Amat y Zoido firman el protocolo del nuevo cuartel en medio de fuertes críticas por la falta de información

Amat y Zoido firman el protocolo del nuevo cuartel en medio de fuertes críticas por la falta de información

El acuerdo anunciado por el alcalde, Gabriel Amat y el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, que descarta la comisaría de Policía Nacional para el municipio y refuerza la Guardia Civil, que trasladará su cuartel al edificio de Servicios Sociales, sigue generando polémica. A las críticas por la ausencia de comisaría se suma ahora la forma de aprobar el protocolo, que ayer fue rubricado por el primer edil y el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, sin que el asunto haya pasado por el Pleno y sin que los grupos de la oposición conozcan los detalles del acuerdo.

El ministro confirmó su compromiso para que «sea una realidad muy pronto, cuando estén resueltos los trámites administrativos» que tienen que llevar a cabo el Ministerio, la Guardia Civil y el Ayuntamiento.

Zoido anunció que en verano llegarán nuevos guardias en prácticas y refuerzos, y que una vez completa la plantilla en septiembre, éste será «uno de los dos cuarteles más grandes de España en poblaciones de las características de Roquetas de Mar», lo cual tiene sentido teniendo en cuenta que la localidad es el municipio más grande de Andalucía y el segundo de España sin comisaría.

Asimismo, destacó la seguridad de un municipio en el que conviven más de 110 nacionalidades y recordó que se «subirá la categoría» al pasar a tener un capitán al mando, en lugar de un teniente como ocurre ahora.

Por el momento se desconocen los detalles de la inversión a realizar, como tampoco se sabe el destino de los Servicios Sociales del Ayuntamiento, que costó años agrupar en su actual ubicación y que ahora dejarán el espacio para el nuevo cuartel. Unas dudas y falta de información, que ayer eran criticadas por PSOE e Izquierda Unida.

El portavoz socialista roquetero, Manolo García, denunció el «oscurantismo» del primer edil sobre esta cuestión, evitando que el protocolo firmado pasara antes por el Pleno municipal para que los grupos tuvieran toda la información y pudieran debatir sobre ello. En este sentido, García acusó al alcalde de «ocultar» los detalles del acuerdo con Interior, lo que a su juicio «evidencia la incomodidad que le genera a Amat que se hable del modelo de seguridad y de la ausencia de Policía Nacional en el municipio».

García criticó, en este sentido, la falta de un «necesario debate» acerca de este tema, «sobre todo a la vista de que las demandas de la comisaría, lejos de zanjarse, siguen más vivas que nunca» y que «Roquetas tiene una alarmante falta de seguridad, como lo demuestra el refuerzo anunciado, que no es gratuito, sino porque hace mucha falta».

En este sentido, el portavoz socialista de Roquetas destacó que hay «muchas incógnitas» que aclarar sobre este protocolo, como el futuro de los Servicios Sociales. «Una falta de información que mucho nos tememos que oculta la improvisación a la que una vez más nos someterá el alcalde con un servicio vital para los vecinos, del que no se sabe cuál será su futuro y si acabará repartido en varios emplazamientos porque el alcalde ha querido regalar al Gobierno ese edificio que tanto costó construir», dijo.

García aseguró que el alcalde está obligado a someter al criterio del Pleno una permuta de terrenos como la que ha acordado ya, y también recordó que lo ocurrido con este acuerdo con el Gobierno de España contrasta con el convenio del hospital con la Junta de Andalucía, que sí fue debatido y votado en el Pleno «pero ahora parece que esa transparencia no se quiere tener cuando se trata de un acuerdo con el Gobierno central».

También Izquierda Unida denunció la «premura y opacidad» de la visita de Zoido que «nos deja atónitos». La formación se preguntó si las prisas y la falta de transparencia no ocultan «el escándalo que supone privar al municipio de una comisaría de Policía Nacional».

Amat ya cedió la oficina del DNI antes de que se aprobara en el Pleno

No es la primera vez que Amat, cuyo partido hay que recordar que no tiene mayoría absoluta en esta legislatura, acuerda cosas antes de que estas pasen por Pleno. Ya ocurrió con la oficina del DNI cedida a la Policía Nacional en el mismo edificio en el que se instalará el cuartel de la Guardia Civil. De hecho, la oficina llegó a inaugurarse antes de que su cesión pasara por el Pleno como es preceptivo, lo cual generó entonces duras críticas de la oposición que denunciaron la política de «hechos consumados» del primer edil y la falta de sensibilidad democrática por no esperar a que el asunto fuera debatido y aprobado por el Pleno. Y ello a pesar de que no parece probable que en este caso Amat tenga dificultades para sacar adelante su acuerdo, teniendo en cuenta que aunque el resto de partidos han criticado con dureza la decisión de descartar la comisaría de la Policía Nacional, sí cuenta con el habitual e incondicional apoyo de la edil tránsfuga, María José López, que esta semana ha acusado al resto de formaciones de hacer política con el asunto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos