El Ayuntamiento pide responsabilidades a la empresa que hizo el mirador de Las Colinas

El Ayuntamiento pide responsabilidades a la empresa que hizo el mirador de Las Colinas

La Asociación de Vecinos de Las Colinas celebró esta semana una reunión a la que acudieron concejales de todos los partidos menos el PP y la edil tránsfuga

JULIO VALDIVIA

El Ayuntamiento de Roquetas de Mar ha abierto un expediente de depuración de responsabilidades ante el hundimiento del mirador de Las Colinas de Aguadulce, acondicionado hace menos de dos años, como ya informó IDEAL la semana pasada.

Así, según ha podido saber este diario, el Ayuntamiento roquetero ha abierto esta semana, pocos días después de conocerse la aparición de las grietas y movimientos de tierra, el procedimiento «por posible incumplimiento del contratista», al que se ha dado trámite de audiencia para que alegue lo que considere conveniente sobre el expediente.

El informe municipal recuerda que la obra fue adjudicada a la empresa Obras y Representaciones Técnicas Solagua S.A. por un importe de 114.225,25 euros más IVA, lo que hace un total de 138.212,55 euros, correspondiendo la supervisión de los trabajos al arquitecto que diseñó el proyecto, así como a los técnicos municipales.

Deficiencias ya en octubre

El informe, también desvela que ya en octubre del año pasado el arquitecto director de la obra advirtió «de una serie de deficiencias y vicios ocultos aparecidos tras las reparaciones realizadas por la empresa contratista tras las lluvias de diciembre de 2016, que han vuelto a aparecer de forma puntual». Así, se mencionan «pequeños desprendimientos en ambos extremos de la actuación, con la caída en cascada de piedras del muro de mampostería», que el arquitecto sugiere que se reparen con la utilización de algún tipo de resina «al ser la reparación muy laboriosa y difícil».

El arquitecto también dijo entonces que se obervaba que el muro de la escollera «está estabilizado y funciona correctamente, a pesar de unas fisuras propias de la retracción del mortero».

En base a ello, el técnico recomendó «una reparación para que la situación no degenere en mayores problemas o pueda causar un daño accidental a algún vecino». Esas recomendaciones pasaban por la corrección de asientos y pendientes de los paños de adoquines para que la evacuación de las aguas se produzca hacia la calzada y no la escollera, así como la reparación de las piedras desprendidas del muro de mampostería y el repaso del resto del muro, además de la cubrición de los alcorques que la empresa dejó sin cubrir, con hormigón poroso y la reparación de las luminarias afectadas por vandalismo.

Las obras se recepcionaron correctamente con fecha 28 de noviembre de 2016, fecha a partir de la cuál empezó a contar una garantía fijada para este contrato de seis meses, ya cumplidos. Pese a ello, el informe de depuración de responsabilidades afirma que la responsabilidad del contratista se mantiene durante 15 años «en el caso de que la obra se arruine por vicios ocultos».

Ahora, la empresa contratista tiene derecho a presentar alegaciones y deberá delimitarse por parte del Ayuntamiento la responsabilidad de lo ocurrido, que podrá concretarse en una cuantificación económica o bien en la reparación de los trabajos.

Reunión con los partidos

Precisamente esta semana la Asociación de Vecinos de Las Colinas, que fue la que denunció los hechos, celebró una reunión informativa para dar a conocer a los vecinos lo ocurrido. Un encuentro al que acudieron representantes de todos los grupos municipales salvo el Partido Popular y la concejal tránsfuga, María José Carmona, pese a que desde el colectivo vecinal se invitó a todos y haber confirmado en ambos casos la asistencia, según indicó a IDEAL presidente de la asociación, Juan Carlos Oyonarte.

La asociación ya denunció que el mirador se construyó asentado en un talud artificial sin compactar, fruto del depósito en el mismo de escombros y movimientos de tierras de las obras cercanas. Todo ello pese a las peticiones realizadas para que se hiciera un estudio geotécnico que se denegó con el argumento de que servía el de las parcelas colindantes.

Por ello, desde el colectivo vecinal se puntualiza que los terrenos sobre los que se asienta la urbanización son seguros y firmes y no presentan ningún problema, y que la situación del mirador, se corresponde a la falta de estudios geotécnicos para llevar a cabo un proyecto de este tipo sobre una escollera sin compactar.

Ello lleva a la asociación a calificar el proyecto como «la mayor estafa de obra pública del municipio», a la vez que se reclama al Ayuntamiento de Roquetas «con su alcalde a la cabeza» la presentación de «soluciones convincentes».

La asociación consideró, igualmente, que «con esta desastrosa y fallida transformación urbana, todos hemos perdido: residentes, asociación de vecinos, Ayuntamiento, contribuyentes, profesionales y empresa adjudicataria, por eso todos tenemos que estar unidos para que algo así no vuelva a ocurrir y que las soluciones sean inminentes, dado que el mirador sigue cediendo día a día».

Como se recordará, el colectivo anunció la presentación de una moción para reclamar que a partir de ahora todas las obras municipales cuenten con estudio geotécnico.

 

Fotos

Vídeos