Amat asegura que el hospital está ya «desbloqueado» y que el convenio con la Junta se firmará el día 15

Las fuentes de la Junta de Andalucía consultadas ni confirman ni desmienten el acuerdo sobre el hospital que anuncia Amat

J. VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

El alcalde de Roquetas de Mar, Gabriel Amat, aseguró ayer en la rueda de prensa que todo está listo para la firma del convenio con la Junta de Andalucía para que el Ayuntamiento se haga cargo de la construcción del HARE (Hospital de Alta Resolución y Especialidades) de la localidad.

Según explicó, tras la reunión mantenida recientemente con responsables de la Junta de Andalucía, el acuerdo «se quedó totalmente desbloqueado». Acuerdo que llega tras semanas de fuertes presiones desde el Consistorio, con Amat llegando a amenazar con fletar autobuses para convocar una protesta en Sevilla con el fin de presionar a la Junta para que acepte el acuerdo para la construcción del hospital, que implica que el municipio se haga cargo de su construcción con fondos municipales, con un coste estimado de unos 32 millones de euros.

Según desveló el primer edil, para el día 15 de octubre a las 11.30 de la mañana, está fijado el acto, al que se espera que acuda la consejera de Salud de la Junta, Marina Álvarez.

Mientras tanto, la Junta de Andalucía sigue sin confirmar la existencia del acuerdo con el Ayuntamiento roquetero, y todas las fuentes de la Administración autonómica consultadas por IDEAL, incluida la delegada del Gobierno andaluz en Almería, Gracia Fernández, se limitan a repetir el compromiso que la Junta tiene con las infraestructuras sanitarias en el municipio de Roquetas de Mar.

Como se recordará, el proyecto del hospital lleva más de una década de retraso. Por aquel entonces el Ayuntamiento propuso a la Junta hacerse cargo de la construcción del centro hospitalario, que pensaba pagar con un convenio urbanístico para construir tres grandes torres frente al centro comercial Gran Plaza.

Aquel convenio nunca lo llegó a ejecutar el Ayuntamiento roquetero, ya que hubo que modificar el convenio urbanístico para recortar las aspiraciones de los promotores y la crisis inmobiliaria estalló cuando se acababa de formalizar definitivamente.

Hace dos años el primer edil quiso volver a intentar la ejecución del proyecto, para lo que primero tuvo que conseguir el apoyo del Pleno municipal, que logró tras una dura polémica en la que todos los partidos de la oposición reprocharon que se trate de pagar un proyecto que debería hacer la Junta de Andalucía con dinero municipal, en lugar de exigirle a la Administración autonómica que se haga cargo del mismo.

Desde que saliera adelante en el Pleno municipal, el Ayuntamiento ha estado esperando el visto bueno de la Junta de Andalucía al nuevo convenio, acuerdo que se ha estado estudiando desde Sevilla durante los últimos meses para nerviosismo del Consistorio, que pretendía tener las obras iniciadas cuanto antes.

El proyecto deberá ser no obstante revisado, ya que la normativa sanitaria ha cambiado algunos aspectos sobre este tipo de instalaciones que tendrán que adaptarse, antes de que puedan salir a licitación las obras. Amat anunció ayer que en los próximos días se sacará a licitación los trabajos para la revisión y adaptación del proyecto a la normativa actual, y que la idea es que se disponga del definitivo cuanto antes con el fin de poder licitarlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos