El punto de venta de drogas que tenía «atemorizados» a los vecinos