Arreglar el hundimiento del mirador de Las Colinas costará casi 6 veces más que su construcción

Imagen del mirador de Las Colinas. /
Imagen del mirador de Las Colinas.

El Ayuntamiento ha aprobado esta semana el expediente para la licitación de las obras, mientras crece la indignación de los vecinos

JULIO VALDIVIA

Tras meses de estudios e informes, ya se sabe lo que costará asegurar el talud sobre el que se levantó en su día el malogrado mirador de Las Colinas de Aguadulce, que como se sabe, tuvo que ser derribado como consecuencia de su hundimiento. Un informe encargado por el Ayuntamiento de Roquetas de Mar, al que ha tenido acceso IDEAL, calcula que el presupuesto base de licitación de las obras de arreglo supondrá una cuantía de 781.775 euros, o lo que es lo mismo, casi 6 veces más que los 138.212 euros que costó su construcción.

El proyecto para el arreglo ha recibido ya el visto bueno del equipo de Gobierno, que esta misma semana ha aprobado la salida a concurso de las obras con el fin de ejecutarlas cuanto antes.

Las actuaciones se llevarán a cabo concretamente en la calle Francisco Alcaraz, en el talud entre esta calle y la calle Jesús de Perceval. Se trata de correcciones de las «deficiencias y patologías» surgidas tras la ejecución del polémico mirador y paso peatonal en esta parte de Las Colinas de Aguadulce.

Los técnicos encargados de la redacción del informe, citan entre esas deficiencias, los desprendimientos del muro de mampostería a lo largo del mirador; la existencia de asentamientos del firme flexible del acerado de adoquín a lo largo de toda la actuación, y deslizamientos y asentamiento en la zona inicial de la actuación.

Para hacer las correcciones serán tres también las actuaciones que se van a realizar y que incluirán trabajos de pavimentaciones, reparación de los elementos estructurales y dar estabilidad a los taludes.

«Jarro de agua fría»

La noticia ha sido recibida por la Asociación de Vecinos de Las Colinas de Aguadulce como «un jarro de agua fría», en palabras de su presidente, Juan Carlos Oyonarte. El colectivo vecinal lleva desde que se constituyó reivindicando una larga lista de actuaciones, la mayoría de ellas de pequeño coste, para reparar las deficiencias existentes tras la recepción de la urbanización por parte del Ayuntamiento de Roquetas, a pesar de que los técnicos municipales dieron por finalizada la urbanización con todos los requisitos cumplidos.

«Con ese millón de euros -dijo en referencia a los costes que tendrá reparar ahora la zona- se podrían haber hecho hasta 10 propuestas estratégicas para el barrio», explicó Oyonarte a IDEAL sobre esta nueva actuación relacionada con un mirador que «nadie pidió».

Concretamente, el presidente de la Asociación de Las Colinas recordó que el origen del mirador se remonta al proyecto de construcción de media docena de escaleras peatonales al final de la anterior legislatura. Una intervención incluida en el proyecto de urbanización que nunca ejecutaron los promotores y que finalmente tuvo que asumir el Consistorio a regañadientes. Al parecer, cuando se iba a ejecutar la escalera donde se hizo después el mirador, los técnicos se dieron cuenta de la inestabilidad de los terrenos y desaconsejaron la obra. «Por eso, en vísperas electorales el Ayuntamiento salió con el proyecto de mirador que nadie pidió», asegura Oyonarte, que viene calificando esta actuación de «chapuza» e «improvisación» desde entonces.

El colectivo vecinal ahora digiere que buena parte del dinero que se reclamaba para poner en marcha «medidas correctoras» en el barrio, se tenga que destinar a reparar una obra que no pidieron y que además de los problemas detectados, suma ahora otro, el de filtraciones de agua que según la asociación fueron dadas a conocer hace unos días a la empresa Hidralia por parte de los vecinos, ya que «la asociación fue la única que avisó a Hidralia de la fuga, pese a que se han gastado 33.000 euros en sondeos y proyectos».

«Hemos pasado de 70.000 euros para hacer seis escaleras, a 138.000 euros más para el proyecto del mirador y ahora casi un millón más para arreglar el mirador», se lamentó el presidente de la asociación vecinal, que asegura que todo este «despropósito» se debe a la falta de capacidad del equipo de Gobierno por «no querer reconocer los errores».

Estudio geotécnico

Como ya dijeron en su día, los vecinos recuerdan que cuando se planteó el mirador reclamaron la realización de un estudio geotécnico de los terrenos, conscientes ya entonces de su inestabilidad ya que el talud era consecuencia de la acumulación de los movimientos de tierras de las parcelas colindantes, que nunca se compactaron, pero los técnicos dijeron entonces que servía con los estudios realizados precisamente en las parcelas colindantes, y todo ello pese a que esos mismos técnicos descartaron hacer una escalera por la inestabilidad del terreno, según la asociación.

Los «despropósitos» con el proyecto siguieron después con la ejecución de la obra, donde «por dar problemas ha dado problemas hasta el cemento», dijo Juan Carlos Oyonarte recordando las deficiencias observadas en la ejecución de las obras nada más concluirse.

Daño grave a la imagen del barrio

Además del dinero que se llevarán las reparaciones de una obra que nunca solicitaron, la Asociación de Vecinos de Las Colinas ha mostrado su preocupación por el daño que el problema ha dado a la imagen de un barrio en el que hay numerosas viviendas por vender. Su presidente, Juan Carlos Oyonarte, se lamentó de que se haya transmitido la imagen de inestabilidad de los terrenos sobre los que se asienta la urbanización, cuando en su opinión ocurre todo lo contrario, «el terreno es buenísimo, es rocoso». Oyonarte criticó que un barrio que podía haber sido «la bomba» por su ubicación, haya tenido tantos problemas por priorizar el Ayuntamiento el interés de los promotores sobre el de los vecinos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos