Se acabaron los avisos para los que no recojan los excrementos caninos

Las advertencias darán paso a multas directas de 150 euros para los incívicos, que estarán más vigilados por una brigada policial específica

JULIO VALDIVIA

El Ayuntamiento de Roquetas de Mar sigue tomando medidas contra la proliferación de excrementos caninos en las calles y, además de las habituales campañas de concienciación y los recordatorios de las sanciones que acarrean no cumplir la normativa, esta semana se ha anunciado la creación de una brigada policial específica que intensificará el control sobre las mascotas y sus propietarios.

La concejal de Ciudad Saludable, Francisca Toresano, ha reconocido que la campaña de concienciación realizada el año pasado «dio resultados al principio», pero con el paso del tiempo «hemos comprobado que han aumentado los comportamientos incívicos entre los dueños de las mascotas».

La edil recordó que durante la anterior campaña se informó a los ciudadanos del contenido de la ordenanza, tanto en la recogida de las heces caninas como en la obligatoriedad de que los animales de razas potencialmente peligrosas vayan atados correctamente, a la vez que la Policía Local advertía a los infractores de las sanciones existentes. «También se produjeron gran cantidad de denuncias a aquellas personas reincidentes que lograron paliar el problema en algunas zonas, pero hemos comprobado que se ha vuelto a recrudecer, por lo que el Ayuntamiento no tiene más remedio que recrudecer las medidas», advirtió la concejal responsable en la materia.

Por ello, Toresano anunció junto al intendente mayor de la Policía Local, Miguel Ángel López, la creación de una brigada específica de agentes que se ocuparán de hacer cumplir la ordenanza. Una brigada dependiente de la unidad de Policía Administrativa, que dirige Antonio Villanueva, quien también asistió a la presentación de la campaña.

Carteles

Además del refuerzo policial en el control de la tenencia de animales, criticado hasta ahora por su escasa presencia, el Ayuntamiento anunció la colocación de carteles en los parques y jardines del municipio, así como en las principales vías y en las zonas donde este problema es más acuciante.

«Tenemos que seguir insistiendo, se trata de una cuestión de educación, fundamental para la correcta convivencia. Al igual que el dueño de una mascota no dejaría las deposiciones de su mascota en medio de su casa, no se puede tolerar que lo haga en la que es la casa de todos», sostene al respecto la concejal, quien recordó asimismo que «en todos los edificios municipales hay bolsas a disposición de los ciudadanos para la recogida de los excrementos».

Por su parte, el intendente mayor de la Policía Local insistió en que «se va a realizar una vigilancia más exhaustiva, a la vez que la existencia de la brigada permitirá llevar a cabo los trámites de denuncia y sanción con mayor celeridad». Miguel Ángel López avisó de que ya no va a haber primeras advertencias sino que se denunciará a los infractores «tal como establece la ordenanza, que contempla sanciones de 150 euros para los casos en los dueños de las mascotas no recojan las deposiciones de sus perros».

«Se trata de una demanda de los ciudadanos que sufren los comportamientos incívicos de sus vecinos. La limpieza es cosa de todos por lo que apelo a la conciencia de los ciudadanos para lograr que la ciudad esté limpia», concluyó el intendente mayor.

Fotos

Vídeos