura a asuntos de mero trámite, siendo escasas las propuestas del equipo de Gobierno. Atrás quedan los tiempos en los que se celebraban interminables sesiones de más de 30 puntos en el orden del día que, todo sea dicho, estaban en la mayoría de los casos vinculadas a un urbanismo en plena ebullición. En una legislatura en la que el PP no tiene mayoría absoluta por primera vez en mucho tiempo, los plenos en Roquetas centran su atención en las mociones de urgencia que los partidos de la oposición intentan colar mes tras mes, ante la parálisis que sufren sus propuestas en Secretaría y los servicios técnicos municipales, que en ocasiones tardan años en estudiarlas, y a veces nunca lo llegan a hacer. De hecho, ya el anterior mandato se cerró con un atasco de mociones presentadas algunas años antes.

En el Pleno de esta semana Izquierda Unida echaba mano de las estadísticas para denunciar la situación. En el último año se han tratado en los plenos de Almería (17 celebrados) 280 asuntos, mientras que en El Ejido (con 8 celebrados) 127, y en Roquetas (con 9) 91 cuestiones.

Juntas de Gobierno

Con los plenos vacíos de contenido, tampoco parece que las juntas de Gobierno, el máximo órgano decisorio del equipo de Gobierno, que se celebran habitualmente los lunes, traten muchos temas y propuestas. Lo habitual es que recojan los decretos, resoluciones y las actas de las comisiones celebradas, así como alguna adjudicación de obras, a las que el PP parece haber confiado todas sus cartas electorales para la cita con las municipales de dentro de un año.

Sin comisiones informativas

Más grave es la situación de las comisiones informativas, que son las que tienen que tratar en primera instancia las mociones de los grupos municipales. Ninguna se está celebrando con la periodicidad acordada por todos los grupos al inicio de la legislatura. Todas las comisiones permanentes deberían convocarse cada mes y hay algunas, como Gestión de la Ciudad, que es el área más importante de todas, que aún no se ha reunido en lo que va de año, mientras que Administración de la Ciudad y Ciudad Saludable han celebrado una reunión cada una, y Servicios a los Ciudadanos y Hacienda, dos convocatorias.

No parece que el problema esté en los asuntos a tratar, ya que independientemente de la actividad y propuestas del equipo de Gobierno, desde la oposición la cantidad de mociones que se presentan es grande. Sin embargo, las propuestas tardan mucho tiempo en tratarse, y de hecho, un gran número de las presentadas al principio de esta legislatura aún no han sido informadas ni estudiadas. En este caso parece existir una falta de personal alarmante, ya que por ejemplo en el área de Gestión de la Ciudad, encargada de las cuestiones urbanísticas, mantenimiento o movilidad, no hay desde hace semanas ningún técnico que informe, situación parecida a la que se da en Ciudad Saludable, según se denunció desde la oposición en el Pleno del pasado mes de abril.

Así, entre las mociones pendientes, el PSOE lleva esperando desde octubre de 2015 que se trate en comisión su propuesta de elaborar un Plan Municipal de Turismo, mientras que en noviembre de 2015 se presentó una sobre la recuperación del acuífero del Poniente, nunca tratada, la misma suerte que corrió otra presentada en abril de 2016 para crear Programas Formativos sobre Innovación en el Turismo, o la de mayo de 2016 para la celebración de un evento con 'Youtubers'.

En el caso de IU, que es otra de las formaciones que también ha facilitado a IDEAL datos de sus mociones, también hay propuestas esperando a ser informadas, debatidas y votadas desde 2015 como la de creación de un IBI social o la de medidas de apoyo al pequeño comercio de Aguadulce. Otro caso llamativo es la moción de principios de 2016 sobre la eliminación de los vertederos ilegales en la Ribera de la Algaida y Turaniana, que sigue sin tratarse más de dos años después.

Desde Ciudadanos, su portavoz, Lourdes García, ha denunciado igualmente a IDEAL el retraso de muchas de sus mociones, sobre el que también se ha quejado en varias ocasiones en el turno de ruegos y preguntas de los plenos, como en el celebrado esta semana en el que aludió a su propuesta de modificación de la Ordenanza de Playas, la de una actuación «integral» en la rambla de Las Hortichuelas, la apertura de una puerta en la fachada sur del IES Las Marinas o pruebas inclusivas en las 100 Horas del Deporte, que están esperando a ser tratadas.

Si los plenos, las juntas de Gobierno o las comisiones informativas registran poca actividad, poco más se puede decir de los órganos de participación para los ciudadanos y los colectivos, como son los Consejos Municipales. Ni siquiera se reúnen una vez año, siendo el caso más sangrante el de Medio Ambiente, cuya creación fue aprobada con el apoyo de todos, incluido el PP, hace ya cinco años y no se ha llegado a constituir todavía.

Amat dice que falta personal

En el Pleno de esta semana, y ante las críticas por la falta de celebración de comisiones informativas, en una moción presentada por IU en la que pedía el cumplimiento de los plazos acordados, el alcalde Gabriel Amat, reconoció problemas y que faltan técnicos que informen de las peticiones de los grupos. «Es verdad que se ha fallado», admitió para reconocer a continuación que «tenemos una carencia importante de personal; hay expedientes que ni siquiera tienen quién los informe».

El primer edil aludió a los planes de contratación aprobados recientemente, en los que se contratará un buen número de auxiliares administrativos con los que reforzar la plantilla municipal. «Más no le podemos pedir a los trabajadores que tenemos», dijo el alcalde, que se mostró convencido de que se recuperará la normalidad en breve a la hora de informar las mociones de la oposición y recuperar el ritmo establecido en la celebración de las comisiones informativas. Pese a todo, la propuesta de IU no se llegó a votar, por la negativa del PP y la abstención de la no adscrita a considerarla 'urgente'.

Un alcalde con múltiples ocupaciones y un Gobierno con tensiones internas

Junto a la falta de personal a la que aludía Gabriel Amat esta semana, y las múltiples ocupaciones de un alcalde que acumula numerosos cargos, hay otro factor señalado dentro y fuera del Ayuntamiento para explicar esa sensación de escasa actividad, en un municipio que apenas tiene deuda y cuenta con recursos para tener una intensa actividad: la situación interna del equipo de Gobierno.

A Amat no le han salido bien hasta ahora sus planes para preparar su relevo. Su gran apuesta de la anterior legislatura, Eloísa Cabrera, no le ha terminado de cuadrar, y la primer teniente de alcalde y concejal de Gestión de la Ciudad, de la que dependen algunos de los temas más importantes, ha quedado relegada a un segundo plano, más que evidente desde hace meses.

Ello ha provocado tensiones internas y ha desatado los rumores sobre las relaciones entre los miembros del equipo de Gobierno, como el que habla de una fuerte discusión hace unos meses, que obligó incluso al primer edil a regresar de la Diputación a toda velocidad para poner orden entre los suyos.

Para evitar que se le descontrole la situación, el alcalde parece haber decidido tomar las riendas personalmente de muchos asuntos, que con el escaso tiempo que les puede dedicar, no avanzan a la velocidad que debieran. Al menos así lo explican fuentes cercanas al equipo de Gobierno, que también hablan del temor que Amat infunde a los suyos sobre quiénes irán en la lista de las próximas municipales, lo que hace que algunos concejales prefieran tener un bajo perfil, a tomar iniciativas que acaben en polémica volviéndose en su contra, con el consiguiente riesgo de quedarse descolgados de la lista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos